CONTRA EL PINGALISMO CASTRISTA/ "Se que no existe el consuelo que no existe la anhelada tierrra de mis suenos ni la desgarrada vision de nuestros heroes. Pero te seguimos buscando, patria,..." - Reinaldo Arenas

Mostrando entradas con la etiqueta reforma en cuba. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta reforma en cuba. Mostrar todas las entradas

sábado, mayo 24, 2014

La “empresa socialista” cubana, los mitos y la desmemoria histórica [2]

cubanalisis
Primera parte >>

Dr. Eugenio Yáñez
El proceso de rectificación de errores y tendencias negativas

Durante el decenio de la “institucionalización”, entre el primer y el tercer congreso del partido comunista, Fidel Castro se mantuvo todo lo que pudo al margen de los esfuerzos para la reorganización del país con la creación de los Poderes Populares, la nueva división político-administrativa del país (DPA), la articulación de la administración central del Estado (ACE) y el establecimiento, aplicación y funcionamiento del nuevo sistema de dirección y planificación de la economía (SDPE), tareas todas aprobadas en el primer congreso partidista en diciembre de 1975 y ratificadas en el segundo congreso en diciembre de 1980, y en el tercero, en febrero de 1986.

En realidad, en todo ese tiempo, Fidel Castro se dedicaba a jugar a la guerra en Angola y Etiopía desde su cómodo y seguro puesto de mando instalado en la ciudad de La Habana, emitiendo disposiciones disparatadas, como sucedió en Cangamba (Angola) en 1983, cuando ordenó mover dos columnas blindadas a campo traviesa, desde 320 y 455 kilómetros de distancia, para apoyar a las tropas cubanas y angoleñas sitiadas en esa población. Ambas columnas, naturalmente, no lograron avanzar a campo traviesa en una geografía hostil y repleta de tropas enemigas, se quedaron sin combustible, y estuvieron en alto riesgo de haber sido diezmadas por las fuerzas de la UNITA. Finalmente, ambas pudieron ser reabastecidas y regresar a salvo a sus bases, y posteriormente, con otros medios, los cubanos sitiados en Cangamba fueron evacuados, dejando a los angoleños del FNLA abandonados a su suerte, los que, finalmente, fueron masacrados por las tropas de UNITA cuando ya no había militares cubanos en el área.

Paralelamente, en aquella década de los ochenta, Fidel Castro encabezó una delirante campaña internacional bajo el lema de “la deuda externa es impagable, y debe ser cancelada”. Después hubo que aclarar que “cancelada” no significaba “pagada”, como se utiliza el término en América Latina, sino “dejada sin efecto”, como se usa en Cuba.

La campaña lanzada por Castro llamando a los países del Tercer Mundo a, simplemente, no pagar su deuda externa con los acreedores, es decir, a incumplir sus compromisos internacionales, bajo la premisa de que esa deuda era producto de una cruel explotación imperialista, tuvo eco inmediato en agitadores e irresponsable en todas partes, pero no en ningún gobierno en el mundo. Al menos ningún gobierno serio se sumó al delirio y el alboroto castrista. Y, por otra parte, resultaba significativo que mientras Fidel Castro vociferaba al Tercer Mundo para no pagar su deuda externa, el gobierno de Cuba hacía todo lo posible por cumplir sus compromisos financieros con sus acreedores.

En medio de toda esa barahúnda noticiosa Fidel Castro pronuncia un discurso el 19 de abril de 1986, en la celebración de un aniversario más de la victoria de Playa Girón, en el cual se manifestaba como si acabara de regresar del planeta Saturno. En esencia señaló que se habían desviado los ideales de la revolución socialista, y que la aplicación del así llamado Sistema de Dirección y Planificación de la Economía (SDPE) era un pretexto de un grupo de “tecnócratas” con el propósito de desvirtuar el factor educativo de la revolución, hacer depender el funcionamiento de la economía de los llamados “mecanismos” económicos, propios del capitalismo, y eliminar “el espíritu del Che” como factor fundamental en la construcción del socialismo y la dirección de la economía.

Por eso se puede decir que miente alevosamente la enciclopedia on-line del régimen, llamada EcuRed, cuando señala que el tercer congreso

refleja en su informe, con objetividad, con un magnífico análisis crítico, el trabajo realizado en el cumplimiento de las directivas del quinquenio 1981-1985. Destaca los logros en el desarrollo económico y social del país, en el nivel de vida de la población, las tareas de la defensa de la patria, el fortalecimiento de la conciencia revolucionaria; la labor de las organizaciones políticas, sociales y de masas, el papel dirigente del Partido y la posición de Cuba en el ámbito de la política internacional”.

Y desinforma totalmente cuando, a continuación, destaca que

en este congreso se plantean las dificultades enfrentadas durante el período, muchas objetivas, como el recrudecimiento de la hostilidad imperialista, intensificación del bloqueo, problemas climatológicos, y por otro lado deficiencias en cada uno de los sectores que deben ser resueltas por nosotros mismos. Se hacen profundos análisis sobre la rectificación de errores y tendencias negativas”.

El concepto propagandístico y la consigna llamada proceso de rectificación de errores y tendencias negativas surgió posteriormente, en medio del fragor de la campaña de Fidel Castro contra el adecuado funcionamiento del SDPE, alrededor de su absurda declaración de que “ahora sí vamos a construir el socialismo”, lo que provocó que todos los cubanos, militantes y no militantes, se preguntaran qué es lo que se había estado haciendo en Cuba hasta aquel momento.

El hecho cierto era que, a pesar de las dificultades, traspiés puestos por los retrógrados, oportunistas e ineptos del partido (muchas veces una misma persona cubría las tres categorías), el desinterés del Comandante por las tareas correspondientes a la implantación y funcionamiento del sistema, el desorden que él mismo generaba en la economía, y las tensiones provocadas en el país con las campañas africanas y las movilizaciones de las fuerzas armadas y de reservistas para ser enviados a Angola, el SDPE poco a poco iba dotando a los esfuerzos en la economía de un sentido más racional, a la vez que pretendía alcanzar la eficiencia. Y para tratar de lograr todo eso, el sistema de dirección de la economía colocaba, al menos nominalmente, a la empresa estatal como la unidad básica de gestión económica, y requería, por eso mismo, de un muchísimo mayor nivel de autonomía empresarial para que pudiera funcionar adecuadamente.

No se trata de que el país caminara rumbo a la eficiencia gracias a una autonomía empresarial que nunca existió completamente, ni al SDPE que no acaba de implantarse sólidamente: aun se estaba muy lejos de ello. Ni tampoco que la racionalidad se estuviera imponiendo en todos los ámbitos de la vida nacional, pero fue quedando muy claro durante el decenio 1975-1985 que si se lograba actuar con cierto sentido común podrían lograrse mejores resultados económicos en el país. Especialmente, si se desterraba la permanente intromisión y agitación del partido en todos los ámbitos de la vida nacional, conducta insensata e irracional que era conocida (y lo es todavía) con el pomposo y abstracto nombre de “trabajo político”, y que permanentemente dificultaba, ralentizaba o impedía el adecuado funcionamiento de las empresas y la buena marcha de la economía nacional.
 
Además, gracias a lineamientos del sistema de dirección y planificación de la economía que habían sido aprobados en los congresos del partido, se comenzaron a establecer medidas de la más rancia ortodoxia soviética para tratar de dinamizar un poco la economía nacional, aunque muy lejos de la eficiencia verdadera que se podría lograr en una economía de mercado, debido al pantanoso punto de partida de la economía cubana tras el desastre provocado por la chifladura de la zafra de los diez millones y la casi total paralización del país en esas fechas.
 
Aquellas acciones, aunque tímidas y parciales, empezaban a eliminar el pago de salarios fijos en las actividades productivas a destajo o donde el rendimiento de cada trabajador era determinante en los resultados finales; ordenaban el comienzo de pagos de acuerdo a la cantidad y calidad del trabajo realizado, y establecían premios a final de año basados en el cumplimiento de los planes y la obtención de determinados resultados en la producción o los servicios. Por eso ofrecían cierto respiro y ligeros incentivos a los trabajadores, en la medida que sus mayores y mejores esfuerzos eran compensados con salarios más elevados.

Salarios que posibilitaban el acceso a mayor cantidad y mejores productos y servicios, gracias, entre otras cosas, a la existencia de nuevas formas de comercialización minorista que se comenzaron a implantar, como el llamado mercado libre campesino (privados) y el llamado mercado “paralelo” (estatal), que eran establecimientos que vendían productos alimenticios, de vestuario, calzado, electrodomésticos y artículos del hogar sin utilizar el racionamiento, a precios diferenciados. A lo que se sumaba la venta “liberada” por parte del Estado de otros productos deficitarios, como la gasolina para vehículos, las bebidas alcohólicas y cervezas, así como la reconversión de restaurantes y bares de cierto nivel en nuevos centros supuestamente más lujosos, con mejores ofertas y precios mucho más elevados.
 
El hecho cierto, independientemente de todas las limitaciones existentes, era que gracias a los nuevos sistemas de pago, la lucha por la eficiencia, y la existencia de mercados campesinos y tiendas de mercado paralelo, la dependencia y subordinación de cualquier trabajador cubano a los dispositivos de control político y social monopolizados por el partido y los sindicatos comenzaba a debilitarse. Fue un tiempo en que para obtener mejores condiciones de vida o recursos materiales que necesitara o interesaran a un trabajador, (desde un tosco reloj de pulsera a un ventilador, una lavadora de mala calidad, un televisor en blanco y negro, un radio portátil, o unos días de acceso a un plan vacacional), este no tenía que depender de las asignaciones en las asambleas de los sindicatos o de “estímulos laborales” que se otorgaban a los más “revolucionarios” y “de avanzada”.
 
Por otra parte, los mayores controles contables y estadísticos que se establecían, aun con la insuficiencia y deficiencias características de estos instrumentos a partir de la llamada “ofensiva revolucionaria” de 1968, mostraban cada vez más claramente el papel obstruccionista e ineficiente de las acciones que realizaba el partido comunista en los centros de trabajo, ya fueran de actividades productivas o de servicios, así como en los centros de estudio.

Las constantes llamadas a inútiles asambleas por cualquier razón, a participar en desfiles absurdos, guardias nocturnas, trabajos voluntarios, jornadas de limpieza, recogida de materias primas, o de “tarecos”, o cualquiera de las improductivas e infinitas modalidades del “trabajo político”, interrumpían la producción, los servicios, la enseñanza, o el merecido descanso de las personas, y no eran bien recibidas por los trabajadores, que veían que todas esas actividades no eran más que obstáculos que les impedían concentrarse en lo que de veras les interesaban, que era el trabajo que les permitiera  obtener mayores salarios y lograr una mayor satisfacción de sus necesidades.

Consiguientemente, por la conjunción de todos esos factores, cada vez los instrumentos de control político se debilitaban más y se comenzaban a producir resquicios en el control monolítico de la sociedad. La emulación, el trabajo voluntario, los estímulos morales, las microbrigadas, el movimiento “de avanzada”, los círculos de estudio, la atención a los murales en los centros de trabajo, y las movilizaciones callejeras, comenzaron a perder protagonismo y resonancia dentro de la vida de los trabajadores en sus centros laborales, y los militantes del partido comenzaron a ser vistos, cada vez más, como una camarilla de una sociedad secreta preocupada mucho más de cuidar de sus propios intereses y pelearse en rencillas internas que en hacer algo útil a favor de los trabajadores o de los centros de trabajo.

También en los países “hermanos” de la órbita soviética el papel del partido se debilitaba cada vez más, producto de la desmoralización de sus militantes y los continuos fracasos en todos los sectores de la economía y la vida política y social. Y en la propia Unión Soviética el nuevo jerarca máximo, Mijail Gorbachev, comenzaba a llamar a sacudir el inmovilismo y pedía que la nación fuera capaz de realizar verdaderas proezas productivas y avances en la eficiencia y el rendimiento que le permitieran ponerse a la altura de los países más desarrollados del planeta. Por ello comenzó a mirar con recelo el extraordinario gasto militar del país, los más de cien mil militares soviéticos empantanados en Afganistán, y la imposibilidad de la economía nacional para enfrentar el reto de la Iniciativa de Defensa Estratégica planteada por el presidente Reagan, conocida como Guerra de las Galaxias.

Evidentemente, venían nuevos tiempos para el mundo socialista soviético, y ya los chinos hacía tiempo que se habían desgajado de Moscú y marchaban, todavía lentamente, por el camino de las reformas económicas alentadas y aprobadas por Deng Xiaoping, que llevarían a China a las posiciones cimeras como potencia mundial que ocupa en nuestros días.

Fidel Castro, con su instinto político para detectar cualquier amenaza que pudiera poner en peligro, aunque fuera remotamente, su omnímodo poder, avizoró el peligro y puso en acción todos sus mecanismos de alerta temprana, anticipándose a la perestroika soviética y a la glasnot que la acompañaría, y desató abiertamente su anatema contra los acuerdos de los tres congresos del partido comunista cubano y los proyectos del sistema de dirección de la economía. Su falso pretexto era que el excesivo énfasis en los mecanismos económicos para dirigir la economía en vez de emplear mecanismos políticos y morales, como propugnaba Ernesto Guevara, terminaría traicionando a la revolución y poniendo en peligro las supuestas conquistas de los trabajadores.
 
Acusó entonces de “tecnócratas”, a todos los dirigentes y funcionarios encargados de introducir, establecer y controlar el Nuevo Sistema de Dirección y Planificación de la Economía (SDPE), que era un grupo de economistas cubanos estudiosos y bien formados, y les impuso despectivamente esa etiqueta. Comenzó a cesantearlos de sus cargos y tareas, y puso en su lugar a fieles e incondicionales oportunistas e ineptos, repetidores de consignas elementales y populistas, muchos de los cuales ni eran economistas ni tenían la más mínima noción de como funciona la economía de un país o de una empresa.

Todo se quiso justificar entonces con la bandera de salvar los supuestos principios más nobles de la revolución del envilecimiento y avaricia de quienes veían en el socialismo la posibilidad de enriquecerse utilizando instrumentos del capitalismo.

Y Fidel Castro daba pie a esas ideas con parrafadas como la que pronunció ante la ANAP (Asociación Nacional de Agricultores Pequeños) en un encuentro de cooperativas que se celebraba en mayo de 1986:

“En el esfuerzo por buscar la eficiencia económica hemos creado el caldo de cultivo de un montón de vicios y deformaciones, y lo que es peor, ¡corrupciones! Eso es lo que duele. Todo eso puede mellar el filo revolucionario del pueblo, de nuestros trabajadores, de nuestros campesinos. Y eso sí es muy malo, porque debilita a la Revolución no solo políticamente, incluso militarmente la debilita; porque si nosotros tenemos una clase obrera que se deja llevar nada más por el dinero, que empieza a ser envilecida por el dinero, que no actúa más que por el dinero, entonces estamos mal, porque de ese tipo de hombre no sale un defensor óptimo de la Revolución y de la patria”.

