CONTRA EL PINGALISMO CASTRISTA/ "Se que no existe el consuelo que no existe la anhelada tierrra de mis suenos ni la desgarrada vision de nuestros heroes. Pero te seguimos buscando, patria,..." - Reinaldo Arenas

Mostrando entradas con la etiqueta empresas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta empresas. Mostrar todas las entradas

jueves, mayo 29, 2014

Neocastrismo: Cuba prepara Ley de Empresa Estatal

Cuba tendría en 2015 una nueva Ley de Empresa Estatal, con el propósito de establecer un ambiente de gestión empresarial único para todas las compañías del país dentro del proceso de "actualización" de su modelo económico.
"Se está creando un lenguaje único a nivel empresarial", expresó Grisel Tristá Arbesú, jefa del Area de Perfeccionamiento de Entidades de la gubernamental Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo.
Durante una intervención en la televisión local hace dos días, Tristá Arbesú apuntó que se trabaja en esa legislación, a raíz de las nuevas normas que inciden en los cambios de la empresa estatal socialista en la isla.
El propósito de estas normativas, divulgadas el pasado 28 de abril, es otorgar "más independencia y autonomía" al grupo de firmas del Estado, para que estén en condiciones de "ocupar el verdadero papel que le corresponde" en el desarrollo de la economía nacional.
La Gaceta Oficial de la República de Cuba en su edición extraordinaria No. 21 publicó los cambios en pos de separar las funciones estatales de las empresariales.
Entre los cambios más importantes resalta que, en el transcurso del año, las cerca de 2.500 empresas estatales podrán, luego de cumplir con el encargo estatal, "comercializar sus excedentes o inejecuciones al precio que fije la relación entre la oferta y la demanda".
Los salarios ahora serán fijados por las empresas en función de su productividad y ganancias, en tanto las utilidades podrán ser distribuidas entre los trabajadores como estímulo, siempre que los resultados de las auditorías financieras sean aceptables y no se deteriore la productividad.
Las empresas "podrán retener hasta el 50 por ciento de las utilidades después del impuesto al cierre del año", un 20 por ciento más de lo establecido hasta ahora.
Tristá Arbesú afirmó que las facultades de más independencia y autonomía dadas a las empresas estatales se van consolidando con respaldo jurídico y un impacto gradual y directo en las compañías.
Precisó, no obstante, que este es un proceso "gradual" que "aumenta la responsabilidad" de los empresarios, quienes hasta ahora estaban más acostumbrados a administrar recursos que a tener iniciativas pues estas eran orientadas por los respectivos ministerios.
El 90 por ciento de la economía de Cuba estaba controlada por el Estado hasta el año 2008 y casi toda la fuerza laboral calculada en unos 5 millones de trabajadores eran empleados estatales.
A partir de ese año, el presidente Raúl Castro comenzó a implementar diversas medidas económicas y sociales, como la reducción de las "abultadas" plantillas estatales y la desregulación de pequeños servicios minoristas, para incentivar la producción y la eficiencia.
La autonomía de las empresas estatales marcó el inicio de la fase "más compleja" de las transformaciones económicas en Cuba, que incluye la nueva Ley de Inversión Extranjera, la consolidación de las cooperativas urbanas, la creación de mercados mayoristas y la eliminación de la dualidad monetaria (actualmente circulan el peso cubano y la moneda CUC equivalente al dólar).
El gobierno sostiene que la empresa estatal seguirá siendo el eslabón más importante del modelo socialista cubano, pero con un rol diferente que implica más eficiencia y competitividad y nuevos métodos de utilización de los recursos.

Share/Bookmark

lunes, mayo 26, 2014

La “empresa socialista” cubana, los mitos y la desmemoria histórica [III y final]

cubanalisis
1ra parte >>
2da parte >>
 
Dr. Eugenio Yáñez
Los últimos años de Fidel Castro en activo

El período especial resultó de maravillas para el estilo de dirección de Fidel Castro. Con el pretexto de la fortaleza sitiada exacerbado al máximo, y la escasez de recursos materiales y financieros a lo largo y ancho de la Isla, lo que menos le interesaba al Comandante en Jefe era algo diferente a su estilo caótico, voluntarista, que los aduladores pretenden describir como “carisma”. Súmese a eso el hecho innegable de que la salud del dictador se iba deteriorando a causa de su edad y dolencias que arrastraba desde mucho antes, y se podrá perfilar la forma en que funcionaba el gobierno cubano en momentos tan críticos.

El quinto congreso del Partido Comunista, celebrado entre el 8 y el 10 de octubre de 1997, resultó, como de costumbre, en la imposición de los criterios de Fidel Castro por sobre los del resto de los aparatos de dirección partidista y la base de militantes. Siempre sustentados en sus delirios y fantasías, al mismo nivel de dislate que aventuras anteriores como el Cordón de La Habana, la zafra de los diez millones de toneladas de azúcar, o la meta de producir más leche por caballería que Estados Unidos o más queso que Holanda, los acuerdos del quinto congreso del partido expresaban que la eficiencia era el objetivo central de la política económica como elemento de mayor potencialidad en el país, de manera que utilizando adecuadamente los recursos, reduciendo los costos y elevando la productividad del trabajo se ampliarían las exportaciones y consiguientemente mejoraría el acceso a los mercados de capital e inversiones.

¿Suena conocido? Naturalmente, era la misma cantaleta comenzada desde 1959 y que nunca se lograba materializar por la ineficiencia propia de un sistema social implantado por la fuerza.

De manera que ese congreso resultaba un disparate más -a la vez que sería el último cónclave que presidiría Fidel Castro como máximo jefe, aunque en aquel momento no se sabía- y se planteaba objetivos y tareas más propios de una historia de Alicia en el País de las Maravillas que de un plan serio, efectivo y responsable para el desarrollo de la economía nacional en medio de un terrible y alucinante “período especial en tiempo de paz”.

Así, se señalaron por el congreso partidista lugares comunes y metas y tareas imposibles o absurdas, como las siguientes:

·         Los principales sectores, ramas y esferas que generaban divisas deberían lograr una creciente relación favorable entre ingresos y gastos que se tradujera en el incremento de aportes netos al país y permitieran financiar otras actividades y el desarrollo.
·         La agricultura no cañera debería contribuir significativamente al balance externo del país con mayores producciones exportables, tradicionales y nuevas.
·         La agroindustria azucarera debería recuperar su papel estratégico en la economía.
·         Los ingresos externos netos de ambas actividades agrícolas deberían financiar la importación de alimentos que no se pudieran producir nacionalmente y generar un excedente para su propio desarrollo y el de otros sectores.
·         Las exportaciones deberían diversificarse y modificar su estructura hacia productos con mayor valor agregado y servicios de alta calificación.
·         Debería enfatizarse en la disciplina laboral y tecnológica y en la eficiencia energética y productiva.
·         La política inversionista y su eficacia serían cruciales para incrementar la eficiencia.
·         Los recursos de inversión importados deberían obtenerse a partir de créditos externos a la entidad, sin afectar los aportes en divisas que los inversionistas deberían hacer a la economía.
·         La sustitución de importaciones y ahorros en el consumo material serían objetivos prioritarios para reducir costos de producción en recursos externos y nacionales.
·         La situación y manejo de los recursos financieros por las empresas estarían sometidos a las tensiones pronosticadas para el conjunto de la economía.
·         Se implementaría la introducción de instrumentos de pago descontables, el estímulo y sanción a deudores con descuentos e intereses por mora, el perfeccionamiento de la gestión comercial y financiera y otras fórmulas para acelerar la rotación del dinero
·         La cooperación entre empresas debería propiciar, mediante contratos de servicios, el uso efectivo de equipos, laboratorios y maquinaria en general, limitando la inversión irracional, en particular en equipamiento con costos de adquisición y mantenimiento no justificables.
·         Emplear técnicas modernas de gestión empresarial, adecuadas a las características cubanas, basadas en las mejores y más avanzadas prácticas contemporáneas, así como el amplio uso de todas las posibilidades de las tecnologías y servicios de información y telecomunicaciones, constituirían prioridad del país para la mayor eficiencia en la gestión y los procesos productivos.
·         Hacer estudios de mercado y practicar una política gerencial dinámica y coherente como condición indispensable para acceder a ingresos y segmentos de mercado para las exportaciones.
·         Toda producción debería ser planificada integralmente teniendo en cuenta la demanda solvente a cubrir y las características de los compradores, y respaldada por un plan de negocios desde la compra de materias primas hasta la realización de lo producido.
·         Incrementar acumulación de reservas estatales para asegurar estabilidad del desarrollo económico ante situaciones excepcionales.
·         La ciencia, innovación y asimilación de tecnologías serían esenciales en la elevación de la eficiencia y condición primordial para el desarrollo, por lo que seguirían siendo de máxima prioridad.
·         Elevación de la calidad de la producción para consumo nacional y exportación, que comprendería integralmente requerimientos de elementos utilizados en el proceso, como maquinarias, locales, materias primas y materiales, higiene y seguridad del trabajo, fuerza de trabajo y preservación del medio ambiente.
·         La estricta observancia de la legislación y regulaciones para la protección del medio ambiente, recuperación y reciclaje de materias primas, deberían convertirse en norma de conducta obligada de organismos, empresas y ciudadanía en general.

Está de más decir que todos esos propósitos y sueños de una noche de verano terminaron en la entelequia y el vacío absoluto, y prácticamente nada de lo que se pretendía se logró, porque a pesar de que las muy difíciles condiciones del período especial reclamaban precisamente lo contrario -creatividad, descentralización, iniciativas, nuevos mercados y nuevas formas de gestión- el congreso partidista prefirió más de lo mismo todo el tiempo, independientemente de la palabrería hueca y proyectos sin sentido con que se adornaban esos cónclaves, que todos los escribas domesticados de la prensa oficialista exaltaban.

Fidel Castro dejó de visitar las provincias y se contentaba con enviar a sus amanuenses del Grupo de Coordinación y Apoyo a informarse y reportar la situación. Muchas veces ninguno de esos funcionarios tenía mayor nivel que los controlados, aunque se les guardara pleitesía por su cercanía con el máximo jefe, lo que fue debilitando la disciplina jerárquica. Esto, de conjunto con las visitas de ministros sin poder real a los diferentes territorios del país, fue desvinculando al Comandante de las realidades en la base, y fortaleció al máximo el papel y el poder de los primeros secretarios provinciales del partido, que en la práctica se fueron convirtiendo en verdaderos jefes de aire, mar y tierra en sus territorios, donde funcionaban con una relativa independencia que les permitía prácticamente hacer lo que desearan, siempre y cuando no obstaculizaran la aplicación de las decisiones de Fidel Castro.

El Consejo de Ministros prácticamente dejó de funcionar, y las escasas reuniones que se realizaban en esta instancia eran del Comité Ejecutivo del consejo de ministros, integrado por los vicepresidentes del gobierno, pero muchas veces, ante la ausencia de Fidel Castro y del sustituto oficial, Raúl Castro, era Carlos Lage, en su condición de secretario de ese consejo, quien las presidía. Si Lage llevaba “las riendas” del gobierno era solo en los aspectos económicos, pues en realidad nunca tuvo acceso ni mando en actividades militares, del ministerio del interior, de política exterior, salud pública o del ministerio de cultura, que se consideraban atribuciones exclusivas de Fidel Castro.

Cuando en noviembre de 1999 apareció el niño balsero Elián González flotando sobre una cámara de neumático en las aguas cercanas a las costas de Estados Unidos, después de la salida clandestina de Cuba por parte de su mamá y otras personas, que terminó en naufragio, Fidel Castro volcó inmediatamente toda su actividad, energías y recursos hacia en el “rescate” del niño-balsero que declaraba secuestrado, y obligó al país a vivir meses de extraordinaria tensión y gigantescas movilizaciones populares, que paralizaban numerosas actividades económicas y docentes.

Comenzaba a gran escala una “batalla de ideas” que se mantendría, contra toda lógica y sentido de la eficiencia, hasta la salida por enfermedad de Fidel Castro de sus cargos en el gobierno y el partido a fines de julio del 2006. Las cosas llegaron al extremo de que fue designado uno de los recaderos de Castro, salido de las “hornadas” de jóvenes que él designaba a su alrededor, en el absurdo cargo de vicepresidente del gobierno para la batalla de ideas.