Y, como es habitual en él, concentró todos sus esfuerzos en promover el llamado proceso de rectificación de errores y tendencias negativas, al mismo tiempo que a desprestigiar y “asesinar” la personalidad de los “tecnócratas”, a quienes responsabilizaba de la deriva que había tomado el SDPE y la economía nacional mientras él se dedicaba a jugar a la guerra en África y a que los países del Tercer Mundo no pagaran su deuda externa. Como si esos “tecnócratas” hubieran podido hacer algo, establecer algo, o prohibir algo, que no hubiera recibido primero la aprobación de las máximas instancias del partido comunista y del mismo Fidel Castro en particular.

Y así estuvo durante todo aquel año. En diciembre de 1986 habló en una sesión diferida del congreso del partido, señalando:

“Hay que hacer trabajo de conciencia, sí, y los demás mecanismos, los factores económicos, son medios, instrumentos auxiliares del trabajo político y revolucionario que requiere una verdadera revolución, y, sobre todo, que requiere la construcción del socialismo y los caminos del comunismo. Esa rectificación no podemos esperarla de nuestros cuadros administrativos disfrazados de capitalistas, primero tenemos que quitarles el disfraz, tenemos que saber seleccionarlos y tenemos que educarlos. No quiero decir que hay que cambiar a todos los cuadros administrativos, ni mucho menos, hay muchos buenos; muchos de ellos no tienen la culpa de que los hayan disfrazado y los hayan puesto a trabajar, a actuar como vulgares capitalistas, y algunos se tienen que haber deformado. En este proceso tenemos que hacer que rectifique todo aquel que puede rectificar, que sea susceptible a la rectificación y adoptar una conducta realmente comunista”.

Aunque ese mensaje populista hacía un llamado oportunista a la conciencia de los trabajadores, a la formación comunista, al “espíritu del Che”, a la grandeza del partido comunista, y a todas las cantaletas de siempre, la verdadera y única gran preocupación de Fidel Castro se le escapó en uno de sus continuos discursos en aquellos delirantes días, cuando señaló que si todo se podría resolver con “mecanismos” ¿para que quedaríamos nosotros entonces?

Para beneplácito de mediocres, oportunistas y burócratas de todo tipo, conocidos también como “cuadros profesionales del partido”, fueron eliminados con mucha rapidez todos los sistemas de incentivo salarial basados en la cantidad y calidad del trabajo, así como la llamada “vinculación” y los premios anuales, y en general los salarios volvieron a niveles básicamente fijos, con mínimos incentivos variables en función de sobre-cumplimientos que interesaban al régimen y que no necesariamente tenían que ver con la eficiencia. Tales salarios, con excepción tal vez de los que recibían los relativamente privilegiados trabajadores de los contingentes (hablaremos de eso a continuación), limitaban la posibilidad de consumo de los trabajadores más allá de lo que podían obtener mediante la distribución racionada de productos alimenticios y de vestir, calzado y aseo personal. Los “mercados paralelos” fueron muriendo por el desabastecimiento, los mercados libres campesinos se cerraron en medio de aparatosas redadas policiales, y la venta “liberada” de gasolina a vehículos y bebidas alcohólicas desapareció vertiginosamente, mientras los restaurantes y otros centros reconvertidos a establecimientos de altos precios se tuvieron que conformar con ver decaer la clientela ante la falta de dinero de los trabajadores.
 
Fidel Castro inventó, asesorado por su camarilla de ineptos, una nueva organización para la producción, en sustitución de la empresa socialista: el “contingente”. Se trataba de un engendro sin mucha definición conceptual y menos aun práctica, que se suponía trabajaba en todo lo que hiciera falta y todo el tiempo que hiciera falta, de manera que de sus integrantes se esperaban agotadoras jornadas de trabajo de doce horas diarias o más, como sucedía en las microbrigadas de la construcción que se resucitaron con la “rectificación”. Para justificar tal barbarie, se establecieron salarios mucho más elevados para los integrantes de los contingentes, con un elevado porcentaje fijo y un mínimo variable como pago por sobre-cumplimiento. Los contingentes eran proclamados como modelo empresarial ideal para la verdadera construcción del socialismo que comenzaba entonces con el proceso de rectificación, según había asegurado Fidel Castro.
 
Se le asignaron recursos a los contingentes de forma prioritaria, mediante el expediente de descapitalizar o dejar sin abastecimientos al resto de las empresas, y se exigió a la prensa domesticada -toda la prensa del país- exaltar las glorias y virtudes de los contingentes por sobre las miserias humanas de “los tecnócratas” y de “los mecanismos”, y ofrecer una visión edulcorada de los eventuales resultados que lograrían tales contingentes, y que, como era de esperar, nunca se obtuvieron. En el súmmum de la estulticia y oportunismo, Fidel Castro promovió al jefe del contingente insignia del país, que había sido creado, apoyado y abastecido al máximo por órdenes personales suyas, a miembro permanente del buró político del partido comunista, el más alto nivel de dirección del país.
 
En tales condiciones, la autonomía empresarial, que había vivido una azarosa y muy difícil experiencia durante el decenio en que se pretendía implantar el SDPE, desapareció de la noche a la mañana, bajo las esteras de los contingentes, que ahora venían a ser algo así como aquella “marcha acompasada de los batallones de hierro del proletariado” a la que se refería Lenin en uno de sus momentos más cursis.
 
De nuevo se mezclaron las funciones del partido con las del gobierno, se ignoró olímpicamente el papel de los órganos del poder popular, que no logró nunca ir más allá de lo puramente ceremonial, se desconoció por el partido en la práctica la autoridad de los órganos de la administración central del Estado, y se vivieron momentos similares a los que se habían considerado una “barbarie” superada de la década de los sesenta, durante el alocado camino hacia una zafra azucarera de diez millones de toneladas de azúcar que nunca se logró.
 
La economía comenzó a declinar rápida e inexorablemente. Quienes no tienen idea de lo que están diciendo o se niegan a ver la realidad, consideran que la gran crisis económica se produjo durante el “período especial”, tras la desaparición del campo socialista y el ya clásico “desmerengamiento” de la Unión Soviética, pero cualquier análisis profundo y serio de la economía cubana demuestra perfectamente que entre 1986 y 1993 se produjo un descenso significativo de todos los indicadores fundamentales de la economía y de la vida social de la nación, que no pueden ser achacados al llamado período especial. Pues ese modelo, (mezcla de aldea estratégica organizada por Estados Unidos durante la cruel guerra de Vietnam y la reconcentración del general español Valeriano Weyler contra los cubanos durante la Guerra de Independencia), comenzó cuando ya el llamado “proceso de rectificación de errores y tendencias negativas” había hecho estragos en el país,  debido a la demencial preocupación de Fidel Castro por asegurar su poder a toda costa, aun al precio del sacrificio y el sufrimiento de millones de cubanos en la Isla.
 
Como ya se señaló en la primera parte de este análisis, “la crisis del terrible ‘período especial’, que en realidad no ha terminado todavía, lo único que hizo fue agudizar los desastres, carencias e insuficiencias a que Fidel Castro había llevado a la economía cubana con sus delirios de la ‘rectificación’, una maniobra con el único objetivo de asegurar su omnímodo poder, aunque tuviera que destruir al pueblo y a la nación cubana en ese empeño”.
 
El período especial
 
Con la caída del Muro de Berlín, la desaparición del campo socialista, y el abrupto fin del imperio soviético, Cuba bajo la férula de Fidel Castro entró en una nueva etapa. Etapa donde las penurias y limitaciones para los cubanos de a pie no tendrían límites, y el nivel de sacrificio que se impondría a la población sería colosal. Cuando Fidel Castro debió haber dado un paso al lado junto con toda su camarilla, y darle así oportunidad a más nuevas generaciones de cubanos de tratar de sacar el país de la crisis y enrumbarlo hacia la estabilidad económica, el progreso y el desarrollo, se atrincheró en sus métodos arcaicos y en la imposición del terror y la represión, negó toda posibilidad a cualquier opción que no fuera la diseñada por él mismo tanto en lo económico como en lo social y en lo político, y silenció por la fuerza cualquier voz discrepante que osara manifestarse dentro de las filas revolucionarias proponiendo caminos más racionales y sensatos.
 
El cuarto congreso del partido, después de llamar a la militancia durante el proceso preparatorio a expresar francamente sus opiniones y proponer medidas para revertir la situación que se avecinaba, resultó más de lo mismo. La alta dirección partidista se asustó con las propuestas de la base, las echó a un lado, y llamó a una posición “unitaria”, que en la práctica significaba aceptar mansamente las decisiones de la cúpula sin críticas ni cuestionamiento, mostrar absoluta confianza en las directivas trazadas por el Comandante en Jefe, y continuar con lo mismo de siempre, como si nada importante estuviera sucediendo. En otras palabras, como de costumbre, el congreso del partido no sirvió para nada.
 
Se apeló al nombre de “período especial”, un escenario que entonces se utilizaba en las fuerzas armadas para describir situaciones de ocupación del territorio nacional por las fuerzas “enemigas” en medio de lo que se conocía en entrenamientos y ejercicios como “la guerra de todo el pueblo”. Es decir, un proyecto de supervivencia y resistencia al límite en el supuesto caso de destrucción y bloqueo militar de todo tipo de suministros militares, alimentos y recursos, comenzando por el combustible. Fidel Castro introdujo entonces el concepto de “período especial en tiempo de paz” para describir la terrible pesadilla que sería impuesta a los cubanos a partir de esos momentos, al precio que fuera necesario, para garantizar que la camarilla gobernante, con el Comandante en Jefe al frente, conservara el poder a toda costa, sin importar las penurias y miserias que los cubanos deberían sufrir durante muchos años.
 
El desastre del “socialismo real” se veía venir desde finales de la década de los ochenta, pero la falta de visión y previsión de la jerarquía castrista no fue capaz de tomar las medidas correspondientes para enfrentar la situación. En vez de reconocer de una vez por todas que las realidades cambiaban a pasos agigantados, durante un tiempo se pretendió continuar viviendo entre nostalgias y fantasías, confiando en que tal vez podría ocurrir un milagro o quién sabe qué, pero en el momento de la desaparición de la Unión Soviética ni la alta jerarquía del castrismo ni los directivos empresariales en todos los niveles estaban en condiciones de enfrentar un mundo donde las reglas del juego eran absolutamente diferentes y donde el país no podía pretender vivir del eterno cuento de la justiciera revolución socialista ni del glorioso combate de David contra Goliat: sin dinero en sus arcas, el gobierno cubano tenía muy poco que hacer en el mercado mundial más allá de mendigar.
 
De más está decir que el Sistema de Dirección y Planificación de la Economía, que ya había recibido estocadas mortales desde el inicio del “proceso de rectificación de errores y tendencias negativas”, se mantuvo sepultado durante el llamado “período especial”, y la autonomía empresarial en esas condiciones no llegaba a ser ni el sueño de una noche de verano. Lejos de pretender encontrar y aprender nuevas formas de gestión empresarial y de administración pública en las nuevas condiciones, la nomenklatura se aferró a sus viejos malos hábitos de improvisación, alboroto, palabrería y demagogia para dirigir, y no fue capaz de generar nuevas ideas o métodos de gestión que permitieran mejorar los resultados de sus actividades.
 
Siendo entonces profesor en la Universidad de La Habana, propuse en los cursos de dirección y gestión para directivos empresariales y ministeriales que no hablaran más de se iba a entrar en el período especial, que sobre eso no había nada que hacer, pues el país caminaba directo hacia ese período especial, sino que comenzaran a preguntarse cómo se podría salir de ese período especial y lo que habría que hacer para lograrlo. A todos los que me escuchaban esos criterios, en cursos y seminarios, uno tras otro, les llamaba la atención ese enfoque, que consideraban creativo e innovador, con lo que se podía comprobar que esa problemática no se le había planteado por los dirigentes del partido y el gobierno a quienes tenían responsabilidades administrativas en las empresas y los ministerios cubanos.
 
Fidel Castro creía que el desarrollo de la ingeniería genética, la biotecnología y la industria farmacéutica, de conjunto con el turismo y el níquel, generarían suficientes fondos exportables para capear la situación mientras se esperaba por el milagro, pero muy pronto tuvo que aprender que, independientemente de los valores intrínsecos de cada uno de los productos que Cuba pretendiera exportar, no podría hacerlo sin dominar los mecanismos y técnicas del marketing internacional, el desarrollo estratégico y el riguroso control de precios y de calidad. Que no había nada que hacer en un mercado mundial tan competitivo donde participaban gigantescas compañías farmacéuticas con decenas de años de prestigio sólidamente establecido y una experiencia productiva y competitiva que superaba por años-luz a los gerentes de pacotilla cubanos que pretendían adueñarse de ese siempre promisorio sector mercantil de la noche a la mañana, tal vez por arte de magia.
 
Las dificultades en el desarrollo del turismo fueron otro golpe en la cara de Fidel Castro y su camarilla de ineptos. Demasiado pronto tuvieron que aprender que los turistas no visitaban a Cuba por solidaridad ni para conocer la historia de las guerrillas cubanas, sino para disfrutar de sus playas, sol, bellezas naturales y todo lo agradable que el país pudiera ofrecer, y que no podrían, ni querían, entender que sus instalaciones turísticas, que pretendían ser consideradas de cinco, cuatro o tres estrellas, no brindaran el confort o los servicios que ofrecen las instalaciones de ese nivel en cualquier parte del mundo.
 
Varadero, famosa por su playa, su arena y su sol, y otras instalaciones costeras con magníficas condiciones naturales para el turismo, como Guardalavaca, Cayo Largo, las playas del este de La Habana, o los cayos de la costa norte de la Isla, no lograban obtener vegetales ni frutas frescas para ofrecer en sus restaurantes y cafeterías, y en muchas ocasiones estos productos se compraban en Bahamas o Jamaica y se transportaban hacia Cuba en patanas para poder proporcionarlos en los hoteles de la Isla. Preguntado en una reunión no pública, Carlos Lage, el supuesto “zar de las reformas cubanas” (según lo describía la prensa internacional), que por qué no se ofrecía a los campesinos de las áreas cercanas a los polos de turismo internacional pagarle en dólares por vegetales y frutas selectas, a manera de estímulo, lo que ahorraría tener que comprar esos productos en otros países cercanos, su genial respuesta, reflejo de la mentalidad de la camarilla gobernante, fue que eso no se hacía porque un grupo de campesinos se estaría enriqueciendo por sobre todos los demás, lo cual no sería justo. El Dr. Lage, evidentemente, como muchos de sus pares en el buró político y el gobierno, ya en pleno período especial, continuaba viviendo en el “proceso de rectificación de errores y tendencias negativas”, y parecía no haber comprendido que ya el “socialismo real” no existía y que las reglas del juego de la competencia mundial exigían actuaciones para las que ellos no estaban ni tan siquiera remotamente preparados, ni se lo imaginaban, a pesar de todo lo que declararan públicamente.
 
Lo mismo sucedía, créase o no, con la ropa de cama y toda la lencería y cortinas de las habitaciones de los hoteles: por falta de equipos modernos y detergentes apropiados, era necesario enviarlos a lavar y planchar a Bahamas o Jamaica. La gloriosa revolución socialista cubana, con el inefable Comandante en Jefe al frente, era incapaz de hacer lo que antes de la revolución llevaban a cabo tranquilamente en Cuba y sin ningún tipo de alboroto “trenes de lavado” de chinos inmigrantes que ni hablaban correctamente en español, españoles también inmigrantes, y pequeñas empresas cubanas localizadas por todas partes de la Isla.
 