Decisiones disparatadas de ese tipo se repitieron con los programas de los “trabajadores sociales”, establecidos en el año 2000, que constituyeron una especie de “guardia castrista” formada por jóvenes a cargo de vigilar e impedir hechos de corrupción que se suscitaban en todo el país, como en la venta de combustible y otras actividades, llegando a constituir grupos de choque compuestos por jóvenes supuestamente “puros” para desarrollar lo que llamaron un ejercicio profesional competente profesionalmente y comprometido con el proyecto ideo-político de la Revolución. A la tarea original se le sumaron el estudio de niños con bajo peso y otros estudios genéticos en coordinación con el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, informes sobre personas pensionadas que recibían asistencia, la atención de campamentos de verano para niños con necesidades especiales, informes sobre personas discapacitadas, estudios de población en zonas de difícil acceso, colaboración internacional, y otras tareas definidas como “de alta sensibilidad”.

En junio del 2001 Fidel Castro anunciaba durante un discurso en Güines, provincia de La Habana, el comienzo de una “larga y difícil batalla” por la liberación de los espías de la Red Avispa condenados por espionaje en Estados Unidos. Después de unas dos horas de discurso, sufrió un desvanecimiento que desató de inmediato la alarma entre sus más cercanos colaboradores. Al rato reapareció en la tribuna señalando que se encontraba bien y que posteriormente hablaría, lo que hizo esa noche, culpando al esfuerzo de preparar su discurso y al calor por el desvanecimiento, y queriendo bromear señaló “cualquiera diría que me hice el muerto para ver el entierro que me hacían”. Sin embargo, para toda Cuba y el mundo quedó claro que la salud del Comandante estaba resentida.

Entre otros proyectos descabellados de Fidel Castro en aquella época estuvo la “revolución energética”, comenzada en 2004, con la que se pretendía la sustitución de las viejas centrales termoeléctricas por generadores eléctricos y “grupos electrógenos” que deberían resultar más eficientes y evitar averías como las que continuamente se suscitaban en todos esos años del período especial, aunque la escasez de combustible y energía, y los consabidos “apagones” en el servicio eléctrico, habían sido una constante desde la década de los sesenta del siglo pasado.

Los extremos de ridiculez de este programa llegaron no solamente a la importación masiva de bombillos ahorradores de energía, lo cual sin dudas resultaba positivo. Sin embargo, en estos momentos hay un gran debate en Venezuela, porque se plantea que desde Cuba se le vendió a ese país millones de bombillos ahorradores de energía que contienen una nociva carga de mercurio que constituyen un peligro para la salud. No se dispone todavía de estudios demostrativos de esta denuncia en Venezuela, ni está claro en estos momentos si esos bombillos son similares a los distribuidos masivamente en Cuba, donde nunca se ha dicho nada en la prensa oficial, naturalmente, de un eventual peligro de tales bombillos distribuidos por órdenes de Fidel Castro.

El disparate se extendió hasta la absurda sustitución obligatoria de refrigeradores, cocinas eléctricas, ollas y ventiladores de origen estadounidense, fabricados en los años cincuenta, que todavía funcionaban en las viviendas de muchos cubanos, por artículos de fabricación china, llamados módulos de cocción eléctrica eficiente, vendidos a crédito a precios altísimos a la población, y que muchas veces terminaban rotos y fuera de servicio antes que se hubieran terminado de pagar. La guinda del pastel de esta peculiar revolución energética fue, sin dudas, la exhibición en la televisión nacional del Comandante en Jefe, primer secretario del partido comunista de cuba y presidente del consejo de estado y del consejo de ministros, explicando a las amas de casa cubanas cómo utilizar las ollas eléctricas y cómo cocinar arroz.

De más está decir que con ese disloque en el funcionamiento del país y la economía nacional era imposible pretender buscar lógica o estructura a un inexistente sistema de dirección económica, y ni por asomo se podía pensar en alguna autonomía empresarial. El voluntarismo y la improvisación, sin planes realmente bien definidos, hacían que la economía se moviera como si nadara en una piscina de leche condensada. Los planes no se conocían a ciencia cierta y mucho menos se cumplían, las actividades de planificación y control resultaban prácticamente un chiste de mal gusto, la interferencia partidista en las funciones de gobierno y Estado era cada vez más evidente, y las figuras “jóvenes” alrededor de Fidel Castro eran cada vez más los protagonistas de muchísimas acciones en la prensa y para la galería, aunque en realidad no tenían un verdadero poder, como se pudo comprobar posteriormente.

La salud de Fidel Castro se deterioraba continuamente. El 21 de octubre del 2004, al terminar un discurso en Santa Clara, tropezó bajando de la tribuna, cayó estrepitosamente y se fracturó al menos la rodilla, con fuertes contusiones también en la clavícula y el brazo. Se trataba de un sencillo tropezón, no un desvanecimiento como en el 2001, pero de nuevo volvieron a surgir rumores sobre su salud y sus capacidades, disparando una vez más las alertas de los colaboradores más cercanos y los aduladores.

Sin embargo, fue el 17 de noviembre del 2005, en la Universidad de La Habana, cuando anunció la posible reversibilidad del socialismo en Cuba, motivada por “errores propios” en la conducción revolucionaria, cuando por primera vez reconoció que todo no estaba tan consolidado como se decía, ni se podía contar incondicionalmente con un supuesto monolitismo de la dirección revolucionaria.   

Estas palabras que entonces pronunció, unidas a las evidentes muestras de su deterioro de salud, sí encendieron totalmente las alarmas:

¿Puede ser o no irreversible un proceso revolucionario?, ¿cuáles serían las ideas o el grado de conciencia que harían imposible la reversión de un proceso revolucionario? Cuando los que fueron de los primeros, los veteranos, vayan desapareciendo y dando lugar a nuevas generaciones de líderes, ¿qué hacer y cómo hacerlo? Si nosotros, al fin y al cabo, hemos sido testigos de muchos errores, y ni cuenta nos dimos”.

Los comandantes guerrilleros más cercanos a Fidel Castro, los más veteranos de la Sierra Maestra, conocían la realidad: estaba gravemente enfermo, y un desenlace fatal podría producirse en cualquier momento. Se comenzaron a tomar medidas para tal eventualidad, resaltando el papel y figura de Raúl Castro como el sustituto “natural” del Comandante, a la vez que se decía que el único sustituto posible para Fidel Castro era el Partido. Se reactivó a toda prisa el Secretariado del Comité Central, que había sido desactivado desde el cuarto congreso del PCC en 1991, con la misión -no declarada públicamente- de asegurar la dirección del aparato partidista tras la muerte del Comandante en Jefe.

La historia es conocida: Fidel Castro no falleció, pero de hecho tampoco siguió vivo. Cayó gravemente enfermó y limitado para desarrollar sus funciones. El 31 de julio del 2006 transfirió todos sus cargos “con carácter provisional” a Raúl Castro, y designó para algunas tareas que él atendía personalmente a cercanos colaboradores. Con el tiempo, la transferencia de poderes pasó de provisional a permanente, y poco a poco una parte de los colaboradores designados en la Proclama de transferencia de poderes fueron siendo separados de sus cargos y quedaron “fuera del juego”, por decisión de Raúl Castro.

La era de Raúl Castro: del 2006 hasta hoy

Mucho se ha hablado y escrito sobre las características del funcionamiento de la sociedad y la economía cubanas desde que Raúl Castro se hizo cargo del poder en Cuba; a veces con profundo conocimiento de causa, otras veces prácticamente sin saber lo que se dice. No vale la pena volver a describir aquí en detalles estos casi ocho años de gobierno del llamado general-presidente, tiempo de sobra en cualquier país democrático para que un presidente o jefe de gobierno culmine su período de gestión, independientemente de los resultados que haya podido lograr, o antes, si no obtiene resultados positivos.

Diremos, simplemente, a manera de resumen, que Raúl Castro ha intentado presentar un estilo de dirección diferente, pretendiendo, sin renegar de su héroe eterno Fidel Castro, desterrar la improvisación, el caudillismo extremo y las veleidades del Comandante en Jefe al frente del país, a la vez que le ha otorgado mucho más peso y protagonismo a las instituciones, por encima de  personalidades y múltiples “vacas sagradas” que existen en el país, y aspirando a lograr efectividad y eficiencia en la gestión para poder enrumbar la economía por derroteros más aceptables.

Y para un proyecto que implica una vigorosa reanimación de la economía, era fundamental reestructurar la empresa estatal, considerada por el gobierno de Raúl Castro como el eslabón fundamental y decisivo para el funcionamiento del ambiguo proyecto socialista que ha sido delineado en las alturas del parnaso neocastrista, ya que el régimen pretende concentrarse en las actividades mayores y más importantes, dejando el resto a los socios “menores”. Es decir, que alrededor de la empresa estatal, que se entiende tenga un nivel de autonomía necesario y suficiente, deben girar, depender y subordinarse las cooperativas, los campesinos privados y los cuentapropistas del país.

Para esas empresas estatales (unas 2,500 en todo el país, que controlan aproximadamente el 80% de la economía nacional) es fundamental un nivel tal de autonomía que posibilite, primero, su coordinación con las Organizaciones Superiores de Dirección Empresarial (OSDE), que son las nuevas instituciones cubanas que sustituyen y asumen las funciones empresariales que se desarrollaron desde los ministerios durante casi más de medio siglo. Y por consiguiente, que sea en las empresas y no en la administración pública donde se decidan los destinos de la economía socialista que se pretende, sin renunciar a que las líneas magistrales de desarrollo y los objetivos fundamentales de la economía nacional que establezcan las OSDE en base a una planificación central que deberá ser cada vez más indicativa y orientadora y menos directiva y restrictiva.

Que ese objetivo se haya logrado o no hasta este momento es lo que puede argumentarse y discutirse, pero aparentemente esas han sido las intenciones de Raúl Castro, declarando simultánea y continuamente que él nunca fue “electo” para desmontar el socialismo en Cuba, sino para “perfeccionarlo”, aunque casi todos saben, aunque no lo puedan decir en público en el país, que ese “socialismo” de corte totalitario es irreformable.

Para expresar lo más resumidamente posible las transformaciones en el funcionamiento de la economía introducidas en tiempos de Raúl Castro, puede verse a continuación este listado que ni pretende ser exhaustivo ni está expresado en orden cronológico ni tampoco en orden de prioridades o trascendencia, sino de manera sencillamente aleatoria.

 RESUMEN DE LOS CAMBIOS FUNDAMENTALES INTRODUCIDOS EN CUBA DURANTE LA ERA DE RAÚL CASTRO
 
  • Autorizar el trabajo privado a más de 440,000 cuentapropistas, aunque algunos rellenan fosforeras o pasean perros, y otros cientos de miles han devuelto sus licencias

  • Entregar tierras estatales en usufructo a trabajadores privados para utilización en la agricultura y la ganadería

  • Anunciar el proyecto de desaparición del peso cubano convertible (CUC) y volver a establecer el peso cubano (CUP) como única moneda circulante en el país

  • Autorizar a los trabajadores privados a contratar empleados

  • Permitir y fomentar el establecimiento de cooperativas no agropecuarias

  • Nueva ley de inversión extranjera

  • Emisión de bonos para financiar la deuda generada por el déficit presupuestario

  • Desactivar las falsas Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC)

  • Creación de la Zona Económica Especial de El Mariel

  • Disolución o reestructuración de Ministerios y creación de Organizaciones Superiores de Dirección Empresarial (OSDE)

  • Retirar al Estado de la administración de servicios personales (barberías, peluquerías, zapaterías, reparación de electrodomésticos, taxis)

  • Ofrecer créditos a la población para construcción y reparación de viviendas

  • Autorización de ventas a crédito para adquirir en las tiendas que venden en CUC ollas de presión eléctricas, arroceras, y de presión convencional, y cocinas eléctricas y su equipamiento

  • Establecer niveles de pago diferenciado a los deportistas, acabando el mito del “deporte aficionado”

  • Reconocer la propiedad de autos y viviendas, y permitir su compraventa

  • Comenzar la venta de vehículos nuevos y de uso, aunque a precios astronómicos

  • Autorización a inmobiliarias estatales y mixtas para rentar locales y viviendas a cubanos

  • Resoluciones para ampliar los marcos de la autonomía empresarial y deslindar y segregar funciones estatales y empresariales

  • Establecer el fin del igualitarismo social

  • Proclamar que cada cual reciba de acuerdo a lo que se gane con su trabajo

  • Restablecimiento de un sistema de impuestos para todos los trabajadores

  • Eliminar las escuelas en el campo

  • Eliminar las microbrigadas

  • Eliminar la “revolución energética”

  • Eliminar los “trabajadores sociales”

  • Eliminar “la batalla de ideas”

  • Eliminar el Grupo de Apoyo al Comandante en Jefe

  • Autorizar a un grupo empresarial extranjero (brasileño) a administrar un central azucarero en Cuba

  • Reducir drásticamente el “trabajo voluntario” y los “domingos rojos”

  • Eliminar prohibiciones de acceso a hoteles y centros turísticos

  • Permitir a los cubanos poseer computadoras y teléfonos celulares

  • Autorizar acceso (restringido y de mala calidad) a Internet (a precios abusivos)

  • Raúl Castro anunció que el actual sería su último período de ejercicio en el poder

  • Establecer que ningún dirigente pueda estar más de diez años en el cargo

  • Nombrar a un civil “no histórico” segundo al mando en el Estado y el gobierno

  • Autorizar a la casi totalidad de los cubanos, incluidos muchísimos opositores, a viajar al extranjero y regresar posteriormente a su país

  • Autorizar a (cantidades limitadas de) emigrados a regresar a vivir a Cuba

  • Realizar mensualmente reuniones periódicas del gobierno e informar sobre ellas y sus acuerdos en la prensa (aunque con información incompleta y confusa)

  • Pedir a los dirigentes que no se sientan capaces de cumplir sus obligaciones que renuncien, sin que hacerlo se considere como algo vergonzoso.

  • Experimento para autorizar a algunas empresas a vender sus excedentes en el mercado interno

Todas estas medidas pueden ser evaluadas de muy diferente manera, siempre de acuerdo al cristal con que se miren: quienes desean ver que en la Cuba de Raúl Castro se están produciendo importantísimos cambios, querrán ver en cualquiera de ellas una muestra evidente de los cambios que se están produciendo en dirección hacia la economía de mercado. Algunos de los más entusiastas de este grupo, en base a ello, son capaces hasta de enviar cartas abiertas al presidente Obama pidiéndole que aplique medidas ejecutivas para ampliar “los cambios ya en marcha” en la relación con Cuba, y para ello sostienen que acciones de esa naturaleza representarían un claro apoyo a la sociedad civil en Cuba.

Sin entrar en la mordaz polémica que se ha desatado en los últimos días sobre el tema en todos los escenarios donde se discute el dilema cubano, es necesario señalar que, aunque las intenciones de los firmantes fueran las mejores con relación al futuro del pueblo cubano, -lo que en algunos casos estaría por demostrarse más allá de toda duda-, es difícil entender cómo algunas de las acciones que se solicitan al presidente Obama podrían funcionar sin tener el aval del gobierno de Raúl Castro. Un ejemplo sería el de que empresas privadas en EEUU sean autorizadas a exportar directamente a cuentapropistas en Cuba, bajo el principio de que esa sería una forma de fortalecerlos; lo que no queda claro es cómo esto sería viable en un país donde el comercio exterior, constitucionalmente, es monopolio estatal. Tampoco es comprensible por qué los promotores de esa iniciativa no le solicitan al gobierno de Raúl Castro medidas similares a esas como contraparte para poder completar la ecuación que se desea impulsar.

Por su parte, hay otros grupos que se niegan a ver avance o funcionalidad en cualquier medida que se tome por parte de la dictadura en el campo de la economía, porque nunca son acompañadas de las reformas políticas tan necesarias para el país. Algo que, visto sensatamente, puede ser un planteamiento de peso y trascendencia, comienza a perder fuerza y vigor cuando se intenta desconocer que, por ejemplo, la entrega de tierras en usufructo a trabajadores agrícolas puede contribuir no solamente a la elevación de la producción agropecuaria en el país, sino también a darle un sentido de autonomía a quien recibe esa tierra, que ya no debería depender tanto del todopoderoso Estado cuando tiene posibilidades de trabajar por su cuenta, plantearse sus propios objetivos y decidir en que forma organiza y administra su trabajo y sus recursos para poder lograr lo que se propone.

Igualmente, si bien es cierto que autorizar la compraventa de autos y viviendas en Cuba no puede considerarse que sea el inicio de un mercado de vehículos automotores y de bienes raíces, es indudable que esa medida flexibiliza en algo las continuas restricciones en que viven los cubanos y les dan ciertas posibilidades que no disfrutaron durante casi medio siglo, aun cuando los precios de esos bienes sean prácticamente inalcanzables si se calculan desde el salario promedio de los trabajadores.

En definitiva, cada una de las medidas del régimen dependen del punto de vista de quien analice, pero es indudable que en estos casi ocho años bajo las órdenes de Raúl Castro las condiciones no son exactamente iguales a las vividas durante los largos casi cuarenta y siete años del mando directo de Fidel Castro.  Por eso, para bien o para mal, aunque no hayan ocurrido sustanciales modificaciones políticas, las reglas bajo las que se funciona en la economía del “raulismo” son diferentes, y por tanto lo son también las conductas y los resultados de esa manera de funcionar.

Ya señalamos anteriormente que Raúl Castro se caracteriza por un estilo de dirección diferente al de su hermano mayor cuando destierra la improvisación, el caudillismo extremo y veleidades al frente del país; no pretende que alguien considere que él es “carismático”, y le ha otorgado más peso y protagonismo a las instituciones que a las personalidades, buscando más efectividad y eficiencia en su gestión. Eso explica el profundo interés que puso en celebrar el sexto congreso del partido comunista, que se desarrolló del 16 al 19 de abril de 2011 y se concentró básicamente en la aprobación de los llamados Lineamientos de Política Económica y Social del Partido y de la Revolución Cubana, mientras que los temas de vida interna partidista y los de las relaciones con el estado, gobierno y organizaciones políticas fueran relegados para una sesión diferida que fue denominada Primera Conferencia Nacional del Partido, celebrada los días 28 y 29 de enero del 2012.

Naturalmente, no tiene que coincidir necesariamente lo intentado con lo logrado por el gobierno hasta ahora, y pueden haber y de hecho hay diferentes interpretaciones, y los criterios, como es natural, no son unánimes Además, es de esperar, en aras de la buena salud del análisis y el razonamiento, que continúe la polémica seria, responsable y profesional alrededor de este tema.

Las regulaciones más recientes

Uno de los aspectos que más debate ha generado en los últimos tiempos ha sido la ley de inversión extranjera y la creación de la Zona de Desarrollo Especial de El Mariel (ZDEM). Curiosamente, estas decisiones no solamente han recibido el cuestionamiento por parte de los adversarios, sino también por parte de algunos oficialistas y de grupos que se consideran revolucionarios y socialistas, pero no comparten todas o muchas de las posiciones económicas del gobierno “raulista”.   

Para los oficialistas con más alma de lacayos, la ley de inversiones es la varita mágica que garantizará el desarrollo para un socialismo próspero y sostenible, consigna de moda, sin nada que cuestionar; otros oficialistas, sin embargo, consideran que la ley deja puntos pendientes que debieron haber sido aclarados, como el del por qué la intervención de una empresa estatal intermediaria para contratación de los trabajadores, “servicio” por el que apropia del 20% del salario contratado de cada trabajador en cualquier actividad donde exista inversión extranjera.  Para quienes cuestionan diversas aristas del sistema desde adentro, le ley se refiere al socialismo, pero en realidad abre muchas puertas al capital extranjero y al neoliberalismo; y para quienes se consideran adversarios, la ley se queda corta en muchos aspectos, uno de los más importantes prohibir la posibilidad de invertir en Cuba a los cubanos de la Isla y la diáspora, mientras que ofrece amplísimas garantías y posibilidades a los extranjeros.

Por eso es importante retomar el debate alrededor de la ley 118 de 1914, de inversión extranjera, aprobada el 29 de marzo de este año, que entrará en vigor a los noventa días de tal aprobación, y cuyo texto oficial fue publicado en la Gaceta Oficial a mediados de abril. Esta legislación es complementada por las modificaciones al Decreto Ley 252 del Consejo de Estado y al Decreto 281 del Consejo de Ministros, que se aplican a las empresas comprendidas en el llamado “perfeccionamiento empresarial”, así como por otras tres resoluciones, para todas las empresas del país, de los ministerios de Trabajo y Seguridad Social y de Finanzas y Precios.

Una de las primeras informaciones sobre la ley de inversión extranjera, fue la elaborada por un corresponsal extranjero en La Habana, muy devoto a solicitar opiniones a cubanos en el extranjero que generalmente tienen puntos de vista muy parecidos a los del gobierno en La Habana, o a clasificar como “analista” a personas que durante su vida no han dado muestras de analizar demasiadas cosas. Ese periodista señaló, erróneamente, que las empresas estatales acababan “de obtener autonomía por primera vez en medio siglo”, cuando en realidad todavía no han obtenido nada. Además, como se ha demostrado en esta serie de trabajos sobre el tema, no es la primera vez en Cuba que se anuncia que se dotaría a la empresa estatal con un cierto nivel de autonomía sin que eso se concrete.

Según este despistado corresponsal, un economista cubano que no quiso ser identificado señaló que “está aún por ver el poder de tomar decisiones de los gerentes cubanos, que están más acostumbrados a administrar recursos que a tener iniciativas, debido al miedo a perder el cargo por equivocarse”. Esta opinión del anónimo economista es, sin dudas, una que no debería despreciarse, aunque no sea la única percepción válida sobre el tema.

Sin embargo, en mi experiencia personal de más de catorce años trabajando ese tema como docente y consultor con muchos cientos de dirigentes de empresas estatales, “corporaciones”, y funcionarios de la administración pública, militares, y de órganos de gobierno provinciales y locales, llegué al convencimiento de que mis alumnos directores de empresas y corporaciones no tenían ningún miedo en abstracto, sino que sabían que si se salían del trillo indicado serían “tronados”. Sin embargo, deseaban con todas sus fuerzas que finalmente se les permitiera trabajar con autonomía, y se sentían muy capaces de hacerlo, porque muchos de ellos consideraban, aunque nunca pudieran o quisieran decirlo públicamente, que sus “superiores” en ministerios o en órganos locales del gobierno sabían menos del tema y tenían menos experiencia que ellos mismos, que estaban día a día tomando decisiones “en la concreta”.

En otras palabras, el miedo a la autonomía empresarial no existe tanto entre los directores de empresas y corporaciones como en la burocracia ministerial, provincial y municipal, que sabe perfectamente que si las empresas son facultadas para tomar todo un conjunto de decisiones que hasta ahora se les han impuesto siempre desde arriba, el resultado sería sencillamente que esa burocracia haría más evidente que nunca su carácter superfluo y su inutilidad, y tendría que desaparecer en aras de la racionalidad económica.

Es por eso que Pavel Vidal, un joven y reputado economista cubano que actualmente es profesor en la Universidad Javeriana de Cali, Colombia, especificó que esa “es de las tareas más complejas que enfrenta la reforma y donde menos evidencia internacional concluyente existe. No parece existir suficiente evidencia, ni siquiera en las reformas de Vietnam y China, de cómo hacer eficiente y crear los incentivos adecuados en el sector empresarial estatal” en un país comunista. Vidal, sin dudas, entiende mucho mejor el problema que el corresponsal arriba citado, que aparentemente le entrevistó.         

Con las nuevas regulaciones que flexibilizan la definición del objeto social de las empresas y que se deben implementar paulatinamente, los directivos empresariales podrán trabajar con mejores condiciones para tomar decisiones, pues decidirán qué actividades secundarias y de apoyo realizar, además de poder comercializar sus excedentes a precios de oferta y demanda.

Los indicadores directivos se reducirán a siete: ventas netas, utilidad del periodo, encargo estatal, ventas para exportación, aporte por rendimiento de la inversión estatal, rotación del capital de trabajo, y aporte en divisas (mientras exista la dualidad monetaria). Habrá que ver si el gobierno central es capaz de limitarse a estos indicadores directivos y, lo que resulta más importante aun, si estos estarán conjugados desde su origen y, por lo tanto, podrán interactuar adecuadamente sin crear distorsiones para la economía nacional o para las empresas.
La aprobación del Plan de la empresa, que hasta ahora correspondía al Ministro o al presidente del Consejo de Administración Provincial, la realizará el Presidente de la Organización Superior de Dirección Empresarial (OSDE). Las empresas podrán distribuir el salario hasta el límite de sus posibilidades económicas y financieras mientras no se sobrepase el gasto de salario por peso de valor agregado planificado, si son empresas comprendidas en el proceso de “perfeccionamiento empresarial”. Para todas las demás, esas decisiones corresponderán a las OSDE. De cualquier manera, son atribuciones de las que ya no dispondrían ni los organismos de la Administración Central del Estado (ACE) ni los órganos locales del poder popular.
Las empresas podrán retener hasta el 50% de las utilidades después de impuestos, lo que constituye un 20 % más de lo establecido hasta ahora. Crearán reservas para incrementar capital de trabajo, financiar inversiones, investigación y desarrollo, capacitación, y para amortizar créditos bancarios. Además, podrán distribuir utilidades como estímulo a los trabajadores si la empresa ha pasado una auditoría financiera con resultados satisfactorios en los últimos 18 meses, si cumplió los indicadores directivos y ha mantenido la correlación ingreso medio-productividad. Para las instancias “superiores” pues, quedaría, en el mejor de los casos, la realización de auditorías financieras y la comprobación del cumplimiento de los indicadores directivos (siete en total) y la correlación ingreso medio-productividad. Con estas regulaciones, como se comprenderá, evidentemente empiezan a sobrar desde ya muchos burócratas que vegetan en la ACE o los órganos locales de poder.