Fueron los importantes convenios de administración firmados con capitales españoles los que posibilitaron que la parte cubana comenzara a aprender, poco a poco, sobre las formas de llevar a cabo la gestión de hoteles en condiciones competitivas teniendo en cuenta el mercado internacional. Y tomaron como referencia las formas de gestión y funcionamiento de los circuitos hoteleros del Caribe, como los de Bahamas, Jamaica, Turcos y Caicos, Cancún, República Dominicana, Puerto Rico y las Antillas Menores, entre otros.    
 
En cuanto al níquel, las cosas también fueron muy claras desde el principio en cuanto a la gestión de esa industria, productora de materiales que resultan estratégicos para otros productores en América del Norte y en otros países. Las inversiones del desaparecido Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME) en esa industria se habían caracterizado por su baja eficiencia y su atraso tecnológico, por lo que correspondería a la compañía canadiense Sherrit crear las condiciones para llevar a cabo el funcionamiento y desarrollo de la industria niquelífera cubana en condiciones más apropiadas. Lo que en la práctica significaba que serían los canadienses quienes determinarían cómo dirigir las fábricas y empresas cubanas en las que se asociaban.

Todas estas medidas, sin embargo, resultaban insuficientes para mantener a flote a una economía que para poder funcionar dependía totalmente de los subsidios soviéticos y de condiciones favorables de comercio con el resto de los “países socialistas”, así como de muy puntuales operaciones comerciales con países occidentales, y cuya deuda externa con los países desarrollados de economía de mercado crecía continuamente y sin perspectivas de que se modificara esta tendencia.
 
Como resultado de ese criminal proyecto del período especial y de la miseria que tuvo que enfrentar el país, de la que no se ha desembarazado todavía, se produjeron infinidad de situaciones en toda Cuba que serían risibles si no fuera por todo lo dramático y trágico que representaban. El transporte básico para los cubanos en La Habana y las demás ciudades, al no disponerse de combustible, fueron bicicletas chinas, entonces importadas masivamente, mientras que en poblados más pequeños y las zonas rurales se recurría a la tracción animal como medio de transporte. Esos esfuerzos excesivos de pedaleo provocaron, además de innumerables y fatales accidentes en las vías, y hechos de sangre producidos por el asalto a los ciclistas para robar las bicicletas, molestias óseas y musculares, así como fatigas y desfallecimientos por el ejercicio físico excesivo sin las condiciones de alimentación apropiadas.
 
La falta de proteínas en la alimentación resultó “normal” en un momento en que se desayunaba con cocimiento de hojas de árboles y se almorzaba o comía picadillo de cáscaras de plátano o de toronjas, así como el “bistec” de frazada de piso o las pizzas de condones, y provocó serios daños de salud a la población con menos recursos. Se calcula que el consumo de calorías se redujo hasta el 67% en comparación con las consumidas en 1989, e incluso se desató una epidemia de neuritis óptica y polineuropatía periférica, provocada por la alimentación inadecuada. Aunque el gobierno se negaba a reconocerla, e incluso Fidel Castro cesanteó a un viceministro de salud pública que le dijo que la causa de la epidemia era la alimentación deficiente de la población, finalmente hubo que distribuir de manera urgente y masiva vitaminas y otros productos específicos, como galletas vitaminadas recibidas como ayuda del exterior, para ayudar a paliar la situación. Por otra parte, creció la incidencia de enfermedades en la población en general, y más aun en los ancianos, así como las cifras de mortalidad materna, aunque disminuyeron las de natalidad, debido a las dificultades materiales y el aumento de abortos. Como secuela de todos esos años de alimentación deficiente, se ha podido comprobar que la estatura de los cubanos en general tuvo una disminución con relación a las generaciones precedentes, y que el peso promedio de la población se redujo entre un 5 y un 25% producto de la combinación de carencias en la alimentación con esfuerzos físicos extremos, sobre todo en el caminar y el pedaleo excesivo en bicicletas.
 
La falta de combustible provocaba, además de las carencias en el transporte, antológicos cortes de electricidad en todo el país, en una Isla donde prácticamente toda la energía eléctrica se genera a partir del petróleo. Hubo épocas en que se suministraban solamente ocho horas de fluido eléctrico a las viviendas, seguidas de cortes también de ocho horas, y así, intermitentemente, tanto de día como de noche, lo que provocaba, además de daños a los equipos electrodomésticos de los cubanos, imposibilidad de utilizar ventiladores para refrescarse, y la proliferación de mosquitos y otras plagas tanto en las viviendas como en las calles. En esos tiempos no era extraordinario ver familias enteras en las aceras en horas de la madrugada, porque dentro de sus viviendas no lograban conciliar el sueño entre el calor y los mosquitos. Por si fuera poco, el bombeo de agua para uso en las viviendas se interrumpía continuamente, y había barrios y aglomeraciones poblacionales donde pasaban días y días sin que entrara una gota de agua por las tuberías y era necesario recibirla mediante carros-cisterna.
 
Todas estas situaciones y muchas más que no vamos a detallar porque harían demasiado extenso este análisis, generaron indisciplina laboral y social. Las personas no asistían a sus centros de trabajo o estudios simplemente porque no tenían manera de transportarse, no existían lugares donde adquirir vestuario o calzado, el comportamiento en público se deterioró, se vestía como se pudiera y se hablaba a gritos y con lenguaje soez e insensible, y hubo un aumento exponencial de la prostitución femenina en las calles, e incluso de la masculina, fenómeno no muy abundante en Cuba anteriormente. Quedaron sin mantenimiento ni reparación lugares públicos y privados: viviendas, instalaciones de salud pública, restaurantes, centros deportivos, culturales, cines, teatros, parques, paradas de ómnibus, embarcaderos, aceras y calles, lugares históricos, centros recreacionales para la población, bibliotecas, supermercados y bodegas, puestos de viandas, lecherías,  postes y líneas eléctricas y telefónicas, teléfonos públicos, acueductos y alcantarillados, jardines, funerarias, panaderías y dulcerías, y cuanta cosa estuviera en pie en el país.
 
El atraso tecnológico se hizo mucho más evidente en esta época, y la obsoleta tecnología soviética y de los países socialistas quedaba sin uso debido a su poca calidad o a su extraordinario consumo energético. Un proyecto faraónico como la central electro-nuclear de Juraguá, que se construía con tecnología y financiamiento soviético, se paralizó y ha quedado como monumento a la falta de previsión y la improvisación del castrismo. Igual suerte correría la fábrica de ómnibus “Girón”, donde se ensamblaban feísimas estructuras metálicas sobre chasis de camiones soviéticos que se caracterizaban, más que nada, por su ínfima calidad y exagerado consumo de combustible solo admisibles a niveles tercermundistas de los más atrasados.
 
El daño estructural y antropológico para la sociedad y la nación cubana, en aras del ego desmesurado y del poder absoluto de Fidel Castro, resultaría aplastante, catástrofe de la que todavía no ha sido posible recuperarse completamente ni mucho menos. Las medidas tomadas por el régimen fueron un conjunto de improvisaciones e incoherencias incapaces de revertir la situación y enrumbar el país nuevamente por senderos apropiados. Aunque las estadísticas de esa terrible etapa no son definitivas ni es posible confiar demasiado en las disponibles, el consenso generalizado entre los más serios estudiosos de la economía cubana se mueve alrededor de que el Producto Interno Bruto cubano se redujo en un 30% en esta etapa. Tan grave como eso, o más, la capacidad adquisitiva de los salarios de los cubanos se redujo en ese período hasta un 29% comparada con la de 1989, lo que unido a una galopante inflación provocada por la crisis económica supuso muchas más penurias y miserias para la población.
 
Las medidas para enfrentar la crisis no pasaron de lo que los cubanos llamamos curitas de mercurocromo y cocimientos de plantas naturales: es decir, paliativos elementales, pero no acciones de fondo para detener el derrumbe y revertir la situación. El gobierno resucitó una ley de inversiones que dormía el sueño del desprecio desde que había sido proclamada en 1982 para atraer capitales extranjeros, sobre todo para el turismo y otros sectores que el régimen deseaba priorizar. También se proclamó un decreto-ley sobre zonas francas que no tuvo demasiada trascendencia; se comenzó a autorizar el trabajo por cuenta propia, satanizado desde la ofensiva revolucionaria de 1968; se hicieron  modificaciones a la ley arancelaria, pensando fundamentalmente en inversiones extranjeras y el trabajo privado; y se creó un engendro en la agricultura llamado Unidades Básicas de Producción Cooperativa, que eran parcelas de tierras estatales disfrazadas de cooperativas, con la misma decadente gestión de las empresas agropecuarias estatales. A esto hay que sumar la creación de nuevas formas de organización empresarial, básicamente las llamadas corporaciones, que en realidad eran unidades del ministerio del interior y de los aparatos de seguridad que funcionaban como si fueran empresas; la reorganización del sistema bancario; la despenalización de la tenencia de dólares y monedas extranjeras, lo que estaba prohibido desde 1959, y se propició el envío de remesas de los cubanos desde el exterior, fundamentalmente desde Estados Unidos, para familiares y amigos. Como consecuencia y para captar divisas, se estableció un nuevo signo monetario, el peso cubano convertible (CUC), que circularía junto al dólar y el peso cubano (CUP), provocando dificultades, confusiones y dolores de cabeza hasta nuestros días.  A esto hay que añadirle la reapertura una vez más los mercados agropecuarios y los de productos industriales y artesanías; la reorganización de los órganos de la administración central del Estado; la modificación de los procesos de planificación ramal, territorial y empresarial; el incremento a los precios de productos no esenciales, y la eliminación de gratuidades que existían desde décadas atrás en base a la política social establecida.
 
Tal vez aunque vistas de conjunto las decisiones arriba señaladas puedan parecer a primera vista suficientes para enfrentar la crisis, como en realidad no formaban parte de una estrategia económica definida y se aplicaban con el concepto de paliar las diferentes situaciones cuando iban surgiendo, no constituyeron en ningún momento un paquete de medidas económicas coherente y efectivo, y no lograron mucho en revertir la terrible situación por la que pasaban los cubanos. 
 
El país y la sociedad se mantuvieron subsistiendo como pudieron durante muchos años, hasta que con la llegada de Hugo Chávez al poder en Venezuela en 1998 las cosas comenzaron a mejorar significativamente, pero mucho más para el castrismo que para los cubanos de a pie. Mucho más después del fallido golpe de estado de abril del 2002, en el que Fidel Castro terminó reponiendo al Chávez cautivo en la presidencia, y a partir de ese momento el teniente coronel paracaidista se entregó en cuerpo y alma a la voluntad y designios de Fidel Castro y los comunistas cubanos, hasta el último instante de su vida.

Sin embargo, aunque Chávez podría haber representado aquel inesperado “milagro” por el que suspiraba Fidel Castro en 1990, tras la aparición del benefactor venezolano el ya anciano dictador no hizo nada por ajustar o mejorar el sistema de dirección económica del país ni el caótico estado organizativo en que estaba sumido, y continuó dirigiendo con su indescriptible estilo de alucinado, donde lo mismo recibía a un Papa que explicaba por televisión la forma más conveniente de cocinar arroz en una olla eléctrica. Sus últimos dislates, antes que tuviera que abandonar el poder por gravísimas complicaciones de salud, fueron llevar hasta los extremos las llamada batalla de ideas, la absurda revolución energética, y la dispersión por todo el país de “trabajadores sociales”, especie de “guardias rojos” del castrismo para diseminar la moral socialista y la probidad administrativa, aunque lo que realmente se diseminó en esos tiempos fue una corrupción creciente y rampante que se mantiene hasta nuestros días con más fuerza que nunca.  

Algunos economistas serios han considerado que las medidas puestas en vigor durante el período especial son las reformas más profundas que se hayan llevado a Cuba durante el más de medio siglo de castrismo. Esa aseveración podría ser discutible, aunque no hay que verla como una percepción equivocada, porque no lo es. Sin embargo, teniendo en cuenta los resultados que lograron en la práctica, aparentemente lo más significativo de tales medidas fue que permitieron que el régimen se mantuviera en el poder a costa de las penurias y miserias de los cubanos, y de convertir a la Isla en un país limosnero donde el acceso a un puñado de dólares para lograr sobrevivir se convirtió en el principal anhelo de la población.

No son ciertas las afirmaciones de los aduladores del castrismo y sus propagandistas baratos que aseveran que el período especial tenía como objetivo preservar los logros y las conquistas de la revolución, además de que esos supuestos logros se desvanecieron de manera irreversible durante los últimos veinte años. Lo único que logró preservar fue la dinastía de los Castro en el poder y las magníficas condiciones de vida de los más favorecidos de la clase dirigente y de sus familiares cercanos, así como de varios grupos privilegiados de las fuerzas armadas y el ministerio del interior que lucraron y se beneficiaron con las carencias y las miserias de la población. Basta caminar por cualquier lugar de Cuba, sin guías oficiales ni “visitas dirigidas” para constatar hasta que niveles de pobreza extrema y necesidades se degradó a los cubanos para conservar la gloria y el poder de la camarilla castrista.

Será necesario ahora analizar con detalles la era de Raúl Castro tras la salida de su hermano mayor del poder formal, para poder comprender hasta dónde se pueden estar produciendo reformas económicas en el país, y cuáles son las más significativas, desde la autorización a hospedarse en hoteles o comprar computadoras hasta la llamada Zona de Desarrollo Especial de Mariel, la nueva ley de inversión extranjera y las más recientes modificaciones a la ley de empresas.

(continuará)
Share/Bookmark

martes, abril 15, 2014

Cuba: ¿Y si fuera todo lo contrario?