De acuerdo a lo declarado por el régimen, el proceso de “perfeccionamiento” del modelo económico ha entrado en su etapa “más compleja” con estas medidas que se comenzarán a implementar. Sin embargo, la cúpula gobernante podría estar, tras esas nuevas regulaciones, en peligro de morderse la cola, en caso de que no lograra superar el círculo vicioso que atenaza la economía cubana desde hace mucho tiempo. Ahora más que nunca necesita aumentar la producción y la eficiencia empresarial para que se pueda disponer de más recursos, pero eso no puede lograrse “a lo Machado Ventura”, pidiendo continuamente más esfuerzo y más ingerencia del partido comunista. Ya se sabe que eso no funciona.
Es imprescindible y fundamental para lograr los objetivos que se plantea el gobierno que las empresas estatales, además de la autonomía que aparentemente se otorga con la nueva legislación, reciban del Estado recursos materiales y financieros suficientes para poder aumentar la producción y la productividad, y por lo tanto la eficiencia. Simultáneamente, tendrían que coordinar todas sus actividades productivas con lo que en Cuba se empeñan en llamar “sector no estatal”, integrado por las cooperativas, campesinos y actividades privadas (cuentapropistas) que estuvieran en condiciones de actuar como complemento de sus actividades, para que realmente se justifique el rol preeminente que se les asigna a priori a las empresas estatales, pero que deberán demostrar en la práctica diaria.

No puede verse a esos otros sectores, como hacen algunos entre los más retrógrados del régimen y la burocracia, como mal necesario que no queda más remedio que tolerar por necesidades imperiosas. Parece un enfoque más sensato, aunque desde el punto de vista conceptual no sea necesariamente correcto, el planteado por Miguel Díaz-Canel, primer vicepresidente del Consejo de Estado y del gobierno cubano, al señalar: “No es el sector no estatal de una economía neoliberal; éste es un sector no estatal que vemos como un complemento de la economía estatal”.
Sin embargo, fundamentalmente en el sector de las cooperativas no agropecuarias (CNA) existen bastantes problemas que deben ser solucionados con urgencia, siendo el primero el hecho de que esas CNA dependen para su funcionamiento de la dirección y regulaciones de los mismos ministerios y órganos locales que durante medio siglo han dificultado la acción y el funcionamiento de las empresas estatales, y no van a modificar fácilmente sus hábitos y malas conductas de siempre por el hecho de que se trate de cooperativas. Solamente ahora, después de tanto tiempo de autorizarlas, se comienzan a dictar las normas para que las CNA puedan establecer cuentas bancarias y utilizar otros servicios financieros.
Tantas han sido las trabas, requisitos y dificultades establecidas para la constitución y funcionamiento de las cooperativas, que de 498 propuestas solamente se aprobaron 246, es decir, menos de la mitad. Como regla, el proceso desde la presentación inicial hasta la aprobación definitiva tarda más de un año: los documentos exigidos deben ser elevados primero al Consejo de Administración Municipal, que los revisa y aprueba para enviarlos al Consejo de Administración Provincial, que también tiene que aprobarlos, para entonces pasarlos al ministerio correspondiente en dependencia de la actividad que vaya a realizar la cooperativa.
Si finalmente el burócrata del ministerio que revisa la propuesta le da el visto bueno, debe elevarla a su vez al ministro para que la firme y sea enviada a la Comisión de Implementación de los Lineamientos de Política Económica y Social del Partido y de la Revolución Cubana, donde se revisan todos los documentos. En el proceso, los cooperativistas deben llenar más formularios todavía, pues cada instancia tiene documentos propios además de los establecidos por la ley. Finalmente, si la propuesta sobrevive toda la parafernalia que ha sido establecida, deberá ser aprobada por el Consejo de Ministros, que ya es el paso final que se requiere para crear una cooperativa de barberos y peluqueras, de plomeros, de reparación de calzado, de pintores de brocha gorda o de peluqueros de perros.

Como resultado de todo ese absurdo laberinto burocrático, ya comenzó a suceder lo de siempre. Los aspirantes a cooperativistas renuncian a esos tortuosos caminos establecidos por irracionales regulaciones, y se asocian “clandestinamente” o “sin papeles”; obtienen licencia de cuentapropistas y comienzan a trabajan asociados entre ellos con las mismas reglas que lo hacen los cooperativistas “legales”; elaboran estatutos colectivos, eligen a su liderazgo y reparten beneficios, aunque a efectos de la legislación esa cooperativa sin autorización de la burocracia “no existe”. Como vemos, el enfoque autista y la glorificación del absurdo siguen siendo elementos clave para entender el alcance del “perfeccionamiento del modelo” neocastrista. 

A pesar de dificultades como las señaladas, es indudable que esta legislación recién aprobada bajo la dirección de Raúl Castro aspira a poner en práctica el sistema de dirección de la economía (aunque el régimen no desee llamarlo así). Como ese sistema incluye la correspondiente autonomía empresarial, requisito sine qua non para que pueda funcionar y tenga oportunidades de obtener algún éxito, es el proyecto económico más avanzado, profundo, serio y radical que se haya planteado en Cuba durante más de cincuenta años de revolución dicen que socialista.
Nunca el llamado Nuevo Sistema de Dirección y Planificación de la Economía (NSDPE), copiado del fracasado modelo soviético retocado con tímidas reformas que se intentaron en 1965 bajo Leonid Brezhnev, se planteó avanzar tanto ni llegar tan lejos, a pesar de que había sido lo más serio y profundo que se había intentado antes de la era de Raúl Castro.
Mucho menos tiene que ver con el supuesto proyecto de “financiamiento presupuestario” en la década de los sesenta del siglo pasado, con las empresas consolidadas como bandera, que se decía que respondía al “espíritu del Che”, y que la leyenda atribuyó desde el punto de vista teórico al economista soviético Yevsei Liberman: una falsa atribución, pues el argentino quería  hacer funcionar la economía, casi exclusivamente mediante estímulos morales, esfuerzo y satisfacción del deber cumplido, características que deberían definir al utópico hombre nuevo socialista cubano que falleció antes de haber nacido.
Y menos aún todavía que ver con la aberración llamada “Proceso de rectificación de errores y tendencias negativas”, que encabezó Fidel Castro personalmente a partir de 1986, con los “contingentes” como modelo empresarial paradigmático, del que no se ha podido ni se podrá encontrar nunca un sustrato teórico, porque no existe ni puede existir un dislate conceptual de esa magnitud, que pasará a la historia como la forma más eficiente, rápida y segura de destruir cualquier economía en cualquier parte del mundo.
Lo cual no garantiza de ninguna manera que el proyecto que se lleva a cabo en Cuba en estos momentos pueda tener éxito automático, aunque se implementara en las mejores condiciones posibles, cosa que se sabe que es prácticamente imposible en una Cuba que, por mucho que lo intente, no logra diferenciarse demasiado del Macondo de Cien años de Soledad.
A causa del estilo de dirección de los viejos guerrilleros que controlan el poder, aunque cada vez hayan dejado más la administración del día a día a personas mucho más jóvenes y preparadas que ellos.
A causa de la permanente injerencia del partido comunista en todas las actividades de la economía nacional, la dirección empresarial y la sociedad en su conjunto.
Y, más que nada, por una razón muy sencilla que no acaba de aceptar la gerontocracia aferrada al poder ni la izquierda carnicera en todo el mundo, que se proclama “amiga de Cuba” cuando en realidad no es más que amiga del régimen.
Y esa razón es que, por mucho que se intente y todo lo que se haga, el “socialismo real” ha sido, es y será irreformable. Así de sencillo.

Share/Bookmark

lunes, mayo 12, 2014

La “empresa socialista” cubana, los mitos y la desmemoria histórica [I]

cubanalisis
Dr. Eugenio Yáñez
Una vez más -la enésima- se dictan disposiciones con el supuesto objetivo de ampliar la autonomía operativa de las empresas estatales “socialistas” en Cuba, y una vez más desde el mismo nacimiento de las disposiciones se establecen las trabas y coyundas para que ello no sea posible.

¿Quiénes entonces se deslumbran con las nuevas noticias sobre el funcionamiento de las empresas? Los economistas de segunda; los corresponsales extranjeros en la Isla que en vez de pretender entender el funcionamiento del régimen cubano sin saber ni dónde están parados tal vez harían mejor dedicándose a conocer más detalles de la realidad cubana; los “expertos” en el tema cubano -incluyendo académicos, “analistas” y malabaristas del lenguaje hueco- que consideran que esa historia comenzó hace un par de años, o en el mejor de los casos en la era de Raúl Castro a partir del 2008 o del 2006, porque no están claros cuándo deben considerar que comenzó; periodistas de pacotilla en España, Estados Unidos y América Latina fundamentalmente, dispuestos a hablar de lo que no saben; y naturalmente, los agentes de influencia del régimen, que perfectamente pueden ser a la vez componentes de las otras categorías anteriormente mencionadas.
 
Aunque no entienden del todo de qué se trata, se toman muy en serio las aseveraciones de los burócratas gubernamentales de que la nueva tramoya representa una etapa más compleja en la llamada actualización y perfeccionamiento del supuesto “modelo” que se viene aplicando en los últimos años.

Ahora se refieren a las modificaciones al Decreto Ley 252 y al Decreto 281 publicadas en la Gaceta Oficial Extraordinaria No. 21 que afectan a la ley de empresas, así como también a las tres resoluciones de los Ministerios de Trabajo y Seguridad Social y de Finanzas y Precios -¿sabrán los personajes anteriormente mencionados la diferencia que existe en Cuba entre un Decreto-Ley, Decreto y Resolución?- como si ahora estuvieran descubriendo el Mediterráneo, sin enterarse de que esta historia del “perfeccionamiento” y la autonomía de las empresas estatales en Cuba -y en el mundo del socialismo real- es tan antigua como la misma toma del poder por los partidos comunistas.
 
Un poco de historia
 
En Cuba, reino de la desmemoria solamente comparable con el prodigioso Macondo de García Márquez, esa historia comenzó muy temprano.

En mayo de 1959, con la primera ley de reforma agraria, el gobierno confiscó una enorme cantidad de tierras y latifundios, pero solamente distribuyó entre los campesinos y trabajadores del campo una pequeña parte de ellas, en contra de lo que había prometido tantas veces, y el resto, aproximadamente el 30% del fondo de tierras del país, lo convirtió en las primeras empresas estatales “revolucionarias”, las llamadas “Granjas del Pueblo”, modelo de ineficiencia y desorden desde el mismo momento de su creación.

Al año siguiente, se produjeron las confiscaciones de las grandes empresas de capital extranjero y nacional, arraigadas de mucho tiempo en el país y con una capacidad gerencial de primerísima línea en comparación con el nivel de administración empresarial existente en América Latina, pues tomaban muy de cerca las experiencias gerenciales de Estados Unidos para el funcionamiento de la economía cubana.

El 28 de junio de 1960 la Resolución 166 del Gobierno Revolucionario intervino la planta de Texaco en Santiago de Cuba. Tres días después, las instalaciones de Esso y Shell en La Habana. El 5 de julio la Ley Escudo facultaba al Presidente y al Primer Ministro a nacionalizar empresas y bienes foráneos vía expropiación forzosa, garantizando su correspondiente indemnización (que nunca se produjo). 
 
En agosto de ese mismo año el gobierno inició un proceso de nacionalización y fueron expropiados un grupo de intereses norteamericanos radicados en Cuba, incluyendo 26 compañías que poseían tres refinerías de petróleo, las empresas de electricidad y teléfonos, y 36 de los mejores centrales azucareros del país, que producían el 36 por ciento del total nacional de azúcar, con volumen similar a lo que elaboraban entonces Hawai y Puerto Rico juntas.
 
En septiembre de 1960 se confiscaron los bancos norteamericanos The First National City Bank of New York, The First National Bank of Boston y The Chase Manhattan Bank. Posteriormente, en octubre, le llegó el turno a todos los bancos extranjeros y cubanos, con excepción de los canadienses. La medida incluyó a instituciones bancarias y 44 bancos privados, entre éstos varios extranjeros.
 