El Independent
Por Gina Montaner
A los economistas del Banco Mundial (BM) lo que más les preocupa de la realidad cubana no es la falta de libertad, sino el problema que podría plantearle a la dictadura castrista el deterioro de Venezuela. Será que a veces los números no dejan ver el depauperado bosque.
El pasado miércoles Augusto de la Torre, el economista jefe del BM para América Latina, declaraba, “todos los latinoamericanos sabemos que Cuba está en un proceso de apertura”. Tan contundente afirmación no incluye a los cubanos dentro y fuera de la isla, víctimas de un régimen totalitario que lleva en el poder la friolera de cincuenta y cuatro años, y sin visos de un solo gesto que indique la única apertura real a estas alturas: una transición a la democracia y el fin de la dinastía de los Castro.
La conclusión a la que ha llegado el BM es que las supuestas medidas innovadoras impulsadas por Raúl Castro podrían irse al garete si el gobierno de Nicolás Maduro continúa dando tumbos. El BM considera que la “modernización” de la economía cubana “va muy en serio”, pero Venezuela, cuya fuente de apoyo es crucial para Cuba, podría ser la responsable de un posiblel estancamiento de la restructuración cubana.
No hay duda de que la subsistencia de Cuba depende, en gran medida, de las ayudas millonarias que recibe de Caracas desde que hace quince años el desaparecido Hugo Chávez comenzara a enviarle a la isla más de cien mil barriles de petróleo al día. Una ayuda que no se ha limitado a proveerle crudo, sino alimentos y otros productos de consumo que durante décadas escasearon mientras los cubanos estaban sometidos a la famélica libreta de racionamiento que ahora se impone en la Venezuela del socialismo del siglo XXI.
Pero la política de codependencia económica del castrismo es algo tan antiguo como el propio régimen. Ya desde la década de los sesenta, el único modo de supervivencia de un sistema colectivista que detuvo de golpe el crecimiento económico experimentado en los cincuenta, fue depender de la ayuda que durante treinta años le suministró la antigua Unión Soviética. El economista cubanoamericano Carmelo Mesa-Lago calcula que de 1960 a 1990, cuando colapsa el bloque soviético, la URSS le otorgó a Cuba la astronómica cifra de $65,119 millones en ayudas. El también economista y disidente cubano Oscar Espinosa Chepe declaró al periódico La Vanguardia en 2011 que, “sólo en créditos impagados, los rusos estiman que perdieron unos $20,000 millones de la época, una cifra a mi juicio conservadora”. Espinosa Chepe se preguntaba si, en parte, el descalabro de la economía soviética tuvo que ver con la excesiva carga que para ellos representó el improductivo y parasitario satélite cubano.
Lo cierto es que tras el desmoronamiento de la URSS, los noventa fueron los años de mayor penuria en Cuba. La tenebrosa época del “Periodo Especial”. Precisamente lo que salva a los cubanos de una hambruna que comenzaba a tener las dimensiones de la que se padece en Corea del Norte, fue la mano amiga que le tendió Chávez a su preceptor Fidel Castro.
Lo que parece escapársele a los sesudos economistas del BM es que lo mejor que le podría ocurrir a Cuba es dejar de ser un Estado codependiente de otros, incapaz de salir adelante por sus propios medios y habituado a vampirizar a gobiernos que los subvencionan a cambio de la exportación de sus médicos y de su aparato de inteligencia. ¿Acaso los expertos del BM no saben que el verdadero bienestar debe ir de la mano de la libertad en una sociedad abierta? ¿De qué vale la apertura de paladares, los tímidos y oscilantes permisos a cuentapropistas o los cantos de sirena a inversores extranjeros si los cubanos, que a fin de cuentas tienen derecho a ser el motor del país, no son ciudadanos libres a la hora de diseñar su futuro?
A Cuba le conviene dejar de ser un Estado mantenido. Para Venezuela también sería muy beneficioso desprenderse de la rémora económica que significa La Habana en un momento en el que la fórmula chavista se desgasta aceleradamente y los venezolanos cuestionan la injerencia de Cuba en sus asuntos internos.
Cuando el Muro cayó en Europa del Este y se secó el grifo soviético, Fidel Castro, cuya incapacidad para gestionar el Estado ha sido proverbial, dijo, “para nosotros fue como si dejara de salir el sol”. Me temo que la prosperidad de Cuba depende justo de lo contrario de lo que señala el BM. El día que haya libertad, y no una dictadura codependiente, saldrá el sol en todo su esplendor.

Share/Bookmark

martes, enero 28, 2014

Computers on Sale in Cuba for First Time

worldnews333

Share/Bookmark

miércoles, enero 08, 2014

The More Cuba "Changes", the More it Remains the Same

By Dr. Javier Garcia-Bengochea in Babalu Blog:
www.csmonitor.com

Reforms in Cuba 1959 to Present: Déjà vu all over again

Arguably the biggest surprise of 2013 has been recent negativity in the press regarding the goings on in Cuba. Each New Year (now at fifty-five) reliably brings out the parade of hypocrites calling for an unconditional end to the Cuban embargo, the erstwhile economic sanction for the confiscation of all private property in Cuba, or lauding how Cuba is “changing.” Apparently, the more Cuba changes, the more it remains the same.

The breaking news from Cuba asserts how, despite Raul Castro’s so-called “reforms,” Cuba’s private enterprises are doing poorly and “liberalization” and prosperity has not occurred. In fact, Raul was pulling back, warning entrepreneurs that the ruling oligarchy will not be pushed to change too fast. If this sounds familiar, it should. This has happened every decade in Cuba since 1959.

Nonetheless, as one pundit recently noted, that if one relied solely on the touting by the American press of reforms there since 1959, Cuba should now be a “tropical facsimile of Norway”.

Instead, Cuba is the only remaining dictatorship and totalitarian regime in the West. Two brothers, unelected, have ruled for fifty-five years. Dissent is brutally repressed and hundreds of thousands of Cubans have been killed. There is no independent press or rule of law. Racism is toxic. Cuba is a tropical North Korea.

These reports attribute the lack of cash in Cuba for the failure of these reforms. Cash is certainly problematic; the average Cuban receives about $20 per month in a worthless currency (and legal tender for Cubans). Foreigners and communist party elites exclusively use another currency. Ironically, the Cuban-exile community is a veritable Fed, sending $2.5 billion yearly to Cuba’s mostly white minority.

The significance is that all transactions in Cuba are cash only with no credit. There is no credit because there is no secure collateral and no secure collateral because there is no clear title to any property in Cuba.

Since 1959, all property has been stolen by the Cuban government from a Cuban or foreign entity. Some foreigners were paid as required by international law. However, the largest group of foreign claimants has never been compensated, the US owners.

More importantly, the Cubans have refused to compensate Cuban nationals, despite such provisions in the confiscatory decrees. These are the fortunate million who escaped and the unfortunate millions who remained, unable to leave.

Cubans were only recently permitted to “own” homes (not the land) and obsolete (Soviet) cars. Many homes were “redistributed,” so the threat of a property claim by another Cuban, especially a Cuban-American, remains real. Without clear title, there is no home equity.

Moreover, there are no protections to their so-called property rights: no contract sanctity, no independent judiciary and no transparent enforcement/regulatory agencies. The thriving culture of theft, fraud and corruption also prohibits lending.

Yet, Americans want to trade with this Cuba and traffic in stolen properties, including confiscated brands and trademarks, and the misery of Cubans. This already occurs to a large degree with the bogus “people to people” travel licensed through the US Treasury.

The hypocrisy of condemning theft here, but not Cuba is as obvious as it is disgraceful. We must stand for the rule of law, certainly if we want commerce with Cuba.

In a recent conversation, a Cuban entrepreneur whose car service business is flourishing rightly feared that when it no longer suited the Castros, his activity will be criminalized and assets seized. He’s become a “conservative” and is very concerned.

He should be. He has the same protections today as in 1959. Accurate journalism may help. For now, it’s déjà vu all over again.

Share/Bookmark

jueves, noviembre 28, 2013

Sindrome del Neocastrismo: Cuentapropistas castristas

rafa dominguez

Share/Bookmark

viernes, octubre 25, 2013

Don't Buy Into Raul's Reform Scam

By Rudy Mayor in Fox News Latino:

Rumors that Raúl Castro intended to implement significant economic reforms in 2008 sparked a renewed curiosity in U.S. business opportunities in Cuba. Many U.S. firms are even seeking legal advice to help them navigate U.S. sanctions against Cuba’s totalitarian regime in hopes of getting a “head start” on these rumored opportunities.

The most hopeful (or naive) observers predicted that Castro (the second) would adopt the China model with the Communist Party overseeing major economic liberalization. Yet, Cuba remains one of the most hostile and dangerous countries to do business in. Since the implementation of these so-called reforms, more foreign investors have left the island than flocked to Cuba. In 2000, there were 400 foreign companies operating in Cuba through minority joint ventures with the Castro regime. Since then, over half of all foreign companies have pulled out with only 190 remaining.

In the last few years, foreign investors have seen over $1 billion in assets arbitrarily frozen in banks by the Cuban government. During this time, CEOs of various foreign companies have also been arrested with little if any due process. Cy Tokmakjian of Canada’s Tokmakjian Group, for example, was arrested in September 2011 after his firm was raided and his assets confiscated in the typical communist fashion. Two years after the raid, Tokmakjian still sits in a Cuban cell and has yet to be charged with any crime.

Similarly, Amado Fahkre and Stephen Purvis of Britain’s Coral Capital, both of whom had played a leading role in financing Cuba’s tourist industry, were accused of what the Cuban government called spying and revealing state secrets. After enduring a secret trial and serving 16 months in a Cuban jail, Purvis was allowed to return to London, but not before his business offices were shut down by the Cuban government. The multimillion dollar projects he invested in were similarly confiscated and transferred to a Chinese firm. Purvis admits that he was surprised his company was targeted, despite being financed by wealthy European investors and having a reputation as one of the best-established foreign companies on the island.

The desire of U.S. businesses seeking to invest in a country with a track record as hostile to foreign investment as Cuba is not only bad business sense — it’s absurd. It was in fact Cuba’s 1960 expropriation of U.S.-owned property valued at $9 billion (worth more than $50 billion today) that initially led to the U.S. embargo. They’ve done it before and they have clearly never stopped doing it.

Of course, even more troubling than the financial risks associated with investing in Cuba is the way these investments are structured. Many law firms boast to prospective clients that Cuba is an untapped market of 12 million inhabitants with no mention that foreign investors are prohibited from doing business with private citizens. In fact, foreign investors are only allowed to do business with the Cuban government which takes at least a 50 percent stake in the company as a condition of doing business on the island.

Equally troubling is that foreign investors cannot hire or pay workers directly. They must go through the Cuban government employment agency, which hand picks the workers. The investors then pay the Cuban government in hard currency for the workers, and the Cuban government pays the workers a fraction of their salary in worthless pesos while pocketing the difference in dollars.

Buying into the myth of Cuba’s economic liberalization shows a profound lack of knowledge and a deep naiveté about Cuba’s intentions. When asked whether he would invest in Cuba again, Purvis said Cubans “just don’t understand business yet.” Perhaps it is this lack of understanding that leads to the blatant lack of respect for private enterprise, labor standards and norms displayed by the Cuban government.

Rudy Mayor, a human rights activist, is a co-director of the U.S.-Cuba Democracy PAC's Young Leaders Group.

Share/Bookmark

martes, octubre 15, 2013

Cuba: No quiero cargar con espejismos/ Luis Cino

www.kaosart.org
Quisiera, como ellos, poder escribir historias de cuentapropistas exitosos, de prósperos dueños de paladares con muchas mesas y anécdotas de famosos que han sido sus comensales; de cubanos que pasan sus vacaciones en Varadero; de compatriotas que viran al revés el curso de las remesas y mantienen  a sus familiares en Miami o Madrid; de cooperativistas y arrendatarios que le ganan la pelea al marabú y a los burócratas del Ministerio de  Agricultura; de dirigentes que cambian de mentalidad, de intelectuales que empujan para levantar el techo de la censura, de periodistas oficialistas que se destraban las lenguas  y empiezan a llamar a los males de nuestra sociedad por su nombre y se atreven a señalar hacia donde recaen las responsabilidades.
Pero no puedo.  Las historias que conozco son las de carretilleros que para vender viandas y frutas tienen que moverse por los barrios sin parar, como derviches giratorios; de propietarios de timbiriches agobiados por regulaciones absurdas, multas e inspectores chantajistas y que están a punto de devolver sus licencias, porque la ganancia apenas le da para tirar a diario; de ancianos menesterosos que sueñan con la muerte; de borrachos con el hígado cocinado por un alcohol que lo mismo puede ser de madera que de reverbero, qué más da;  de gentes que decían estar dispuestas a dar la vida por la revolución y que hoy  no quieren dar su brazo a torcer y reconocer que no sirvieron de nada sus sacrificios; de corruptos y demagogos que no cambian de mentalidad, qué van a hacerlo, sino que mudan la piel según las circunstancias, como los camaleones; de padres que tienen que cerrar los ojos y tragar en seco para aceptar que su  hija adolescente putea para poder tener lo que ellos no pueden darle; de  hombres que trabajaron duro todas sus vidas, que no saben hacer otra cosa que trabajar, y que tuvieron que aprender a robar al estado porque lo que les pagan no les alcanza para malcomer; de muchachos que pudieron tener otra vida, pero que luego de pasar por las cárceles porque les aplicaron la ley de peligrosidad social porque no tenían empleo porque no lo había o porque al jefe de sector de la policía le vino en ganas aplicársela, porque el “chiquito ese” le caía mal, ya no tienen otro camino que la delincuencia; de policías abusadores que parecen chulos; de las parejas que no quieren tener hijos “hasta que esto mejore”; de los derrumbes, la peste en las calles llenas de baches, basura y agua sucia; las enfermedades que las autoridades se niegan a aceptar; de los hospitales que dan grima; del vacío en la mirada de los que nada esperan; de las familias  fracturadas, que prefieren las remesas y la pacotilla por encima de la separación; de los jóvenes que solo aspiran a  huir de su país; de las Damas de Blanco reprimidas, de las largas condenas de prisión que les quieren imponer a Sonia Garro y Ramón Muñoz por acusaciones ridículas que todos sabemos que están movidas por un afán de venganza enfermizo contra dos opositores que no transan y que para colmo, son negros…
Cuba dice, ahora que es una sección del NTV, me dice mucho menos de lo que ya sabemos. Y a casi todos los cubanos les pasa lo mismo, pero prefieren creer en espejismos. Para no reventar. Poco aporta que la gente haga catarsis si sabe que no van a haber soluciones, porque no puede haberlas, al menos así, a la manera de los autores del desastre…
No quiero cargar con espejismos. Discúlpenme si resulto un aguafiestas para los que quieren  llenarse de optimismo con ciertos reportes de la prensa extranjera acreditada en la Habana. Con no leerme tienen suficiente.  ¡Qué se le va a hacer!
 luicino2012@gmail.com 
Si no fuese absurdo envidiar la ignorancia, la candidez extrema o lo que es peor, el intento cómplice de manipular y desinformar, quisiera llenarme del optimismo que respecto a la actualidad cubana muestran muchos corresponsales extranjeros acreditados en La Habana.
Share/Bookmark

sábado, octubre 05, 2013

Disidencia: realidad e ilusión/ Alejandro Armengol

Garrincha/ cubamatinal.es
La relación entre el exilio de Miami y la actual oposición en Cuba requiere de un análisis que contenga pero no se limite a la efectividad dentro de los intentos por lograr la democracia en la isla, y en primera instancia una mejora de los derechos humanos.
Medir el avance de esta oposición –que incluye formas y objetivos diversos dentro de una actitud general de rechazo al régimen– por los cambios que, gracias a ella, ha experimentado la sociedad cubana en los últimos años, es abordar el problema con una visión parcializada.
En primer lugar debido al hecho de que muchos de estos cambios no son debidos a la oposición sino puestos en práctica en un desarrollo paralelo a ésta. En segundo porque esta misma oposición, que reclama su participación para lograr estos cambios, al mismo tiempo los disminuye o desestima, al catalogarlos de “cosméticos”, dentro de una retórica que le es necesaria para justificar su presencia: admitir que, aunque sea de forma parcial, algunas de sus quejas anteriores ya han sido resueltas: liberación de los prisioneros de la “Primavera Negra”, posibilidad de entrar y salir del país, eliminación del bloqueo a blogs y sitios en internet, ampliación del trabajo por cuenta propia y el permiso a la contratación de personal por empleadores privados en determinadas categorías.
Pero por encima de estos aspectos, hay otro que no por evidente deja de contener una serie de aristas polémicas al tomarlos en consideración: la oposición cubana se define no solo en su circunstancia insular sino en su relación internacional.
Para opositores y exiliados, la forma más fácil de resolver esta cuestión es argumentar que, a mayor apoyo internacional, más pierde en prestigio el régimen castrista; mayor protección tienen quienes son reprimidos arbitrariamente dentro de la isla –ya sea mediante detenciones temporales, actos de repudio y acoso, entre otros medios– y también aumentan las posibilidades de la condena del régimen en los foros internacionales.
Sin embargo, este argumento contiene puntos débiles, que dificultan sea esgrimido sin la mejor duda, salvo cuando obedece a motivos políticos elementales.
Por demasiadas décadas, la sustentación de los vínculos económicos del régimen ha estado edificada sobre fundamentos que no guardan relación ni con la democracia ni con los derechos humanos, sino con factores gubernamentales en donde este factor ocupa un lugar secundario o no se toma en cuenta. El embargo estadounidense puede ostentar un récord de permanencia, pero poco que alegar en cuanto a efectividad.