El golpe final se llevó a cabo con la Ley 890 del 13 de octubre de 1960 contra la gran empresa privada cubana, que utilizaba como pretexto para las confiscaciones anteriores y las que se llevarían a cabo con esta Ley lo señalado en uno de sus Por Cuanto, que rezaba: “Muchas de las grandes empresas privadas del país lejos de asumir una conducta consistente con los objetivos y metas de la transformación revolucionaria de la economía nacional, han seguido una política contraria a los intereses de la Revolución y del desarrollo económico, cuyos signos más evidentes y notorios han sido el sabotaje a la producción; la extracción del numerario sin reinversiones adecuadas; la utilización exagerada de los medios de financiamiento sin empleo del propio capital operativo con la ostensible finalidad de acumular efectivo y de invertirlo en el extranjero previa obtención clandestina de divisas, y el abandono frecuente de la dirección directa de las fabricas lo que, en muchas ocasiones, ha obligado la intervención por el Ministerio del Trabajo en evitación preventiva de la crisis laboral que el cierre o la disminución de la producción puedan crear”.  

La ley 890 dispuso la “nacionalización mediante expropiación forzosa de todas las empresas industriales y comerciales, así como las fábricas, almacenes, depósitos y demás bienes y derechos integrantes” de un conjunto de propiedades que abarcaba 105 centrales azucareros, 18 destilerías, 6 fábricas de ron, cerveza y hielo, 3 de jabonería y perfumería, 5 de derivados lácteos, 2 fábricas de chocolate, 1 molino de harina, 7 fábricas de envases, 4 de pintura, 3 empresas químicas, 6 de metalurgia básica, 5 papelerías, 1 fábrica de lámparas, 61 fábricas de textiles y confecciones, 16 molinos de arroz, 7 fábricas de productos alimenticios, 2 de aceites y grasas comestibles, 47 almacenes de víveres,  11 tostaderos de café, 3 droguerías, 13 tiendas por departamento, 8 empresas de ferrocarriles, 1 imprenta, 11 circuitos cinematográficos y cines, 19 empresas de construcción, 1 de electricidad, y 13 marítimas y portuarias.

Para hacerse cargo de los negocios confiscados, el “gobierno revolucionario” asignó esas unidades, así como otras confiscadas anteriormente, en dependencia de las actividades a las que se dedicaban, a diferentes dependencias del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA), tales como la Administración General de Ingenios, el Departamento de Industrialización, el  Departamento de Producción, y la Oficina Comercial del INRA, así como a la Corporación Nacional de Transportes, la Imprenta Nacional de Cuba, al Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos, al Ministerio de Obras Públicas y al Departamento de Fomento Marítimo.

Para quienes no estén enterados o lo hayan olvidado, el Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA), el organismo más poderoso de Cuba en esa etapa inicial de 1959-60 era presidido por Fidel Castro, entonces Primer Ministro del Gobierno, y el Departamento de Industrialización del INRA lo dirigía Ernesto Guevara, que de eso sabía mucho menos que de medicina, aunque ya en su osadía había aceptado la dirección del Banco Nacional de Cuba al ser nombrado para el cargo en noviembre de 1959.

De manera que Fidel Castro, un abogado que nunca había trabajado en su vida, se hizo cargo, además del 30% de las mejores tierras agrícolas del país que ya controlaba desde la primera ley de reforma agraria, de 382 grandes empresas industriales y comerciales y los bancos cubanos y extranjeros. Y nombró para que lo apoyara a un argentino que se decía médico (aunque nunca nadie haya visto su título) que llevaba tres años en el país, dos de ellos en las montañas, que dirigiría el Banco Nacional de Cuba y el Departamento de Industrialización del INRA, luego Ministerio de Industrias con Guevara como Ministro, hasta su salida de Cuba en 1965, cargos solo nominales, pues el grueso de la actividad del argentino se concentraba en la subversión en África y América Latina.
 
Como era de esperar, los barbudos en el poder, sin experiencia laboral ni formación gerencial, y muchas veces sin una formación intelectual rigurosa ni técnica, no sabían qué hacer con ese nuevo y masivo regalo de centenares de empresas y bancos que se habían adjudicado ellos mismos.

Lo primero que se les ocurrió fue ponerle el apellido de “nacionalizada” al nombre de la compañía de la que se apropiaban, cesar a la dirección encontrada al momento de la confiscación, y nombrar al frente del negocio a alguien que, antes que todo, fuera “revolucionario”. En pocas ocasiones el “revolucionario” dominaba la actividad gerencial en esa empresa, y muchas veces se nombraba al supuesto revolucionario aunque no supiera lo más mínimo de como gestionar la actividad. En ocasiones, aunque se tratara de personas con un expediente delictivo y antecedentes penales que no fueran precisamente un modelo de virtud.

De manera que, desde octubre de 1960, las empresas estatales “del pueblo”, formadas por el 30% de las mejores tierras agrícolas y ganaderas del país, centenares de empresas manufactureras, de servicios, y bancos, comenzaron a padecer improvisaciones, locuras, inventos desafortunados y cualquier cosa que surgiera de las mentes calenturientas de Fidel Castro y Ernesto Guevara en un intento desesperado de hacerlas funcionar y resultar eficientes.  Aquellos negocios que los dueños privados y personal de dirección profesional y muy bien preparado hacían funcionar como un mecanismo de relojería hasta que fueron confiscados a pesar de sequías, ciclones, crisis económicas mundiales, y guerras en todo el mundo, dejaron de funcionar bien. Y desde entonces esas crisis y fenómenos naturales son pretextos favoritos del régimen para justificar los incumplimientos y los desastres productivos de los últimos cincuenta años.

Ninguna de las justificaciones actuales representa algo nuevo bajo el sol. En la llamada Reunión Nacional de Producción en 1961, cuando todavía el régimen no ocultaba toda la información y las reuniones de ese tipo tenían carácter público y se transmitían por televisión y radio, se pudo comprobar la tremenda desorganización que primaba en las actividades estatales a todos los niveles y en todo el territorio nacional, y que las medidas que se discutían y se proponían como soluciones en realidad no serían capaces de resolver ninguno de los problemas que se confrontaban, como se pudo palpar posteriormente.

No conforme el “gobierno revolucionario” con todo lo confiscado hasta ese momento ni con los malos resultados de su gestión, continuó tomando medidas disparatadas. Así en 1962 convirtió verdaderas cooperativas campesinas, surgidas al calor de la primera ley de reforma agraria, en ineficientes granjas estatales, que supuestamente eran el ideal socialista en la producción agropecuaria, a pesar de su rotundo fracaso en todos los países del “socialismo real” desde el primer momento. En septiembre de 1963 se dispuso la confiscación de parte de las pequeñas empresas comerciales de venta al menudeo en el país (tiendas, peleterías, quincallas), y en octubre del mismo año se dictó la segunda ley de reforma agraria. Si la primera ley agraria confiscó las fincas mayores de 30 caballerías (402.6 hectáreas), con lo que pasó al Estado el 30% de las mejores tierras del fondo agrícola, la segunda ley se apropió de las fincas mayores de 5 caballerías (67.1 hectáreas), totalizando entonces el Estado más del 70% de las tierras agropecuarias del país, quedando el resto en manos de campesinos privados y de cooperativas con enfoque “leninista”, lo que significa que eran falsas cooperativas, pues estaban bajo la férula estatal y sin ningún tipo de autonomía ni independencia empresarial.

Cuando muchos años después Fidel Castro se tuvo que referir al fracaso económico de esas medidas, trató de justificarse diciendo que se tomaron para debilitar las bases de apoyo a la contrarrevolución en la ciudad y el campo, es decir, que fueron medidas “políticas” y no de carácter económico.

Ernesto Guevara como dirigente económico en Cuba
 
Es en medio de ese desastre que surgen los supuestos “aportes” de Ernesto Guevara a la teoría de la organización y gestión empresarial, que los papagayos en Cuba y América Latina repiten sin saber de qué están hablando, y que en realidad son un grupo de ideas incoherentes e inaplicables con las que es difícil organizar hasta una sencilla actividad productiva.

Guevara observa la organización y gestión de las empresas americanas en Cuba y en el mundo y llega a la conclusión de que ese eficiente modelo, con el que Estados Unidos marcha a la cabeza mundial de la gestión empresarial (management), si pudiera recibir determinados ajustes podría ser aplicado en Cuba. En su delirio, lo que se planteaba era algo así como pretender lanzar un satélite artificial con un globo de gas y una cápsula de bagazo de caña para igualar a los americanos.

Inventó entonces la Empresa Consolidada para aplicar en la Cuba castrista, como remedo de aquellos grandes “holdings” y corporaciones americanas que dirigían actividades de carácter mundial o que cubrían todo el mercado interno de Estados Unidos, lo cual representa un volumen que en muchas ocasiones superaban el Producto Interno Bruto de algunos países.

Y subordinó a esas Empresas Consolidadas, verticalmente, todas las actividades conexas de cualquier rama de la economía, como podrían ser minería, tiendas por departamento,  transporte, producción de alimentos o navegación marítima, con siglas tan sorprendentes como, por ejemplo, ECODICTAFOS, que se refería a la Empresa Consolidada Distribuidora de Cigarros, Tabacos y Fósforos. Fue tan extrema la centralización absoluta de todas las actividades del país durante esos años que el chiste popular se refería a la existencia de la ECOCHINCHE, supuestamente las siglas de una Empresa Consolidada de Chinchales y Timbiriches.

De esa etapa surgió otra leyenda: un supuesto debate de dos posiciones encontradas sobre la forma de hacer funcionar la economía: la propugnada por Guevara, que llegó a ser conocida con el nombre de “financiamiento presupuestario”, donde todo se decidía en el mando centralizado y de ahí bajaban las órdenes y “orientaciones” que deberían cumplirse con disciplina cuasi militar, y la que propugnaban los marxistas seguidores de la ortodoxia leninista-estalinista, que se aferraba al llamado “cálculo económico” soviético, horrorosa traducción de lo que debería ser el “autofinanciamiento”.

Como podrá entenderse con facilidad, mientras Guevara defendía la absoluta centralización, los del otro bando, aun sin renunciar a la centralización y la planificación burocrática, -ambas corrientes estaban por esa línea-, pretendían situar algo de autonomía en las empresas estatales, criterio que el “Ché” refutaba diciendo que mantener relaciones mercantiles entre empresas en el socialismo era lo mismo que si una persona pasaba el dinero de uno de sus bolsillos al otro, sin aportar nada en ese movimiento.

Fue más que nada una leyenda el supuesto debate porque no se extendió más allá de algunos artículos y discusiones en Cuba Socialista, que era la revista teórica del Partido, así como en la revista de Comercio Exterior y alguna otra publicación, pero no en la gran prensa, y no llegó nunca a las grandes masas de cubanos, agobiadas con las escaseces e ineficiencias que ya comenzaban a golpear a los de a pie, a quienes no quedaba tiempo para un debate que, por otra parte, sería intrascendente para las decisiones finales sobre el tema que se iban a tomar posteriormente.

La otra leyenda de aquellos años tiene que ver con el economista soviético Yevsei Grigórevich Liberman y la formación en técnicas de gestión empresarial de Ernesto Guevara. Liberman había ganado influencia intelectual en ciertos sectores de la Unión Soviética con sus propuestas de implantar nuevos métodos de administración empresarial en la economía centralizada de aquel país, propuestas que publicaba en “Bolchevique”, revista teórica del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS) entre 1956-59, y finalmente en “Pravda”, lo que catapultó al economista ucraniano hasta el cargo de consejero del también ucraniano Nikita Jrushov, entonces máximo jerarca soviético.
 
Para Liberman, el aumento de la rentabilidad de las empresas debería basarse en el aumento de la productividad de los trabajadores, lo que influiría en el aumento de los salarios reales y los premios por cumplimiento de las metas, y por tanto el modelo que se proponía requería de una mayor autonomía empresarial de las unidades productivas, lo que negaba la ortodoxia estalinista de los planes quinquenales y los subsidios estatales como lo fundamental para el desarrollo económico del país.
 
Tras la defenestración de Jrushov, el equipo asesor del burócrata Leonid Brezhnev utilizaría algunas de las ideas planteadas por Liberman para sustentar las llamadas reformas económicas de 1965, aplicadas tanto en la URSS como en los satélites europeos del “socialismo real”, pero tras una ligera dinamización y mejora de algunos aspectos de las economías socialistas, fundamentalmente en las repúblicas bálticas de Estonia, Letonia y Lituania, terminaron en agua de borrajas, porque los proyectos se plantearon solamente como experimentales en unas 400 empresas soviéticas, quedando todas las demás en el clásico burocratismo típico del inmovilismo antológico de la época de Brezhnev.
 
No se ha podido conocer hasta dónde haya estudiado Ernesto Guevara el pensamiento teórico de Liberman, pero lo que aplicó en Cuba no tuvo mucho que ver con las ideas del economista ucraniano, pues el modelo organizativo y de gestión del argentino no se basaba en la autonomía empresarial sino en la rígida disciplina vertical de los aparatos empresariales, no reconocía la existencia de relaciones monetario-mercantiles entre las empresas estatales, ni dependía del aumento de la productividad en base a premios y la elevación de los salarios reales, sino de estímulos morales. De este modo se fortalecería la conciencia revolucionaria de los trabajadores y no se le distorsionaría con los viles intereses materiales forjados con “las armas melladas del capitalismo”.
 
No se conoce qué otras fuentes teóricas haya utilizado Guevara en el diseño de su utopía de gestión económica nacional o empresarial, pero es seguro que ni las clases del hispano-soviético Anastasio Mansilla sobre El Capital, ni las del francés Charles Bettelheim sobre planificación, ni las del cubano Salvador Vilaseca sobre matemáticas superiores, le hayan servido para comprender a fondo cómo funcionan las empresas  en cualquier economía. El tesón, la disciplina y la voluntad, indudablemente presentes en Guevara, no bastaban para sustituir conocimientos y tecnologías que acumulaban muchos años de saber y de experiencia práctica.
 
En el plano personal, ya en los años ochenta del siglo pasado, en una conferencia para profesores universitarios del ya fallecido “polaco” Enrique Oltuski, cercano colaborador del “Ché” Guevara, le pregunté al conferencista qué sabía o recordaba él de los estudios del argentino sobre gestión empresarial, reformas económicas o dirección de la economía, y en una muy breve respuesta dijo simplemente que recordaba que había leído “a Liberman”, sin añadir nada más.
 
El mito del “pensamiento económico del Che”
 
Tras la salida de Ernesto Guevara para sus aventuras africanas, se produce en el “Gobierno Revolucionario” una abismal orfandad teórica en los temas de gestión económica nacional y empresarial, y en muchas otras cosas. Y es entonces que un conjunto de oportunistas e incapaces, haciéndole irresponsablemente en juego a Fidel Castro, se aparecen como “herederos” del “pensamiento económico del Che”, lo que se intensificará tras la muerte de Guevara en Bolivia en 1967, y se destacan por la justificación de los desastres de finales de la década del sesenta, incluyendo los “planes especiales”, el “Cordón de La Habana”, la falsa Zafra de los 10 Millones de 1970, y todas las indudables barbaridades de esos años, bajo el manto nebuloso de los estímulos morales sobre los materiales, la imposición de la conciencia por parte del “hombre nuevo” sobre las decadentes relaciones capitalistas en la economía, y la locura de la construcción simultánea del socialismo y el comunismo.  
 
Eran momentos de un gran embrollo teórico cuando, en palabras de Fidel Castro, al decir gobierno se hablaba de partido y al decir partido se hablaba de gobierno, porque todo era lo mismo, y la esencia totalitaria era que partido, gobierno y también país, equivalían a su propia persona.
 
Eran los tiempos en que el periódico “Granma”, haciendo realidad esa falta de diferenciación entre las funciones del Partido y las del Gobierno, publicaba en primera plana, impúdicamente, que “el Buró Político del Partido Comunista de Cuba ha designado al compañero Fulano de Tal como embajador de la República de Cuba en tal país”, sin ni siquiera sonrojarse
 
No era nada sorprendente una conducta de ese tipo por parte del diario “Granma”, en un país que en marzo de 1968 había confiscado de la noche a la mañana, literalmente, 55,636 pequeños negocios, muchos operados por una o dos personas, entre ellos 11,878 bodegas de víveres, 3,130 carnicerías, 3,198 bares, 8,101 restaurantes, puestos de fritas y cafeterías, 6,653 lavanderías, 3,643 barberías, 1,188 reparadoras de calzado, 4,544 talleres de mecánica automotriz, 1,598 artesanías y 3,345 carpinterías, según computó el ya fallecido economista independiente Oscar Espinosa Chepe.
 
Era la “ofensiva revolucionaria” en su apogeo. Cuenta Dariel Alarcón, el guerrillero “Benigno” de la fracasada guerrilla de Ernesto Che Guevara en Bolivia, que en la reunión del buró político la noche anterior al anuncio de la drástica medida, que se haría pública el 13 de marzo de 1968, el Comandante Juan Almeida le preguntaba a un alucinado Fidel Castro por qué insistía en llevar a cabo esas locas confiscaciones, si estaba muy claro que dañarían la economía nacional y dificultarían la vida a todos los cubanos, y que no había argumentos convincentes para hacerlo, a lo que el Comandante en Jefe respondió que lo iba a hacer “porque me sale de los cojones”.
 
En un ambiente enrarecido como ese, donde se puede producir una declaración del jefe máximo del país del tipo de la mencionada, pensar en autonomía empresarial, eficiencia, productividad, crecimiento económico, organización o desarrollo, era simplemente sueño de una noche de verano, o el delirio de un enajenado totalmente desconectado de la realidad que le circunda.
 
Toda la barbarie se justificaba con el mito “del pensamiento económico del Che”, a la vez que se llamaba a las huestes revolucionarias para la gran batalla, “la lucha final” del himno La Internacional, que culminaría en 1970 con una zafra gigante de diez millones de toneladas de azúcar, además de otras metas fallidas que convenientemente se olvidan, como planes para lograr 12 millones de cabezas de ganado vacuno en ese mismo año, y también capturas de pesca de 500,000 toneladas, metas sepultadas en el silencio oficial desde hace muchísimos años.
 
Mucho tiempo después, en 1986-87, cuando se quiso resucitar el mito guevarista en la economía, de lo que se hablará posteriormente, se desarrollaron incluso eventos teóricos sobre “el pensamiento económico del Che” en todo el país, todos los cuales terminaban, claro, en el consabido bla, bla, bla y la consolidación de los oportunistas del momento en el altar del castrismo irresponsable.
 
El final de esta etapa se conoce perfectamente: fracaso absoluto de la pretendida zafra de 10 millones de toneladas de azúcar, destrucción de buena parte de la infraestructura de la economía nacional, paralización de innumerables actividades económicas en todo el país, porque todo se puso en función de la utópica zafra, crisis económica generalizada, y una gran frustración y desencanto en todo el país, que no se revertían con la demagogia de “convertir el revés en victoria”.
 
La Unión Soviética, tras el desastre castrista, se ofreció una vez más a ayudar, pero no sin exigir nada a cambio ni mucho menos: ofreció establecer una moratoria en la deuda de Cuba por quince años y sin intereses, dejar sin efectos todas las deudas por armamento desde el inicio de la “revolución”, y enviar al jefe del GOSPLAN (organismo de la planificación soviética) a La Habana con el objetivo de tratar de enderezar el barco a la deriva. Como parte del “paquete de medidas” se exigió a Fidel Castro visitar Moscú y besar la mano del padrino Don Leonid Brezhnev, “institucionalizar” el país en los esquemas del modelo soviético -como en todos los países del “socialismo real”-, olvidar las veleidades guerrilleras en América Latina, y dedicarse en serio a tratar de resolver los problemas de la economía nacional, que costaban a los soviéticos miles de millones de rublos (o dólares) en subsidios y ayudas, en lo que Castro definía como un “ejemplar intercambio económico entre países hermanos”).
 
Institucionalización y Nuevo Sistema de Dirección y Planificación de la Economía
 
Comenzó entonces la larga etapa de institucionalización del país, que culminaría a finales de 1975 con el primer congreso del Partido Comunista de Cuba y en 1976 el comienzo de la implantación de un Nuevo Sistema de Dirección y Planificación de la Economía, una nueva división político-administrativa que creaba 14 provincias en sustitución de las anteriores seis (hoy existen 15 provincias y 168 municipios) y eliminaba las instancias llamadas “regionales”, así como el establecimiento de los llamados Poderes Populares, y una nueva organización de la Administración Central del Estado que creaba ministerios, comités estatales e institutos en el más rancio estilo del estalinismo soviético y el inmovilismo de Brezhnev.
 
Es en esta etapa que se puede comenzar a hablar de nuevo de autonomía de la empresa estatal socialista en Cuba, tras un período oscurantista en el plano organizativo, donde se hablaba de planes especiales y proyectos indefinidos, “puestos de mando” y “brigadas comunistas” para acometer cualquier tarea, habían desaparecido la contabilidad y las estadísticas como herramientas “del capitalismo”, nadie sabía con certeza a quién se subordinaba exactamente, se ignoraban todas las relaciones monetario-mercantiles en la economía, y se pensaba muy seriamente que el voluntarismo junto con la conciencia revolucionaria bastaban para hacer avanzar el país.
 
Los pretendidos cambios proclamados por el primer congreso del Partido Comunista de Cuba encontraron todo el tiempo la resistencia sorda y profunda de Fidel Castro, quien no creía en nada del proyecto soviético y lo utilizaba solamente por necesidad de subsidios para mantenerse en el poder y por oportunismo, por lo que desde el mismísimo Informe Central que presentó al congreso ya comenzaba a sabotear el nuevo sistema de dirección y planificación de la economía que se proponía, y le señalaba limitaciones.
 
Sin embargo, más trascendente todavía, Fidel Castro clausuró ese primer congreso de “su” partido comunista con un acto masivo de los habaneros en la Plaza de la Revolución, donde anunció a los cubanos y al mundo la intervención de un cuerpo expedicionario cubano en Angola, disfrazado de “internacionalismo proletario” y definió, por primera vez en nuestra historia, al pueblo cubano como pueblo “latino-africano” para justificar aquella aventura y otras posteriores.
 
Quienes habían apostado a la “institucionalización” del país, un sistema ortodoxo para la dirección de la economía, y por supuesto la necesaria aunque limitada autonomía empresarial del modelo soviético, se quedaron simplemente, otra vez, con los deseos.
 
Para Fidel Castro, independientemente de lo que creyeran los delegados al congreso del partido, incluidos invitados extranjeros de los “países hermanos”, mucho más importante que la gestión económica y la autonomía empresarial en Cuba era derrotar a las tropas de Holden Roberto y Jonás Savimbi en Angola, establecer el totalitarismo cubano-soviético en esa región africana y convertirse en el líder moral indiscutible del Tercer Mundo.
 
Ante tal trascendente, estratégica, sublime e histórica misión mundial, ¿qué importancia podrían tener esos simples, insignificantes, terrestres y pedestres asuntos del desarrollo económico, político y social de la nación cubana, el funcionamiento del sistema de dirección de la economía, y la mayor o menor autonomía empresarial en Cuba?
 
Todo lo demás pasó a un segundo plano en las prioridades del Comandante en Jefe y, por lo tanto, del país. Resultaban más importantes las ofensivas militares contra el FLNA de Holden Roberto en el norte de Angola y contra la UNITA de Jonás Savimbi en el sureste, en la dirección de Huambo, que la imprescindible recuperación de la derruida economía, la aplicación de la nueva división político-administrativa (DPA) del país, la creación, organización y funcionamiento de los Poderes Populares en toda la Isla, la definición de la organización y funcionamiento de los órganos de la Administración Central del Estado (ACE), y la implantación, funcionamiento y control del Nuevo Sistema de Dirección y Planificación de la Economía (NSDPE).
 
Los cuadros del Partido y el gobierno entendieron claramente el mensaje desde el mismo primer momento: lo del congreso y la institucionalización era solo paisaje y escenografía, las verdaderas prioridades del Comandante estaban en Angola. De manera que habría que hablar y comportarse como si la institucionalización y los acuerdos del congreso fueran lo más importante, pero en la práctica apoyar a los comités militares, movilizar a los reservistas, presionar a la población para incorporarla a los combates africanos requeridos por el “internacionalismo proletario”, destacar el “pasado” latino-africano de los cubanos, resucitar la historia de las primeras dotaciones de esclavos llegadas a la Isla varios siglos antes, paralizar todo lo que fuera necesario en aras del apoyo a las campañas africanas, y destacar continuamente la extraordinaria visión estratégica y capacidad de liderazgo del Comandante en Jefe, que dirigía la guerra y llamaba al sacrificio de los combatientes desde un seguro y cómodo puesto de mando a miles de kilómetros de distancia del frente de combate.
 
Esa fue la tónica del poco más de un decenio que se extendió desde el primer congreso del partido comunista cubano, en diciembre de 1975, hasta el tercer congreso, en febrero de 1986. Tanto en el segundo congreso, en diciembre de 1980, como en el tercero, se “analizaba” el funcionamiento y la marcha del sistema de dirección de la economía y la institucionalización, se señalaban deficiencias en abstracto, siempre sin identificar a los verdaderos o al verdadero responsable, se acordaban “medidas” que ni se aplicarían con suficiente rigor ni resolverían demasiado, se renovaba una parte del comité central del partido -nunca la más alta jerarquía, que eso correspondía solamente a las atribuciones de Fidel Castro- y se continuaba con lo mismo de siempre, en una especie de cansino deja vú partidista, de año en año, de quinquenio en quinquenio.
 