Así que, en última instancia, los logros de la oposición y el exilio en este terreno se limitan en muchos casos a la obtención de gestos, que también pueden ser catalogados de cosméticos.
Lo anterior no debe llevar a desconocer u opacar lo que sí constituye el mayor logro de esa oposición pacífica en la esfera internacional, y es la denuncia de los atropellos que a diario comete el régimen de La Habana. Aquí sí ha ido en aumento la eficacia opositora –en parte al aumento de quienes se dedican a esta actividad y en parte gracias a los avances tecnológicos.
Como en lo fundamental el otorgamiento de la categoría opositora viene dictado no solo por la labor en sí, sino por lo que determinan La Habana y Washington, los parámetros para medir la efectividad en muchos casos son ajenos a una incidencia dentro de la situación en la isla, y responden más bien a una repercusión externa.
Raúl Castro ha logrado un difícil equilibrio entre represión y reforma. Lo ha hecho dilatando la segunda y modificando la primera sin que pierda su naturaleza de mantener el terror. Que ese avance se deba a circunstancias específicas no disminuye el hecho de que sea real.
Esta situación de transformación limitada en la isla –con modificaciones económicas decretadas por un gobierno que en Miami se detesta y rechaza, pero contra el cual se puede hacer poco– presenta un nuevo problema para el llamado exilio de “línea dura” de esta ciudad: ¿cómo responder a una situación cada vez más alejada de la ideología que la sustentó durante tantos años y que se sostiene con el apoyo de las circunstancias del momento?, ¿cómo hacer frente al sainete, que ha resultado tan exitoso como la epopeya?
Si hasta el momento es difícil valorar la repercusión que a la larga tendrán en la isla las visitas de los disidentes a diversos países (de momento se puede decir que nula), es posible que estos viajes tengan logros meritorios en conseguir en Miami un mayor acercamiento a la realidad cubana. Aunque existe el peligro de que al final se imponga una actitud complaciente –e incluso mimética.
Entonces todo queda reducido en la incorporación de nuevos elementos al viejo ejercicio de vender la ilusión, que en esta ciudad ha resultado en buenos dividendos económicos para unos pocos. No hay que afirmar que así será. Tampoco es bueno desestimar de entrada la tentación de la complacencia.

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/2013/09/30/v-fullstory/1577378/alejandro-armengol-disidencia.html#storylink=cpy
Read more here: http://www.elnuevoherald.com/2013/09/30/v-fullstory/1577378/alejandro-armengol-disidencia.html#storylink=cpy
Share/Bookmark

viernes, octubre 04, 2013

Procedimiento para registrar los costos de la capac itación de dirigentes en Cuba

Renier Esquivel-García y Mercedes Delgado-Fernández
Leer en rii04313 - rii04313.pdf >>

Share/Bookmark
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

"Hablame"

"EN TIEMPOS DIFÍCILES" - Heberto Padilla

A aquel hombre le pidieron su tiempo

para que lo juntara al tiempo de la Historia.

Le pidieron las manos,

porque para una época difícil

nada hay mejor que un par de buenas manos.

Le pidieron los ojos

que alguna vez tuvieron lágrimas

para que contemplara el lado claro

(especialmente el lado claro de la vida)

porque para el horror basta un ojo de asombro.

Le pidieron sus labios

resecos y cuarteados para afirmar,

para erigir, con cada afirmación, un sueño

(el-alto-sueño);

le pidieron las piernas

duras y nudosas

(sus viejas piernas andariegas),

porque en tiempos difíciles

¿algo hay mejor que un par de piernas

para la construcción o la trinchera?

Le pidieron el bosque que lo nutrió de niño,

con su árbol obediente.

Le pidieron el pecho, el corazón, los hombros.

Le dijeron

que eso era estrictamente necesario.

Le explicaron después

que toda esta donación resultaria inútil.

sin entregar la lengua,

porque en tiempos difíciles

nada es tan útil para atajar el odio o la mentira.

Y finalmente le rogaron

que, por favor, echase a andar,

porque en tiempos difíciles

esta es, sin duda, la prueba decisiva.

Los Aldeanos: "El Socialismo en Tiempos del Colera: Toda Una Nación"