Mientras tanto, las campañas africanas ya no se limitaban al territorio de Angola, pues se habían extendido también a Etiopía, en apoyo de uno de los más sanguinarios dictadores del mundo, llegando a involucrar en algunos momentos a más de 50,000 cubanos en los teatros de operaciones militares africanos, demandando una colosal cantidad de equipos, armamentos y municiones que la Unión Soviética suministraba permanentemente, al mismo tiempo que el inmovilismo de la etapa de Brezhnev se asentaba en la URSS.
 
Entonces, el ambiente del inmovilismo soviético era ideal para que Fidel Castro ignorara despectivamente en Cuba las ingentes necesidades de organización, gestión y control de la economía y del Estado cubano, contara con poder seguir viviendo permanentemente del subsidio “internacionalista” que recibía de la URSS y los países del “socialismo real”, y continuara jugando a la guerra en África.
 
Sin embargo, para no perder su auto-asignado papel de líder tercermundista, se inventó una nueva batalla mundial, pero con énfasis en América Latina y el Caribe: la campaña contra el pago de la deuda externa por parte de los países del Tercer Mundo, aunque, hipócritamente, el gobierno cubano cumplía sus obligaciones de deuda cuando podía, y aunque llamaba a los demás a no pagar, se tomaba mucho cuidado en no desairar a sus acreedores mientras pudiera.
 
Las tímidas reformas económicas en la Unión Soviética de Brezhnev en 1978 para tratar de dar dinamismo a la maltrecha economía fueron más incoloras e insignificantes que las de 1965, y tras la muerte del Gran Burócrata en 1982 le sucedieron Yuri Andropov y Konstantin Chernenko, ambos enfermos al momento de asumir el mando, y quienes cambiaron muy poco del funcionamiento de la economía, independientemente de si les interesaba hacerlo o no, a causa de lo efímero de sus mandatos, interrumpidos por la muerte en ambos casos tras unos pocos meses en el poder.
 
Las reformas intentadas en Checoslovaquia en 1968 habían sido brutalmente aplastadas por la intervención militar del “Pacto de Varsovia”, en realidad tropas soviéticas con algunas comparsas acompañantes de los países este-europeos. Las que se intentaron en la década de los ochenta en países como Hungría, Polonia, Bulgaria y Rumania dinamizaron mínimamente las economías, más ruido que nueces, siempre atenazadas en los marcos del Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME), la “solidaridad” y el “internacionalismo proletario”, todo el tiempo con la URSS al frente, gracias a su poderío, no a su liderazgo.
 
No se produciría ninguna transformación trascendente ni en la Unión Soviética ni en las economías europeas de los países del “socialismo real” hasta la llegada al poder de Mijail Gorbachev en 1985 y el consiguiente posterior inicio de la perestroika y la glasnost, que ya todos conocen que desembocaron en la caída del Muro de Berlín y el llamado “campo socialista” europeo, y en el derrumbe (“desmerengamiento”) del imperio soviético.
 
Fidel Castro, que independientemente de sus veleidades y dislates disfruta de un instinto político como pocos para mantenerse en el poder, se dio cuenta desde muy temprano del verdadero “peligro” que podría significar Gorbachev para la estabilidad del “socialismo real” en Europa y, por consiguiente, para la supervivencia de la revolución cubana.
 
Avisado desde 1982 que los soviéticos no estaban dispuestos a enfrentarse a EEUU en caso de un conflicto militar en Cuba, aunque garantizarían en todo lo posible el subsidio económico a la Isla, Fidel Castro se dio cuenta que con la llegada de Gorbachev al poder peligraba también el parasitismo de su país con el imperio soviético.
 
De manera que, apenas dos meses después de concluido el tercer congreso del Partido Comunista cubano, durante las celebraciones por la victoria de Playa Girón en abril de 1986, sin encomendarse a Dios ni al diablo, y sin compartir sus ideas con nadie antes de anunciarlo, se desentendió literalmente de los acuerdos del congreso partidista y de los compromisos formales de institucionalización del país durante el último decenio, rompió públicamente con la ortodoxia soviética en la economía y la organización estatal, y lanzó públicamente su nueva máquina del tiempo, el regreso a los finales de la década de los sesenta del siglo pasado, esta vez bajo el cursi, pomposo y ampuloso nombre de “proceso de rectificación de errores y tendencias negativas”, que llevaría al país y su economía, otra vez, por los caminos más regresivos posibles, y ascendería a planos estelares a un conjunto de oportunistas, mediocres e incapaces que presidirían la debacle del país hasta la llegada de la crisis del período especial, sin aportar nada sustancial a nada más que a su nivel personal de vida y el de sus familias, pero nada en función del país.
 
La crisis del terrible “período especial”, que en realidad no ha terminado todavía, lo único que hizo fue agudizar los desastres, carencias e insuficiencias a que Fidel Castro había llevado a la economía cubana con sus delirios de la “rectificación”, una maniobra con el único objetivo de asegurar su omnímodo poder, aunque tuviera que destruir al pueblo y a la nación cubana en ese empeño.
 
Habrá que analizar, pues, el llamado proceso de rectificación, el período especial, y la era de Raúl Castro hasta nuestros días, para tratar de comprender el funcionamiento de la economía cubana en estos momentos y el papel asignado y real de la inefable empresa estatal socialista cubana en este contexto.
 
 
(continuará)

Share/Bookmark
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

"Hablame"

"EN TIEMPOS DIFÍCILES" - Heberto Padilla

A aquel hombre le pidieron su tiempo

para que lo juntara al tiempo de la Historia.

Le pidieron las manos,

porque para una época difícil

nada hay mejor que un par de buenas manos.

Le pidieron los ojos

que alguna vez tuvieron lágrimas

para que contemplara el lado claro

(especialmente el lado claro de la vida)

porque para el horror basta un ojo de asombro.

Le pidieron sus labios

resecos y cuarteados para afirmar,

para erigir, con cada afirmación, un sueño

(el-alto-sueño);

le pidieron las piernas

duras y nudosas

(sus viejas piernas andariegas),

porque en tiempos difíciles

¿algo hay mejor que un par de piernas

para la construcción o la trinchera?

Le pidieron el bosque que lo nutrió de niño,

con su árbol obediente.

Le pidieron el pecho, el corazón, los hombros.

Le dijeron

que eso era estrictamente necesario.

Le explicaron después

que toda esta donación resultaria inútil.

sin entregar la lengua,

porque en tiempos difíciles

nada es tan útil para atajar el odio o la mentira.

Y finalmente le rogaron

que, por favor, echase a andar,

porque en tiempos difíciles

esta es, sin duda, la prueba decisiva.

Los Aldeanos: "El Socialismo en Tiempos del Colera: Toda Una Nación"