Etiquetas

"Reflexiones" de Fidel (17) 1984 (1) 2010 (8) 2011 (7) 2012 (11) 2013 (23) 2014 (4) 3-D (22) 4-D (1) 911 (44) aberraciones (1) aborigenes (2) Aborto (11) Abuso (4) Abuso infantil (5) Abuso Sexual (5) academia (43) academia cubana (165) Accidentes (146) activismo politico (9) activismo social (1) activista digital (3) actor Cuba (7) actrices (12) actrices cubanas (10) Actualidad (2) Acueductos y alcantarillados (10) Acuerdos militares (1) Adan Chavez (3) Adeiny Hechavarria (1) adn (4) Aduana (6) aeropuertos (2) Afectaciones (3) Afganistan (129) Afganistan-EEUU (13) Africa (19) Agencia de Seguridad Nacional (12) Agencias de noticias (2) agenda 21 (2) Agenda de Raul (30) Agentes (25) Agentes cubanos en el exterior (94) agentes de influencia (28) agentes en el exterior (10) Agitadores (1) Agricultura (135) agua (2) Agua potable (22) Ahmadinejad (9) Ahmadineyad (4) Ai Weiwei (3) Ai Weiwie (2) ajedrez (11) Al Gore (1) al jazeera (16) Al Qaeda (145) Al Yazira (1) alan gross (140) Alarcon (13) Alaska (4) ALBA (69) albania (4) Albert Camus (1) ALCA (1) Alcholismo (6) Alcibiades Hidalgo (3) alcoholismo (18) Alejandro Armengol (4) Alejandro Castro Espin (15) Alemania (59) alex jones (77) alexei ramirez (1) alexis cuba (1) alexis vila (9) alfa 66 (1) alfredo guevara (4) Alfredo Pong (70) algeria (5) Aliados (3) Alimentacion (90) Alimentos (233) alina fernandez (8) Alinsky (2) Allende (9) Alvarez Guedes (2) alvaro vargas llosa (1) alz (1) Alzados (2) alzheimer (5) amaury gutierrez (1) amazonas (2) ameh (1) Amenazas (1) America (12) America Latina (16) american dream (1) Amistad (1) Amnistia (1) Amnistia Internacional (11) amor (4) Ana Belen Montes (8) Ana Frank (1) Analisis economico (111) Analisis politico (217) analisis social (19) anarquismo (6) ancianos (33) andre malraux (1) andrei sajarov (3) Andrew Breitbart (4) Andy Garcia (3) Angel Castro (4) Angel Santiesteban (14) Angela Merkel (7) Angelina Jolie (6) Angola (12) Animales (202) anita ekberg (1) anna chapman (8) Anonymous (7) ANPP (7) Antartica (6) Antenas (2) anticapitalismo (2) Anticastrismo (60) antichavistas (1) antigravity (1) Antiguedades (4) Antimotines (1) antisemitismo (2) Antonio Castro (6) Antonio Rodiles (25) antrax (2) Antropologia (27) Antunez (87) Apertura (1) apple (3) Arabe (6) Arabia Saudita (34) Archivo Cuba (2) argelia (8) Argentina (32) Arianna Huffington (1) Ariel Sigler Amaya (5) Armamentismo (16) Armando Lago (1) Armas (246) armas biologicas (1) armas de destruccion masivas (5) armas laser (6) armas nucleares (186) armas quimicas (8) Armenia (1) Aroldis Chapman (14) arqueologia (10) Arquitectura (12) Arquitectura cubana (26) arroz (3) arte (72) arte cubano (37) Arte. Cuba (11) Artico (13) artistas cubanos (24) Artistas y Escritores cubanos (30) Arturo Lopez-Levi (7) Asamblea Nacional (44) Asesinatos (55) Asignacion (1) asilo (3) asistencia social (1) Asteroides (8) astrobiologia (11) Astrofisica (29) Astronautica (128) Astronomia (103) Ataque cibernetico (29) atares (1) ateistas (1) Atentado (4) Aung San Suu Kyi (11) Australia (26) austria (2) Autismo (9) Autos (105) Aviacion (224) Aviones cubanos (8) Awareness (1) Ayuda a las victimas (37) ayuda externa (3) Azerbaijan (4) Azucar (19) bacardi. Cuba (3) bahamas (11) bahrein (20) ballet (1) Ballet Cubano (24) Balseros (115) bancarrota (6) Banco Mundial (11) Bancos (101) bandas juveniles (5) bangladesh (4) Barack Obama (1347) Barbarroja (4) barcos (60) barhein (3) barquin (1) Barthelemy (2) Bashar al Assad (8) Bashar Assad (2) Batista (4) BBC (5) belarus (5) belgica (10) belice (1) bellator (41) bellator. hector lompard (1) Benemelis (8) Benjamin Netanyahu (3) Benoit Mandelbrot (2) berlusconi (3) Berta Soler (37) bielorusia (5) bienestar (1) Bieolorusia (4) bilderberg (8) Bill Clinton (14) Bill Gates (5) Bill O'Reilly (93) bimillonarios (6) Biocombustibles (3) Bioetica (1) biologia (2) bionica (3) Biotecnologia (13) Bioterrorismo (6) birmania (10) Bitcoin (11) black (6) Black Power (23) blogguer (15) Blogoestroika (8) Blogs (59) Blogs cubanos (317) Blogs ranking (4) Blogs-premios (5) bloguer (5) Bloqueo (8) Bloqueo interno (2) bob dylan (3) bob marley (2) Bob Menendez (2) bobby fisher (3) Bodega cubana (1) body language (1) boing boing (2) Bolivia (39) bolsa (23) bonzo (1) bosnia (3) Boxeadores cubanos (200) Boxeo (177) Boxeo cubano (168) Bradley Manning (10) Brasil (73) Brian Latell (6) brigada 2506 (11) Bruno Rodriquez (2) Budismo (1) bulgaria (6) Burma (1) Buro Politico (1) burocracia (3) CaCastrismo (1) Cachao Lopez (1) Cadecas (4) Calle 13 (1) Cambio climatico (64) Cambio de sexo (11) Cambios (58) cambodia (3) Camerun (1) Camilo Cienfuegos (6) Campesinos (29) Canada (536) Canada-China (5) Canal de Panama (2) canal de suez (2) Canarias (9) cancer (57) candada (1) Candidatos a la Presidencia (2) canibalismo (1) cannes (1) cantantes (9) cantantes cubanos (12) Caos (13) capital (1) Capitalismo (12) Carceles (69) Carceles cubanas (168) Cardenal Bertone (2) Carl Sagan (2) Carlos Alberto Montaner (58) Carlos Marx (9) Carlos Otero (4) Carlos Saladrigas (14) carlos salim (1) carlos varela (3) Carmelo Mesa-Lago (10) Carnavales (1) Carne (1) carter (22) Casa Blanca (34) Casa de Fidel (16) casinos (3) caso uci (6) Castillo del Morro (1) Castrismo (457) casualidades (5) Catastrofismo (14) Cato Institute (2) Causa 1 (6) Causas de su enfermedad (3) Cayo Coco (1) CEA (6) Ceasescu (6) Celac (51) Celebridades (216) celia cruz (1) Celia Hart (2) celulares (12) Celulas madres (8) Censura (38) Censura en internet (150) central nuclear (8) Centro de estudios de la inteligencia cubana (3) cerebro (52) certificado de nacimiento (13) chantaje (7) Chavez (522) chavismo (35) Che Guevara (71) Chechenia (9) Chelsea Clinton (1) Chernobil (19) Chicago's boys (1) Chile (74) China (473) China ejercito (3) China-Rusia (2) China-Tibet (19) Chinos (2) Chipre (5) Chismes (1) Chivatos (8) chocolate (1) Choteo (5) Chris Simmons (67) Christmas (1) Chuck Hagel (15) CIA (148) ciber espionaje (33) Ciberactivismo (14) Ciberataques (44) cibersecurity (45) Ciencia (49) ciencia-ficcion (1) Ciencias (320) Ciencias y Politica (20) cine (162) Cine Cubano (148) circulacion monetaria (5) Cirque du Soleil (1) ciudadanos (4) ciudades (15) Clase Media (2) Clases sociales (4) Claudia Cadelo (7) Clima (25) cnn (16) coalicion (5) Cobalto (1) coca (2) cocacola (2) Cocaina (6) cocina (2) colaboracionistas (35) Colaboradores y agentes en el exterior (331) Colaborares y agentes en el exterior (31) Colin Powel (3) Colombia (82) Combustibles (5) comercio (4) Comercio Exterior (27) comercio internacional (26) comercio sexual (7) Comida cubana (3) competitividad (6) complejidad (2) Computacion (31) computadoras (19) comunicacion (5) Comunismo (82) comunistas (49) conceptos (1) condicion humana (4) Condoleezza Rice (1) conducta humana (39) Conflicto (1) Conflicto Colombia-Venezuela (5) conflicto colombia-venezuela-ecuador (21) conflicto cuba-estados unidos (19) Congo (2) consecuencias (1) Consejo de Estado (3) Conservadores (12) Conspiracion (455) conspiranoia (36) constitucion (27) Construccion (47) consules cubano (1) Consumo (2) Contaminacion ambiental (66) Contrabando (6) Contrainteligencia (98) contrarrevolucion (1) contraterrorismo (4) Control de Armas (64) Control Social (33) cookies (1) cooperacion economica (2) cooperativas (11) Coraje (2) Corea (6) Corea del Norte (221) Corea del Norte - Corea del Sur (2) Corea del Norte-Cuba (39) Corea del Norte-EEUU (33) Corea del Sur (38) Corporacion Cubana (1) corporaciones (8) Correa (21) Corrupcion (344) costa de marfil (5) costa de oro (1) Costa Rica (10) Costo de Vida (2) creatividad (4) Creditos (24) crimen organizado (1) Crimenes (105) Criminales (33) Criminales en Cuba (22) Crisis (18) Crisis de Octubre (35) Crisis economica (152) Crisis financiera (277) Crisis mundial (37) crisis politica (8) Cristina Fernández de Kirchner (2) critica social (2) Criticas (1) croacia (2) Cruceros (5) Cub (2) Cuba (8191) Cuba - Remesas de dinero (35) Cuba Ante Todo (1) Cuba crisis (65) cuba economia (18) Cuba ideologia (5) Cuba Independiente (1) Cuba politica (9) Cuba turismo (142) Cuba-Agricultura (59) Cuba-Argentina (8) cuba-biotecnologia (6) cuba-brasil (81) Cuba-Canada (168) cuba-china (46) Cuba-Colombia (16) Cuba-Corea del Sur (2) Cuba-demografia (14) Cuba-Deportes (19) cuba-ecologia (28) Cuba-Economia (8) Cuba-Educacion (19) Cuba-empleo y desempleo (60) cuba-es (1) Cuba-España (201) Cuba-Estados Unidos (1564) Cuba-Estados Unidos-Canada (15) Cuba-Estados Unidos-Rusia (18) Cuba-Estados Unidos-Union Europea (6) cuba-estados unidos-union sovietica (11) Cuba-eta (8) Cuba-Etiopia (3) Cuba-Exportaciones (22) Cuba-Farc (13) Cuba-Google (8) cuba-holanda (6) Cuba-Ideologia (4) Cuba-India (6) cuba-inglaterra (8) Cuba-internet (97) Cuba-Iran (15) Cuba-Iso (1) Cuba-Medicina (71) Cuba-Medio Oriente (5) Cuba-Mexico (35) Cuba-narcotrafico (17) Cuba-Obama (26) cuba-onu (63) Cuba-Opinion publica (1) Cuba-Prensa-Ideologia (16) Cuba-Qatar (2) Cuba-reformas (35) Cuba-Reino Unido (2) Cuba-Rusia (75) Cuba-Rusia-Estados Unidos (10) Cuba-Rusia-Venezuela (4) Cuba-Sida (10) Cuba-sospechas y miedos (4) Cuba-Sudafrica (1) Cuba-terrorismo (30) Cuba-turismo (2) Cuba-Tv (4) Cuba-Union Europea (75) Cuba-Union Sovietica (7) Cuba-Union Sovietica-EEUU (3) Cuba-Uruguay (7) Cuba-Vaticano (96) Cuba-Venezuela (279) Cuba-venezuela-rusia (4) Cuba-violencia (12) Cuba-Yahoo (1) Cuba: Identidad nacional (4) cubadebate (3) Cubaencuentro (1) Cubalse (1) Cuban study group (4) cubana de aviacion (19) cubanalisis (67) Cubanicidios (1) cubano-americanos (23) Cubanologia (10) Cubanologos (45) Cubanos (18) cubanos en el mundo (71) Cubanos en MMA (1) Cubaq (1) CubaResponde (2) Cubq (1) CUC (22) cuentapropistas (159) Cuentas Nacionales (2) Culto a la personalidad (2) Cultura (34) Curiosidades (477) Cuva (1) Daguestan (1) dalai lama (15) dalia soto (3) damas de blanco (250) daniel ortega (8) Danza (8) Darsi Ferrer (4) Davos (2) Dayron Robles (11) debate de raul (2) Debate Politico (5) Deborah Castro Espin (1) Declaracion de Estados Unidos (3) Delfin (2) Delincuencia juvenil (3) demanda (3) Demandas populares (1) Democracia (154) Demografia (17) denuncia (1) Departamento de Estado (21) Deportacion (46) Deporte (179) deporte cubano (104) deporte profesional (16) deportistas cubanos (33) Derechos Humanos (430) Derribo de Avionetas (5) desalojos (5) desaparecidos (7) Desarrollo cientifico-tecnico (47) Desarrollo-Subdesarrollo (24) desastre ecologico (29) desastre nuclear (117) Desastres (32) Desastres naturales (128) Desde aqui (1) desempleo (27) deserciones (14) Deserciones de deportistas (118) desnudos (5) Desperanza (1) destierro (4) Destruccion (5) deuda (55) Deuda Exterior de Cuba (34) Deuda externa (11) DGI (210) Dialogo con Raul (1) Dialogo Nacional (1) Dialogo Politico (7) Dialogueros (9) diamantes (1) diana krall (1) Diana Nyad (3) Diaz-Balart (2) Dick Cheney (1) Dictadores (89) dictadura (16) Dictaduras (54) dilma rouseff (23) dinamarca (2) dinastias (1) dinero (22) Diosdado Cabello (25) diplomacia (21) diplomaticos cubanos (31) discapacitados (31) Discrepancias (1) Discriminacion (2) Disidencia (164) Disidentes (937) Distribucion (1) Divisas (9) Djibouti (1) Djokovic (2) doble moral (2) doctrina militar (2) Documental (96) Documental cubano (70) Dolar (10) Donaciones (22) donald trump (12) doping (5) Dr. Antonio de la Cova (1) Dr. Antonio Morales-Pita (1) Dr. Biscet (14) Dr. Darsi Ferrer (19) Dr. Francia (2) Dra. Molina (6) drogas (93) dronenet (1) drones (62) Dualidad monetaria (6) dubai (1) dulce maria loynaz (4) Duque Hernandez (5) Dyron Robles (2) e (1) E-commerce (1) Ebay (5) ebooks (2) Ecologia (58) Economia (155) Economia Canadiense (12) Economia China (41) Economia Cubana (322) Economia mundial (70) Economist (1) Economistas cubanos (12) Ecuado-Estados Unidos (1) Ecuador (71) Ecuador-Estados Unidos (1) Educacion (34) Edward Snowden (61) EEUU (2) EEUU Congreso (144) EEUU desintegracion (2) EEUU Economia (63) EEUU Gobierno (57) EEUU senado (107) EEUU-China (47) EEUU-Japon (2) EEUU-Mexico (19) efecto domino (2) efectos (1) Egipto (174) Einstein (8) ejecutivos (2) Ejercito (83) ejercito britanico (1) ejercito canadiense (6) ejercito cubano (46) Ejercito norteamericano (215) Ejercito norteamericano Iraq (9) Ejercito norteamericanoIslamismo (2) Ejercito Rebelde (8) ejercito ruso (11) ejercito venezolano (14) El caso Marquitos (1) El Chacal (3) El Coran (5) El Grupo de Raul (24) El Guaton (22) El Pais (3) El Papa (103) El Salvador (7) El Sexto (7) Elecciones (135) Elecciones en Cuba (63) elecciones en estdos unidos (3) Elecciones en EU (206) electronica (1) Elena Burke (1) Elian (11) Eliecer Avila (29) Elite (5) email (9) embajadas cubanas (3) Embargo (542) Emigracioin (20) Emigracion (77) Emigracion cubana (1185) emigracion ilegal (45) Emigrantes ilegales (41) emilio ichikawa (125) EMP ha (1) Empleo (18) Emprendedores (13) empresarios (5) empresas (24) Empresas extranjeras en Cuba (26) Encuesta de opinion (31) Energia (34) energia electrica (27) Energia nuclear (85) energia termonuclear (1) Energias renovables (29) enfermedades (65) enfermos (6) Enjuiciamiento (1) Enrique Dans (1) Enrisco (13) Entrenamiento militar (1) entretenimiento (5) envejecimiento (3) envios a Cuba (3) epidemias (42) equality (1) Eric Holder (9) erick sanchez (2) erislandi lara (2) erislandy lara (13) Ernesto Diaz de Villegas (1) Ernesto Hernandez Busto (2) erotismo (18) escambray (2) escandalo (36) esclavitud (2) escocia (1) Escritores cubanos (91) escuadron patriota (8) escuelas (5) Eslovaquia (1) Espacio Laical (1) Espana (9) España (144) Especulacion (1) Espias (40) espias cubanos (82) Espias cubanos presos (141) Espinaxiones (23) Espionaje (93) espionaje industrial (11) estacion internacional (1) estadisticas (22) Estado (7) Estado de Sats (15) Estado de sitio (1) estados (1) Estados Unidos (1334) estados unidos crisis (106) Estados Unidos economia (84) estados unidos gobierno (40) Estados Unidos-Canada (34) Estados Unidos-China (4) Estados Unidos-Rusia (61) estanflacion (1) Esteban Lazo (1) Esteban Morales Dominguez (4) esteroides (1) estonia (1) estrategia (3) estrategia militar (3) estudiantes extranjeros (8) Estudios Cubanos (2) estulin (1) Estupideces (274) Eta (8) Etanol (4) Etica Politica (3) Etica y moral (9) Etnologia (2) EU (2) eu senado (3) Eugenio Yáñez (37) euro (4) Europa (65) Europa del Este (1) Eusebio Leal (11) eutanasia (3) Eva Braun (2) evacuacion (1) evasion fiscal (1) Evo Morales (37) evolucion (18) ex paises socialistas (1) excarcelados (1) Exili (1) Exilio (8) Exilio cubano (102) Exodo cubano (4) explosion nuclear (3) Explotacion del trabajo infantil (2) Exportaciones (11) expropiaciones (5) extranjeros (6) extrema derecha (6) extremistas (57) F1 (3) facebook (67) fallas de internet (9) Familia (36) familia cubana (6) Famosos (2) Far (26) Farc (81) fascismo (4) FBI (113) federico garcia lorca (1) Felicidad (4) Felix Bonne Csarcasses (1) Feria del Libro (1) ferry (1) Fertilizantes (1) Fidel (829) Fidel Castro (8) Fidel familia (50) Fidel reflexiones (4) Fidel-Estados Unidos (2) Fidelistas (1) Fidelito (7) fiji (1) filipinas (11) Filosofia (21) Finanzas (75) Finlandia (3) first nation (4) fisica (27) Fisin (1) FIU (9) flamur (5) Flash usb (1) flora (1) Florida (52) FMI (8) Fnca (9) Fondos de inversion (20) forbes (9) Foreign Policy blog (3) Formula 1 (1) Foros cubanos (1) Fortuna de Fidel y Raul (5) Fotografia (113) fran (1) Francia (54) Francis I (14) franco (2) Frank Delgado (1) François Hollande (1) Frases celebres (3) Fraude (111) fraude electoral (40) fraude fiscal (2) freddi roche (1) Frente de Resistencia Civica OZT (6) Friedrich Hayek (4) frontera (9) Fuerza de trabajo (23) fukushima (8) Fusilamientos (12) futbol (1) Futbol cubano (8) Futuro (25) G.W. Bush (8) G2 (7) G20 (3) G7 (2) g8 (4) Gabo (5) Gabriel Garcia Marquez (7) gaddafi (136) Gaesa (2) Galicia (3) Gallegos (1) Gamboa (23) Ganaderia (7) Ganado (3) Gangs (2) garry kasparov (4) Gas (10) Gasolina (8) gatos (1) Gays (53) gaza (1) gazapos (1) Geert Wilders (2) Gen. Petraeus (12) Gen. Rafael del Pino (3) gene (1) gene sharp (3) Generacion Y (26) Generales (38) Generales cubanos (34) Genetica (32) genios (4) genocidio (1) Geoges Soros (17) Geometria Fractal (3) geopolitica (45) Geopolitica cubana (18) Geopolitica latinoamericana (34) george orwel (2) George Zimmerman (9) Georgia (8) Gerencia empresarial (5) Ghana (4) Giron (1) gitanos (2) glacier (1) glasnost (1) glasnot (2) Glenn Beck (4) globalistas (3) Globalizacion (14) Gloria Stefan (1) gmail (1) gobernabilidad (6) gobernantes (1) Gobierno cubano (13) Gobierno Mundial (10) Gobierno paralelo (2) gobiernos (18) golf (3) golfo de mexico (2) Golpe de estado (10) google (60) Google glass (2) Gorbachov (24) Gorki (24) grammy (1) Granada (5) grandes ligas (60) Granma (66) grecia (26) greenpace (1) greenpeace (1) Grenada (1) Groenlandia (6) Ground Zero (6) guama (20) Guanabo (2) Guantanamo (11) Guatemala (5) guerra (88) guerra asimetrica (5) guerra cibernetica (51) guerra civil (69) guerra comercial (2) Guerra de Angola (15) Guerra de E-mails (1) guerra espacial (2) Guerra Fria (35) Guerra hispano-americana (6) Guerra Irregular (2) guerra sicologica (3) Guerras (98) Guerras africanas (13) Guerrillas (30) Guillermo Cabrera Infante (10) Guillermo Farinas (80) guinness (6) gulag (2) haarp (4) Habana (1) Hackers (57) Hackers cubanos (3) Haiti (23) Hamas (27) Hambre (10) hambruna (3) Hamid Karzai (14) Haroldo (3) Hassan Rouhani (4) hawai (4) Hazanas (78) Heberto Padilla (8) Hector Lombard (8) hemingway (4) Henrique Capriles (20) henry kissinger (4) Herencia (2) Hermanos al Rescate (16) heroismo (5) Herta Müller (2) herzegovina (1) hesbollah (1) Hezbollah (15) Hialeah (4) Hidrologia (1) Hijos (4) hijos de puta (2) Hilda Molina (7) Hillary Clinton (83) hipotecas (7) hippies (2) hispanos (4) Historia (56) Historia de Cuba (43) Hitler (20) hizbollah (2) hobby (1) Holanda (5) hollywood (80) holografia (1) hombre (34) homeless (7) Homofobia (48) Homosexuales (22) Homosexualismo (23) Honduras (40) hopkins (2) hot line (1) huber matos (19) Hubert Matos (20) Huckabee (1) huelga de hambre (154) huelgas (3) humanismo (2) humanos (24) Humberto Fontova (13) Humidores (1) Humor (559) hungria (2) Huracanes (80) I GM (2) I-D (3) Iberoamerica (3) icaic (3) Ichikawa (2) Ideologia (12) Idiomas (4) Idiotas (18) Ig Nobel Prize (3) Iglesia (48) Iglesia cubana (217) II GM (17) III GM (1) iInestabilidad social (1) Ileana de la Guardia (1) Ileana Ros-Lehtinen (22) Ilegales (1) imperios (2) Importaciones (17) Impuestos (94) India (33) Indice de Desarrollo Humano (5) indigenas (7) Indigencia (2) indonesia (4) industria (4) Industria azucarera (42) industria cubana (1) industriales (2) Ineficiencia economica (1) inequality (6) Inestabilidad social (17) Infamia (6) inflacion (7) Informacion (13) informatica (20) Infraestructura (1) ingenieria social (2) Inglaterra (25) Ingrid Betacourt (7) Inmobiliarias (17) inmolacion (1) Inmovilismo raulista (3) innovaciones (20) Intelectuales (24) intelectuales y artistas cubanos (31) Inteligencia (51) inteligencia artificial (8) Inteligencia cubana (54) Internet (230) intervencion militar (44) Intolerancia (4) invasion (5) Inversion extranjera (379) Inversiones (44) investigaciones secretas (2) Ion Mihai Pacepa (1) ipad (5) iphone (2) Iran (198) iran-estados unidos (58) Iraq (57) irlanda (12) isaac asimov (2) ISIS (3) Islam (93) Islamismo (158) islandia (6) islas caiman (3) Islas del Pacifico (2) Israel (147) Israel-EEUU (18) israel-iran (7) israel-palestina (8) Italia (41) Ivan de la Nuez (4) Ivan Pedroso (1) Izquierdas (22) J.E. Hoover (2) J.K. Rowling (1) jaime bayly (6) Jaime Ortega (45) Jaime Suchlicki (1) jamaica (3) Japon (174) japon terremotos (8) Jared Lee Loughner (1) jeb bush (5) jesse ventura (15) JFK (41) Jicotea cubana (1) jihad (14) jineterismo (46) Joaquin Sabinas (1) joe biden (18) Joel Casamayor (9) John A. Boehner (44) John Boehner (2) John Brennan (2) John Kerry (34) john lennon (6) Jon Jones (1) Jon Stewart (4) jordania (5) Jorge Arreaza (1) jorge pomar (4) Jose Ariel Contreras (4) Jose Daniel Ferrer (6) Jose Dariel Abreu (7) jose lezama lima (2) jose marti (2) Jose Mujica (5) Jose Ramon Machado Ventura (11) Juan Abreu (35) Juan F. Benemelis (9) Juan Juan (29) Juan Manuel Marquez (2) Juan Triana (6) jubilados (1) judios (20) Juegos (14) Juegos Olimpicos (21) Julian Assange (31) Julio Casas Regueiro (2) justicia (4) Justin Bieber (5) Justin Trudeau (5) Justin Truedeau (1) Juventud (29) Juventud Cubana (83) Juventud Rebelde (5) kamikazes (1) Kaos (8) kAOS en la red (28) karadzic (1) karzai (2) kazajastan (3) Kcho (1) kendry morales (4) Kennedy (52) Kenya (5) Keynesianismo (3) KGB (11) Khamenei (3) Kid Chocolate (2) Kim Jong Il (19) kim jong-un (46) kirchner (1) kirguizia (2) Kirguizistan (2) Kitchner (5) klitchko (1) klitshko (10) Kosovo (3) kuwait (3) La Habana (22) lady gaga (7) Laetitia Casta (1) Lage (21) Lance Armstrong (13) laser (1) Latinoamerica (107) latinos (2) laura pollan (33) lavado de dinero (24) Laz (2) Lazaro Barredo (2) Lazaro Gonzalez (1) leche (1) Lee Harvey Oswald (5) lefties (20) Leftist (2) leftists (109) leinier (2) Lenguaje (9) lenin (6) leo brouwer (1) Leonard Cohen (2) leonardo da vinci (2) Leonardo Padura (12) Leopoldo Lopez (10) lesbian (4) Ley de Ajuste Cubana (17) Leyes (79) Leyes cubanas (61) Lezama Lima (2) lgbt (11) libano (6) Liberacion (1) Liberales (9) Liberalismo (11) Libertad (28) Libertad de expresion (42) libertad de informacion (15) libertad de prensa (3) Libia (355) Libre Expresion (1) Libreta de Abastecimientos (11) Libros (23) lideres (1) Lina Ruz (1) Literatura (33) Literatura Cubana (57) Lituania (1) Liu Xiaobo (9) livan hernandez (9) Lluvia (1) Logica Difusa (2) logistica (2) Long tail (1) Los Aldeanos (24) Los Duros (2) Los Miquis (4) loteria (22) Lucha no violenta activa (33) Ludwing von Mises (3) luis alberto garcia (1) Luis Alberto Lopez Rodriquez-Callejas (2) Luis Alberto Rodriquez (6) Lula (43) lulzsec (1) Luna (13) Machado Ventura (19) Machu Picchu (1) Macroeconomia (10) madres (8) Mafia (23) Mafia cubana (3) Magnus Carlsen (1) Mahmoud Abbas (2) mahoma (1) malasia (5) Malcolm Gladwell (1) malcom x (1) Maleconazo (11) mali (1) Malta (2) Malvinas (2) Mambises (3) Mandela (4) Manipulacion (521) manny pacquiao (18) Manuel Diaz Martinez (2) Manuel Vazquez Portal (4) Mao Tse Tung (8) Mapas (5) Maquiavelo (1) mar (40) Maradona (3) marcas (4) marco rubio (87) marcos rubio (3) maremotos (9) margaret thatcher (6) Marginalidad (16) Maria Corina Machado (8) maria elvira (3) Maria Gabriela Chavez (1) Mariel (13) Mariela Castro (90) Marifelli Perez-Stable (9) marihuana (19) marijuana (3) marilyn monroe (8) Marino Murillo (4) Mario Chanes de Armas (2) Mario Vargas Llosa (5) Mark Zuckerberg (8) Marketing (10) Marquitos (1) marta fonseca (1) marte (14) Martha Beatriz Roque (48) Martha Colmenares (16) Marti (5) martin luther king (4) Marulanda (7) Marx (1) Marxismo (18) María Corina Machado (3) Masacre del remolcador 13 de marzo (5) masas (1) mashable (1) masoneria (3) mass killers (26) matematicas (5) material nuclear (15) Materias primas (6) Mauritania (1) max lesnik (3) Max Marambio (31) mayweather (11) Mazorra (1) McCain (15) media (67) Mediacion (2) Medicare (11) Medicina (129) medicinas (30) Medicos cubanos (83) Medio ambiente (23) Medio Oriente (79) medio oriente crisis (4) Medios de comunicion (119) Medvedev (19) Mercado (16) Mercado informal (7) Mercado Inmobiliario (31) Mercado InmobiliarioR (1) mercado mayorista (7) mercado minorista (2) Mercados Agropecuarios (26) mercados emergentes (2) Mercosur (1) meryl streep (1) Mesa Redonda (5) meteoritos (22) Mexico (52) mi5 (1) Miami (326) michael jackson (5) Michael Moore (9) Michel Foucault (3) Michelle Bachelet (3) michelle obama (19) Microcreditos (11) microeconomia (1) Microsiervos (4) Microsoft (9) miedos (4) Migracion (5) Miguel Barnet (1) Miguel Diaz-Canel (25) Mike Perez (1) mike porcel (1) Mike Tyson (9) Militares (35) militares cubanos (28) militares venezolanos (12) Militarismo (17) milton friedman (1) minas (4) minerales (23) Minint (24) minorias (2) Miriam Celaya (1) miseria (71) Misterios (23) Mitt Romney (36) MLC (3) MMA (125) moda (10) Modelo chino (8) modelos economicos (2) Mohammed Morsi (13) momias (1) Monarquias (8) moneda (11) moneda virtual (3) mongolia (2) Montaner (7) montreal (1) Movilizacion contra Castro (1) Movimiento 26 de Julio (1) Movimiento Cristiano Liberacion (3) Mozambique (1) Mubarak (9) muerte (42) muerte asistida (1) Muertes del Castrismo (171) Muertos de la Revolucion (10) Mugabe (8) Muhammad Ali (5) Mujeres (148) Mujeres cubanas (95) mulsumanes (7) multiculturalismo (10) Mundo (1076) Muro de Berlin (14) Musica (167) Musica Cubana (242) Musica-tecnologia (2) musicos (12) Musicos cubanos (232) Musicos ubanos (1) muslims brotherhood (57) mussolini (1) Musulmanes (224) myanmar (6) nacion (1) Nacionalismo (1) Nadal (3) namibia (5) nanomedicina (1) nanotecnologias (15) Napoleon (2) narcoguerrilla (21) Narcotrafico (52) Nasa (64) National Security Agency (19) naturaleza (22) navy seal (2) nazismo (17) Negociacion politica (120) negocios (39) negros (5) Nelson Mandela (16) Neocastrismo (492) neocons (8) neonazis (2) nepal (9) Nepotismo (6) nerd (1) Neruda (2) Network (1) neutralidad (1) New York (28) New York Times (9) Newsweek (1) Niagara Falls (4) nicaragua (22) Nicolas Maduro (107) nigeria (2) Nik Wallenda (1) Nikita Jrushchov (3) ninos (196) Niquel (17) Niurka Marcos (1) nivel de vida (8) Noam Chomsky (1) nomeklatura (6) nomekltarua (3) nomen (1) Nomenklatura (425) Norberto Fuentes (11) Norteamerica (3) norteamericanos (5) noruega (14) Nostradamus (1) Noticias (8) NSA (11) nudismo (2) nueva zelandia (13) Nuevo Herald (7) Obama (20) Obama's Group (12) Obamacare (38) Obamunismo (1) Occidente (45) occupy movement (16) Ochoa (14) Odalanier Solis (7) Odio (3) odlanier solis (12) OEA (33) Ofelia Acevedo (1) Ofensiva revolucionaria (1) Oferta y demanda (7) oil sands (2) Olimpiadas (2) Oliver Stone (2) ollanta humala (3) Olof Palme (1) OLPL (14) ontario (19) Ontologia (3) ONU (53) Operacion Caguairan (2) Opiniones (4) Opositores (767) opostiores (15) Orestes Lorenzo (1) Organizaciones politicas del exilio (83) organs trade (1) Orlando Zapata Tamayo (81) orlov (9) osama bin laden (81) oscar de la hoya (1) Oscar Elias Biscet (25) Oscar Espinosa Chepe (20) Oscar Haza (5) Otan (55) OTZ (1) ovnis (12) OWS (33) OZT (56) Pablo Escobar Gavirias (6) Pablo Milanes (22) Padre Conrado (1) Paises emisores de turismo (30) Pakistan (46) paladares (8) Palestina (67) Panama (25) pancho cespedes (3) Panfilo (5) papua (1) paquistan (1) paquito D'rivera (5) paradigmas (8) paraguay (5) paraguay. Cuba (2) Paramilitares (4) paranormal (2) Parche (1) Paris Hilton (1) parlamento (6) Partido Comunisa de Cuba (43) partido comunista (33) Partido Comunista de Cuba (7) Partido Democrata (88) Partido politicos (49) Partido Republicano (98) Partido Socialista Unido Venezolano (1) partidos politicos (12) pastor terry jones (1) Patricio de la Guardia (2) patriotismo (1) paul krugman (16) Paul Ryan (2) Pavonato (1) Paya (102) paypal (2) paywall (1) Paz (6) PCC (10) PDVAL (1) PDVSA (14) peacemakers (1) Pederastia (1) Pedofilia (3) pedolfilia (1) pedro campos (3) Pedro Diaz Lanz (5) Pedro Luis Boitel (5) Pedro Luis Diaz Lanz (1) Pedro Luis Ferrer (5) pedro pablo oliva (3) Pelota (65) Pelota cubana (272) Peloteros cubanos en grandes ligas (206) Pena de muerte (5) Pensadores cubanos (5) Pensamiento politico (2) pensiones (3) Pentagono (80) Penultimos Dias (3) pequenos negocios (3) percepcion (4) Perdon (2) Perez Roque (10) Perfil de Raul (2) Periodismo (9) periodistas (17) Periodistas cubanos (17) periodistas independientes (31) Peronismo (1) Persona del ano (1) personalidades (23) Peru (16) perugorria (2) Peso cubano (15) PETA (1) Petrocasas (3) Petroleo (184) Petroleo cubano (197) PIB [GDP] (1) picasso (1) Piedad Cordova (1) pinochet (1) pinttura (4) Pintura Cubana (37) piratas (7) Plan de Raul (2) planificacion (4) Playa Giron (23) playas (8) Plaza Tiannamen (7) po0 (1) poblacion (94) Poblacion y dinero (99) Pobreza (226) pobreza estructural (44) poder (6) Poder Politico (130) Poder politico en Cuba (36) Poder Popular (9) Poesia (19) Poker (1) Polemica (5) Policia (78) Politica (63) politica exterior (8) politica fiscal (1) Politica internacional (5) Politica Monetaria (2) Politica norteamericana hacia Cuba (1) Political correctness (10) politicamente correcto (3) politicos (83) Polo Norte (1) polonia (8) Polucion (1) ponzi scheme (3) popularidad (2) Populismo (10) Porno (5) Porno para Ricardo (18) pornografia (6) Portugal (11) posada carriles (4) posicion comun (4) post Fidel (4) Post-castrismo (4) Post-fidelismo (5) Postcastrismo (30) Postcastro (1) Postcomunismo (1) PostFidel (2) Postfidelismo (13) Precios (26) Precios en el mercado informal (3) predicciones (8) premio (9) Premio 11 de Abril (2) Premio al Buen Corazon (1) Premio Blog Acido (1) Premio Blog Desmentido (1) Premio Blog Dorado (2) Premio Eta Kanpora (1) Premio Huella 2008 (5) Premio Nobel (26) Premio Nobel de Economia (2) premio nobel de la paz (6) Premio Nobel de Literatura (5) Premio Ortega y Gasset (3) Premio Sajarov (2) Premio San Miguel Arcangel (1) Premios (11) Premios 11 de Abril (1) Prensa (43) prensa cubana (48) Prensa Extranjera (70) Presidente de Cuba (1) Presidio Politico (38) Presos (55) Presos de conciencia (82) presos politicos (51) Presupuesto (106) Presupuesto Militar (2) pride (2) Primavera Negra (76) prisioneros (7) Prisioneros de conciencia (57) Prisioneros de concienciencia (1) privacidad (64) productividad (3) Producto Interno de Cuba (1) profecias (6) Programa politico (10) Progreso (2) Prohibiciones (2) pronosticos (13) Propaganda (232) Propiedad (2) Propiedad intelectual (1) Propiedad privada (4) proselitismo (2) Prosperidad (1) Prostitucion (86) Protesta (28) Protestas (546) provocacion (15) Proyecto Varela (7) PSUV (1) publicidad (1) Pueblo (5) Puerto Rico (5) Punto 0-0 (1) puppets (1) Putin (124) Pymes (52) Qatar (5) quantum computer (2) Quebec (3) Quejas de la poblacion (35) Queubec (1) Quinquenio Gris (1) Racionamiento (4) Racismo (50) radio frequency wapons (1) Radio Marti (13) radioactividad (31) Rafael Alejandro Hernandez Real (1) Rafael Correa (22) rafael rojas (3) rahm emanuel (5) ramadan (1) Ramiro (20) Rances Barthelemy (1) randy alonso (3) raperos cubanos (1) Raul (566) Raul Castro (12) raul familia (12) Raul Reyes (16) Raul Rivero (7) Raul y Fidel Castro (3) Raulismo (16) Razas en Cuba (1) RDA (12) Real politik (1) rebeldes (55) rebelion (1) reciclaje (1) reconciliacion nacional (1) Reconstruccion (1) Recrutamiento de agentes (8) Red Avispa (57) Redes sociales (37) redistribucion (1) Reflexiones (4) reforma en cuba (236) reforma migratoria (104) Reforma Monetaria (41) Reforma politica (4) Reformas (86) Reformas economicas (474) Reformas economicas. (1) Reformas raulistas (143) Refugiados (4) Regionalismo (1) Reina Tamayo (30) reinaldo arenas (5) Reinaldo Escobar (23) reino unido (107) Relaciones Cuba-Estados Unidos (5) Relaciones Internacionales (2) Relevo generacional (5) Religion (173) religiones afrocubanas (32) Remolcador (6) Renuncia (2) Renuncia de Fidel (1) rep checa (1) repatriacion (2) Reporteros sin Fronteras (6) Represioin (33) Represion (1326) Represion a los intelectuales (94) Repsol (16) Republica Checa (5) Republica Dominicana (11) resistencia popular (3) reunificacion (1) reunificacion familiar (6) revolucion (7) revolucion arabe (5) revolucion cubana (43) Revolucionarios (2) reynier aguero (1) richard branson (6) Richard Nixon (5) ricos (20) riesgo (2) rigondeaux (25) Riqueza (22) Rob Ford (1) robert kennedy (1) robertico robaina (2) Robots (35) rockets (33) Roger Federer (2) ron cubano (10) ronald reagan (10) Rosa Diez (1) Rosa María Payá (32) Rosita Fornes (2) Ruinas (2) Rumania (16) rumanos (1) Rumores (3) rupert murdoch (1) Rusia (359) Saddam Hussein (1) sahara occidental (1) Salarios (29) Salman Rushdie (1) Salud (346) salud cubana (131) Salud de Fidel (64) Salud de Raul (2) Salud publica (320) same sex marriage (1) Sandinistas (1) Sandino (1) santiago de cuba (4) Sara Marta Fonseca (1) Sarah Palin (14) sarajevo (1) satelite (11) Sats. Cuba (39) Scarabeo 9 (6) secret service (3) Secretario de Defensa (2) Secretario de Estado (1) Secreto (14) secretos militares (10) Secuestrados (21) Secuestros (38) securidad del estado (1) Seguridad (32) seguridad cubana (22) Seguridad del Estado (65) Seguridad nacional (70) seguridad personal (11) seguridad social (4) Seguros (7) Selman (2) Semiotica (2) senadores (31) serbia (3) Sergio Ramirez (1) sexo (64) Sharia (15) Sherrit (19) siberia (2) Sicilia (1) Sicologia (35) Sicologia politica (11) Sida (10) Silvio Benitez (20) Silvio Rodriquez (29) silvito el libre (4) Simon Bolivar (3) sina (23) Sindicatos (26) Sindrome de la Indefension Adquirida (7) Sindrome del Neocastrismo (59) Singapur (2) siquiatria (9) Siria (90) smartphone (8) smog (1) sms (1) Soberania (1) Social (1) social media (4) social network (1) Socialdemocracia (4) Socialismo (55) socialismo de mercado (3) Socialismo del Siglo XXI (19) socialistas (42) Sociedad (80) Sociedad Civil (26) Sociedades Secretas (1) Sociologia (29) sofia loren (1) software (2) sol (11) soldados (26) Solidaridad (7) Solzhenitsyn (3) Somalia (16) Sonia Garro (8) Soros (1) sri lanka (1) st.piere (1) st.pierre (2) Stalin (23) Stephen Hawking (10) steve jobs (12) stock market (6) stratfor (3) Subastas (18) submarinos (1) Subversion (3) Sucesion (153) Sucesores (99) Sucre (3) Sudafrica (28) Sudal del Sur (1) Sudan (4) suecia (18) Suelos (1) suerte (11) suicidio (21) suiza (7) sundance (2) Susan Boyle (1) Susan Rice (2) Swat team (4) Tabaco Cubano (29) tabacos cubanos (3) tabaquismo (3) Tabu (1) tailandia (3) taiwan (10) Taladrid (1) talento (2) Taliban (65) Tania Bruguera (1) Tarata (1) task force (1) tattoo (4) taxpayers (2) Tea Party (15) Teatro cubano (10) tecnologia (191) ted cruz (17) ted kennedy (1) Telecomunicaciones (60) Television (13) tendencias (1) Tenis (8) Teoria Economica (70) Teoria Politica (41) Terremotos (29) terromotos (6) Terrorismo (442) terroristas (376) terry fox (1) Terry Jones (2) Texas (3) thailandia (3) the beatles (6) thi (1) Think Tank (269) Tibet (20) tiburones (4) Tierra (52) Times (7) timor oriental (1) Tina Turner (1) Tiro fijo (2) tolerancia (1) tomas piard (2) tony blair (2) tony castro (20) Tony Cortes (4) Tony de la Guardia (9) Toronto (75) Torturas (17) Totalitarismo (21) trabajadores por cuenta propia (28) trabajadores publicos (1) trabajos (10) Tracey Eaton (28) trafico de armas (48) Trafico de drogas (89) trafico de organos (2) trafico de personas (13) tragedias (2) Transicion (165) Transporte (25) Trasvestismo (4) Tratado de Libre Comercio (1) travesti (1) tren (17) tribunal internacional (1) Trilateral (2) trinida y tobago (1) Trotsky (1) trudeau (1) Tsunami (10) tunez (16) Tupamaro (1) Turismo (24) Turismo Cuba (113) Turquia (18) TV cubana (7) Tv Marti (11) twiter (5) Twitter (40) tycoon (5) UCI (14) Ucrania (34) UFC (55) ufo (10) uigur (1) UJC (13) Umap (7) Underground (1) Uneac (30) Uneac. Censura (9) UNESCO (1) Unidad politica (2) union (1) Union Europea (92) Union Sovietica (106) Universidad (76) Universo (65) Univision (1) UNPACU (48) Upec (3) uranio (3) Uribe (3) Uruguay (12) US Grants (2) US Presidentes (50) uzbekistan (2) Vacilon (1) vaclav havel (4) Valores y normas de conductas (11) Van Van (3) Vaticano (62) Vejez (3) Venezuela (459) Venezuela crisis (42) venezuela economia (2) Venezuela elecciones (50) venezuela-china (5) Venezuela-Cuba-Rusia-China-Iran (1) Venezuela-Estados Unidos (23) Venezuela-Rusia (5) Ventas (1) Verizon Scandal (1) VI Congreso del PCC (46) Via China (3) Viajes a Cuba (184) viajes al exterior (8) vicente botin (1) victimas del 911 (7) victor mesa (1) Vida (30) vida extraterrestre (19) Vida Guerra (1) Video (30) video juegos (9) viejos (5) Viet Nam (25) Violencia (19) Virgen del Cobre (4) virtual (1) Virus (12) Vitali Klitschko (1) Vivienda (172) Vladimiro Roca (13) Voces del Barrio (8) volcanes (9) Walesa (11) wall street (31) walmart (5) Welfare (7) Wendy Guerra (4) whistleblower (3) whistleblowers (1) wi-fi (3) WikiLeaks (143) wikipedia (4) william levy (1) Willy Chirno (6) Wilman Villar Mendoza (26) Wilmar Villar Mendoza (1) windows (1) winston churchill (4) World Trade Center (18) World Trade Organization (1) wynoma ryder (1) Xi Jinping (9) xiomara laugart (6) XXX (1) yahoo (3) Yaoutube (1) Yasiel Puig (11) yasser arafat (9) Yeltsin (4) yemen (36) Yo acuso al gobierno cubano (1) Yoani (274) Yoany (19) Yoenis Cespedes (10) yoga (5) Yohandry (6) yoko ono (1) Youtube (15) yuan (6) yuri gagarin (3) Zawahri (1) zelaya (1) Zimbawe (8) Zoe Valdes (22) Zona Franca Mariel (32) Zumbado (1)

La columna de Cubanalisis

NEOCASTRISMO [Hacer click en la imagen]

NEOCASTRISMO [Hacer click en la imagen]
¨Saturno jugando con sus hijos¨/ Pedro Pablo Oliva

Seguidores

Carta desde la carcel de Fidel Castro Ruz

“…después de todo, para mí la cárcel es un buen descanso, que sólo tiene de malo el que es obligatorio. Leo mucho y estudio mucho. Parece increíble, las horas pasan como si fuesen minutos y yo, que soy de temperamento intranquilo, me paso el día leyendo, apenas sin moverme para nada. La correspondencia llega normalmente…”

“…Como soy cocinero, de vez en cuando me entretengo preparando algún pisto. Hace poco me mandó mi hermana desde Oriente un pequeño jamón y preparé un bisté con jalea de guayaba. También preparo spaghettis de vez en cuando, de distintas formas, inventadas todas por mí; o bien tortilla de queso. ¡Ah! ¡Qué bien me quedan! por supuesto, que el repertorio no se queda ahí. Cuelo también café que me queda muy sabroso”.
“…En cuanto a fumar, en estos días pasados he estado rico: una caja de tabacos H. Upman del doctor Miró Cardona, dos cajas muy buenas de mi hermano Ramón….”.
“Me voy a cenar: spaghettis con calamares, bombones italianos de postre, café acabadito de colar y después un H. Upman #4. ¿No me envidias?”.
“…Me cuidan, me cuidan un poquito entre todos. No le hacen caso a uno, siempre estoy peleando para que no me manden nada. Cuando cojo el sol por la mañana en shorts y siento el aire de mar, me parece que estoy en una playa… ¡Me van a hacer creer que estoy de vacaciones! ¿Qué diría Carlos Marx de semejantes revolucionarios?”.
¨La patria es dicha de todos, y dolor de todos, y cielo para todos, y no feudo ni capellaní­a de nadie¨ - Marti

"No temas ni a la prision, ni a la pobreza, ni a la muerte. Teme al miedo"
-
Giacomo Leopardi

¨Por eso es muy importante, Vicky, hijo mío, que recuerdes siempre para qué sirve la cabeza: para atravesar paredes¨Halvar de Flake [El vikingo]

"Como no me he preocupado de nacer, no me preocupo de morir" - Lorca

"Al final, no os preguntarán qué habéis sabido, sino qué habéis hecho" - Jean de Gerson

"Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie" - Giuseppe Tomasi di Lampedusa

"Todo hombre paga su grandeza con muchas pequeñeces, su victoria con muchas derrotas, su riqueza con múltiples quiebras" - Giovanni Papini


"Life is what happens while you are busy making other plans" - John Lennon

"Habla bajo, lleva siempre un gran palo y llegarás lejos" - Proverbio Africano

"No hay medicina para el miedo" - Proverbio escoces

"El supremo arte de la guerra es doblegar al enemigo sin luchar"
- Sun Tzu

"You do not really understand something unless you can explain it to your grandmother" - Albert Einstein

"It is inaccurate to say I hate everything. I am strongly in favor of common sense, common honesty, and common decency. This makes me forever ineligible for public office" - H. L. Menken

"I swore never to be silent whenever and wherever human beings endure suffering and humiliation. We must always take sides. Neutrality helps the oppressor, never the victim. Silence encourages the tormentor, never the tormented" - Elie Wiesel

"Stay hungry, stay foolish" -
Steve Jobs

"If you put the federal government in charge of the Sahara Desert , in five years ther'ed be a shortage of sand" - Milton Friedman

"The tragedy of modern man is not that he knows less and less about the meaning of his own life, but that it bothers him less and less" - Vaclav Havel

"No se puede controlar el resultado, pero si lo que uno haga para alcanzarlo" -
Vitor Belfort [MMA Fighter]

Liborio

Liborio
A la puerta de la gloria está San Pedro sentado y ve llegar a su lado a un hombre de cierta historia. No consigue hacer memoria y le pregunta con celo: ¿Quién eras allá en el suelo? Era Liborio mi nombre. Has sufrido mucho, hombre, entra, te has ganado el cielo.

Para Raul Castro

Cuba ocupa el penultimo lugar en el mundo en libertad economica solo superada por Corea del Norte.

Cuba ocupa el lugar 147 entre 153 paises evaluados en "Democracia, Mercado y Transparencia 2007"

Cuando vinieron

Cuando vinieron a buscar a los comunistas, Callé: yo no soy comunista.
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, Callé: yo no soy sindicalista.
Cuando vinieron a buscar a los judíos, Callé: yo no soy judío. Cuando vinieron a buscar a los católicos, Callé: yo no soy “tan católico”.
Cuando vinieron a buscarme a mí, Callé: no había quien me escuchara.

Reverendo Martin Niemöller

Martha Colmenares

Martha Colmenares
Un sitio donde los hechos y sus huellas nos conmueven o cautivan

CUBA LLORA Y EL MUNDO Y NOSOTROS NO ESCUCHAMOS

Donde esta el Mundo, donde los Democratas, donde los Liberales? El pueblo de Cuba llora y nadie escucha.
Donde estan los Green, los Socialdemocratas, los Ricos y los Pobres, los Con Voz y Sin Voz? Cuba llora y nadie escucha.
Donde estan el Jet Set, los Reyes y Principes, Patricios y Plebeyos? Cuba desesperada clama por solidaridad.
Donde Bob Dylan, donde Martin Luther King, donde Hollywood y sus estrellas? Donde la Middle Class democrata y conservadora, o acaso tambien liberal a ratos? Y Gandhi? Y el Dios de Todos?
Donde los Santos y Virgenes; los Dioses de Cristianos, Protestantes, Musulmanes, Budistas, Testigos de Jehova y Adventistas del Septimo Dia. Donde estan Ochun y todas las deidades del Panteon Yoruba que no acuden a nuestro llanto? Donde Juan Pablo II que no exige mas que Cuba se abra al Mundo y que el Mundo se abra a Cuba?
Que hacen ahora mismo Alberto de Monaco y el Principe Felipe que no los escuchamos? Donde Madonna, donde Angelina Jolie y sus adoptados around de world; o nos hara falta un Brando erguido en un Oscar por Cuba? Donde Sean Penn?
Donde esta la Aristocracia Obrera y los Obreros menos Aristocraticos, donde los Working Class que no estan junto a un pueblo que lanquidece, sufre y llora por la ignominia?
Que hacen ahora mismo Zapatero y Rajoy que no los escuchamos, y Harper y Dion, e Hillary y Obama; donde McCain que no los escuchamos? Y los muertos? Y los que estan muriendo? Y los que van a morir? Y los que se lanzan desesperados al mar?
Donde estan el minero cantabrico o el pescador de percebes gijonese? Los Canarios donde estan? A los africanos no los oimos, y a los australianos con su acento de hombres duros tampoco. Y aquellos chinos milenarios de Canton que fundaron raices eternas en la Isla? Y que de la Queen Elizabeth y los Lords y Gentlemen? Que hace ahora mismo el combativo Principe Harry que no lo escuchamos?
Donde los Rockefellers? Donde los Duponts? Donde Kate Moss? Donde el Presidente de la ONU? Y Solana donde esta? Y los Generales y Doctores? Y los Lam y los Fabelo, y los Sivio y los Fito Paez?
Y que de Canseco y Miñoso? Y de los veteranos de Bahia de Cochinos y de los balseros y de los recien llegados? Y Carlos Otero y Susana Perez? Y el Bola, y Pancho Cespedes? Y YO y TU?
Y todos nosotros que estamos aqui y alla rumiando frustaciones y resquemores, envidias y sinsabores; autoelogios y nostalgias, en tanto Louis Michel comulga con Perez Roque mientras Biscet y una NACION lanquidecen?
Donde Maceo, donde Marti; donde aquel Villena con su carga para matar bribones?
Cuba llora y clama y el Mundo NO ESCUCHA!!!

Suscribirse Cuba Independiente

CIF: Cuba Independiente http://CubaIndependiente.blogspot.com Registro (c) Copyright: ® DIN 189297780000 Gerente By: www.copyrightwww.com