Etiquetas

"Reflexiones" de Fidel (17) 1984 (1) 2010 (8) 2011 (7) 2012 (11) 2013 (23) 2014 (4) 3-D (22) 4-D (1) 911 (44) aberraciones (1) aborigenes (2) Aborto (11) Abuso (4) Abuso infantil (5) Abuso Sexual (5) academia (43) academia cubana (164) Accidentes (145) activismo politico (9) activismo social (1) activista digital (3) actor Cuba (7) actrices (12) actrices cubanas (10) Actualidad (2) Acueductos y alcantarillados (10) Acuerdos militares (1) Adan Chavez (3) Adeiny Hechavarria (1) adn (4) Aduana (6) aeropuertos (2) Afectaciones (3) Afganistan (129) Afganistan-EEUU (13) Africa (19) Agencia de Seguridad Nacional (12) Agencias de noticias (2) agenda 21 (2) Agenda de Raul (30) Agentes (25) Agentes cubanos en el exterior (94) agentes de influencia (28) agentes en el exterior (10) Agitadores (1) Agricultura (135) agua (2) Agua potable (22) Ahmadinejad (9) Ahmadineyad (4) Ai Weiwei (3) Ai Weiwie (2) ajedrez (11) Al Gore (1) al jazeera (16) Al Qaeda (145) Al Yazira (1) alan gross (139) Alarcon (13) Alaska (4) ALBA (69) albania (4) Albert Camus (1) ALCA (1) Alcholismo (6) Alcibiades Hidalgo (3) alcoholismo (18) Alejandro Armengol (4) Alejandro Castro Espin (15) Alemania (59) alex jones (77) alexei ramirez (1) alexis cuba (1) alexis vila (9) alfa 66 (1) alfredo guevara (4) Alfredo Pong (70) algeria (5) Aliados (3) Alimentacion (90) Alimentos (233) alina fernandez (8) Alinsky (2) Allende (9) Alvarez Guedes (2) alvaro vargas llosa (1) alz (1) Alzados (2) alzheimer (5) amaury gutierrez (1) amazonas (2) ameh (1) Amenazas (1) America (12) America Latina (16) american dream (1) Amistad (1) Amnistia (1) Amnistia Internacional (11) amor (4) Ana Belen Montes (8) Ana Frank (1) Analisis economico (111) Analisis politico (217) analisis social (19) anarquismo (6) ancianos (33) andre malraux (1) andrei sajarov (3) Andrew Breitbart (4) Andy Garcia (3) Angel Castro (4) Angel Santiesteban (13) Angela Merkel (7) Angelina Jolie (6) Angola (12) Animales (202) anita ekberg (1) anna chapman (8) Anonymous (7) ANPP (7) Antartica (6) Antenas (2) anticapitalismo (2) Anticastrismo (60) antichavistas (1) antigravity (1) Antiguedades (4) Antimotines (1) antisemitismo (2) Antonio Castro (6) Antonio Rodiles (25) antrax (2) Antropologia (27) Antunez (87) Apertura (1) apple (3) Arabe (6) Arabia Saudita (34) Archivo Cuba (2) argelia (8) Argentina (32) Arianna Huffington (1) Ariel Sigler Amaya (5) Armamentismo (16) Armando Lago (1) Armas (246) armas biologicas (1) armas de destruccion masivas (5) armas laser (6) armas nucleares (186) armas quimicas (8) Armenia (1) Aroldis Chapman (14) arqueologia (10) Arquitectura (12) Arquitectura cubana (26) arroz (3) arte (72) arte cubano (37) Arte. Cuba (11) Artico (13) artistas cubanos (24) Artistas y Escritores cubanos (30) Arturo Lopez-Levi (7) Asamblea Nacional (44) Asesinatos (55) Asignacion (1) asilo (3) asistencia social (1) Asteroides (8) astrobiologia (11) Astrofisica (29) Astronautica (128) Astronomia (103) Ataque cibernetico (29) atares (1) ateistas (1) Atentado (4) Aung San Suu Kyi (11) Australia (26) austria (2) Autismo (9) Autos (105) Aviacion (222) Aviones cubanos (8) Awareness (1) Ayuda a las victimas (37) ayuda externa (3) Azerbaijan (4) Azucar (19) bacardi. Cuba (3) bahamas (11) bahrein (20) ballet (1) Ballet Cubano (24) Balseros (114) bancarrota (6) Banco Mundial (11) Bancos (101) bandas juveniles (5) bangladesh (4) Barack Obama (1346) Barbarroja (4) barcos (60) barhein (3) barquin (1) Barthelemy (2) Bashar al Assad (8) Bashar Assad (2) Batista (4) BBC (5) belarus (5) belgica (10) belice (1) bellator (41) bellator. hector lompard (1) Benemelis (8) Benjamin Netanyahu (3) Benoit Mandelbrot (2) berlusconi (3) Berta Soler (37) bielorusia (5) bienestar (1) Bieolorusia (4) bilderberg (8) Bill Clinton (14) Bill Gates (5) Bill O'Reilly (92) bimillonarios (6) Biocombustibles (3) Bioetica (1) biologia (2) bionica (3) Biotecnologia (13) Bioterrorismo (6) birmania (10) Bitcoin (11) black (6) Black Power (23) blogguer (15) Blogoestroika (8) Blogs (59) Blogs cubanos (317) Blogs ranking (4) Blogs-premios (5) bloguer (5) Bloqueo (8) Bloqueo interno (2) bob dylan (3) bob marley (2) Bob Menendez (2) bobby fisher (3) Bodega cubana (1) body language (1) boing boing (2) Bolivia (38) bolsa (23) bonzo (1) bosnia (3) Boxeadores cubanos (200) Boxeo (177) Boxeo cubano (168) Bradley Manning (10) Brasil (73) Brian Latell (6) brigada 2506 (11) Bruno Rodriquez (2) Budismo (1) bulgaria (6) Burma (1) Buro Politico (1) burocracia (3) CaCastrismo (1) Cachao Lopez (1) Cadecas (4) Calle 13 (1) Cambio climatico (64) Cambio de sexo (11) Cambios (58) cambodia (3) Camerun (1) Camilo Cienfuegos (6) Campesinos (29) Canada (536) Canada-China (5) Canal de Panama (2) canal de suez (2) Canarias (9) cancer (57) candada (1) Candidatos a la Presidencia (2) canibalismo (1) cannes (1) cantantes (9) cantantes cubanos (12) Caos (13) capital (1) Capitalismo (12) Carceles (69) Carceles cubanas (167) Cardenal Bertone (2) Carl Sagan (2) Carlos Alberto Montaner (58) Carlos Marx (9) Carlos Otero (4) Carlos Saladrigas (14) carlos salim (1) carlos varela (3) Carmelo Mesa-Lago (10) Carnavales (1) Carne (1) carter (22) Casa Blanca (34) Casa de Fidel (16) casinos (3) caso uci (6) Castillo del Morro (1) Castrismo (457) casualidades (5) Catastrofismo (14) Cato Institute (2) Causa 1 (6) Causas de su enfermedad (3) Cayo Coco (1) CEA (6) Ceasescu (6) Celac (51) Celebridades (215) celia cruz (1) Celia Hart (2) celulares (12) Celulas madres (8) Censura (38) Censura en internet (150) central nuclear (8) Centro de estudios de la inteligencia cubana (3) cerebro (52) certificado de nacimiento (13) chantaje (7) Chavez (521) chavismo (35) Che Guevara (71) Chechenia (9) Chelsea Clinton (1) Chernobil (19) Chicago's boys (1) Chile (74) China (473) China ejercito (3) China-Rusia (2) China-Tibet (19) Chinos (2) Chipre (5) Chismes (1) Chivatos (8) chocolate (1) Choteo (5) Chris Simmons (67) Christmas (1) Chuck Hagel (15) CIA (148) ciber espionaje (33) Ciberactivismo (14) Ciberataques (44) cibersecurity (45) Ciencia (49) ciencia-ficcion (1) Ciencias (320) Ciencias y Politica (20) cine (162) Cine Cubano (148) circulacion monetaria (5) Cirque du Soleil (1) ciudadanos (4) ciudades (15) Clase Media (2) Clases sociales (4) Claudia Cadelo (7) Clima (25) cnn (16) coalicion (5) Cobalto (1) coca (2) cocacola (2) Cocaina (6) cocina (2) colaboracionistas (35) Colaboradores y agentes en el exterior (331) Colaborares y agentes en el exterior (31) Colin Powel (3) Colombia (82) Combustibles (5) comercio (4) Comercio Exterior (27) comercio internacional (26) comercio sexual (7) Comida cubana (3) competitividad (6) complejidad (2) Computacion (31) computadoras (19) comunicacion (5) Comunismo (82) comunistas (49) conceptos (1) condicion humana (4) Condoleezza Rice (1) conducta humana (39) Conflicto (1) Conflicto Colombia-Venezuela (5) conflicto colombia-venezuela-ecuador (21) conflicto cuba-estados unidos (19) Congo (2) consecuencias (1) Consejo de Estado (3) Conservadores (12) Conspiracion (455) conspiranoia (36) constitucion (27) Construccion (47) consules cubano (1) Consumo (2) Contaminacion ambiental (66) Contrabando (6) Contrainteligencia (98) contrarrevolucion (1) contraterrorismo (4) Control de Armas (64) Control Social (33) cookies (1) cooperacion economica (2) cooperativas (11) Coraje (2) Corea (6) Corea del Norte (221) Corea del Norte - Corea del Sur (2) Corea del Norte-Cuba (39) Corea del Norte-EEUU (33) Corea del Sur (38) Corporacion Cubana (1) corporaciones (8) Correa (21) Corrupcion (343) costa de marfil (5) costa de oro (1) Costa Rica (10) Costo de Vida (2) creatividad (4) Creditos (24) crimen organizado (1) Crimenes (105) Criminales (33) Criminales en Cuba (22) Crisis (18) Crisis de Octubre (35) Crisis economica (152) Crisis financiera (277) Crisis mundial (37) crisis politica (8) Cristina Fernández de Kirchner (2) critica social (2) Criticas (1) croacia (2) Cruceros (5) Cub (2) Cuba (8184) Cuba - Remesas de dinero (35) Cuba Ante Todo (1) Cuba crisis (65) cuba economia (18) Cuba ideologia (5) Cuba Independiente (1) Cuba politica (9) Cuba turismo (142) Cuba-Agricultura (59) Cuba-Argentina (8) cuba-biotecnologia (6) cuba-brasil (81) Cuba-Canada (167) cuba-china (46) Cuba-Colombia (16) Cuba-Corea del Sur (2) Cuba-demografia (14) Cuba-Deportes (19) cuba-ecologia (28) Cuba-Economia (8) Cuba-Educacion (19) Cuba-empleo y desempleo (60) cuba-es (1) Cuba-España (201) Cuba-Estados Unidos (1561) Cuba-Estados Unidos-Canada (15) Cuba-Estados Unidos-Rusia (18) Cuba-Estados Unidos-Union Europea (6) cuba-estados unidos-union sovietica (11) Cuba-eta (8) Cuba-Etiopia (3) Cuba-Exportaciones (22) Cuba-Farc (13) Cuba-Google (8) cuba-holanda (5) Cuba-Ideologia (4) Cuba-India (6) cuba-inglaterra (8) Cuba-internet (97) Cuba-Iran (15) Cuba-Iso (1) Cuba-Medicina (71) Cuba-Medio Oriente (5) Cuba-Mexico (35) Cuba-narcotrafico (15) Cuba-Obama (26) cuba-onu (63) Cuba-Opinion publica (1) Cuba-Prensa-Ideologia (16) Cuba-Qatar (2) Cuba-reformas (35) Cuba-Reino Unido (2) Cuba-Rusia (74) Cuba-Rusia-Estados Unidos (10) Cuba-Rusia-Venezuela (4) Cuba-Sida (10) Cuba-sospechas y miedos (4) Cuba-Sudafrica (1) Cuba-terrorismo (30) Cuba-turismo (2) Cuba-Tv (4) Cuba-Union Europea (75) Cuba-Union Sovietica (7) Cuba-Union Sovietica-EEUU (3) Cuba-Uruguay (7) Cuba-Vaticano (96) Cuba-Venezuela (277) Cuba-venezuela-rusia (4) Cuba-violencia (12) Cuba-Yahoo (1) Cuba: Identidad nacional (4) cubadebate (3) Cubaencuentro (1) Cubalse (1) Cuban study group (4) cubana de aviacion (18) cubanalisis (67) Cubanicidios (1) cubano-americanos (23) Cubanologia (10) Cubanologos (45) Cubanos (18) cubanos en el mundo (71) Cubanos en MMA (1) Cubaq (1) CubaResponde (2) Cubq (1) CUC (22) cuentapropistas (159) Cuentas Nacionales (2) Culto a la personalidad (2) Cultura (34) Curiosidades (477) Cuva (1) Daguestan (1) dalai lama (15) dalia soto (3) damas de blanco (250) daniel ortega (8) Danza (8) Darsi Ferrer (4) Davos (2) Dayron Robles (11) debate de raul (2) Debate Politico (5) Deborah Castro Espin (1) Declaracion de Estados Unidos (3) Delfin (2) Delincuencia juvenil (3) demanda (3) Demandas populares (1) Democracia (154) Demografia (17) denuncia (1) Departamento de Estado (21) Deportacion (46) Deporte (179) deporte cubano (104) deporte profesional (16) deportistas cubanos (33) Derechos Humanos (430) Derribo de Avionetas (5) desalojos (5) desaparecidos (7) Desarrollo cientifico-tecnico (47) Desarrollo-Subdesarrollo (24) desastre ecologico (29) desastre nuclear (117) Desastres (32) Desastres naturales (128) Desde aqui (1) desempleo (27) deserciones (14) Deserciones de deportistas (118) desnudos (5) Desperanza (1) destierro (4) Destruccion (5) deuda (55) Deuda Exterior de Cuba (34) Deuda externa (11) DGI (210) Dialogo con Raul (1) Dialogo Nacional (1) Dialogo Politico (7) Dialogueros (9) diamantes (1) diana krall (1) Diana Nyad (3) Diaz-Balart (2) Dick Cheney (1) Dictadores (89) dictadura (16) Dictaduras (54) dilma rouseff (23) dinamarca (2) dinastias (1) dinero (22) Diosdado Cabello (25) diplomacia (21) diplomaticos cubanos (30) discapacitados (31) Discrepancias (1) Discriminacion (2) Disidencia (163) Disidentes (937) Distribucion (1) Divisas (9) Djibouti (1) Djokovic (2) doble moral (2) doctrina militar (2) Documental (96) Documental cubano (70) Dolar (10) Donaciones (22) donald trump (12) doping (5) Dr. Antonio de la Cova (1) Dr. Antonio Morales-Pita (1) Dr. Biscet (14) Dr. Darsi Ferrer (19) Dr. Francia (2) Dra. Molina (6) drogas (92) dronenet (1) drones (62) Dualidad monetaria (6) dubai (1) dulce maria loynaz (4) Duque Hernandez (5) Dyron Robles (2) e (1) E-commerce (1) Ebay (5) ebooks (2) Ecologia (58) Economia (155) Economia Canadiense (12) Economia China (41) Economia Cubana (322) Economia mundial (70) Economist (1) Economistas cubanos (12) Ecuado-Estados Unidos (1) Ecuador (71) Ecuador-Estados Unidos (1) Educacion (34) Edward Snowden (61) EEUU (2) EEUU Congreso (144) EEUU desintegracion (2) EEUU Economia (63) EEUU Gobierno (57) EEUU senado (107) EEUU-China (47) EEUU-Japon (2) EEUU-Mexico (19) efecto domino (2) efectos (1) Egipto (174) Einstein (8) ejecutivos (2) Ejercito (83) ejercito britanico (1) ejercito canadiense (6) ejercito cubano (46) Ejercito norteamericano (215) Ejercito norteamericano Iraq (9) Ejercito norteamericanoIslamismo (2) Ejercito Rebelde (8) ejercito ruso (11) ejercito venezolano (14) El caso Marquitos (1) El Chacal (3) El Coran (5) El Grupo de Raul (24) El Guaton (22) El Pais (3) El Papa (103) El Salvador (7) El Sexto (7) Elecciones (135) Elecciones en Cuba (63) elecciones en estdos unidos (3) Elecciones en EU (206) electronica (1) Elena Burke (1) Elian (11) Eliecer Avila (29) Elite (5) email (9) embajadas cubanas (3) Embargo (541) Emigracioin (20) Emigracion (77) Emigracion cubana (1184) emigracion ilegal (45) Emigrantes ilegales (41) emilio ichikawa (125) EMP ha (1) Empleo (18) Emprendedores (13) empresarios (5) empresas (24) Empresas extranjeras en Cuba (26) Encuesta de opinion (31) Energia (34) energia electrica (27) Energia nuclear (85) energia termonuclear (1) Energias renovables (29) enfermedades (65) enfermos (6) Enjuiciamiento (1) Enrique Dans (1) Enrisco (13) Entrenamiento militar (1) entretenimiento (5) envejecimiento (3) envios a Cuba (3) epidemias (42) equality (1) Eric Holder (9) erick sanchez (2) erislandi lara (2) erislandy lara (13) Ernesto Diaz de Villegas (1) Ernesto Hernandez Busto (2) erotismo (18) escambray (2) escandalo (36) esclavitud (2) escocia (1) Escritores cubanos (90) escuadron patriota (8) escuelas (5) Eslovaquia (1) Espacio Laical (1) Espana (9) España (144) Especulacion (1) Espias (40) espias cubanos (82) Espias cubanos presos (141) Espinaxiones (23) Espionaje (93) espionaje industrial (11) estacion internacional (1) estadisticas (22) Estado (7) Estado de Sats (14) Estado de sitio (1) estados (1) Estados Unidos (1334) estados unidos crisis (105) Estados Unidos economia (84) estados unidos gobierno (40) Estados Unidos-Canada (34) Estados Unidos-China (4) Estados Unidos-Rusia (60) estanflacion (1) Esteban Lazo (1) Esteban Morales Dominguez (4) esteroides (1) estonia (1) estrategia (3) estrategia militar (3) estudiantes extranjeros (8) Estudios Cubanos (2) estulin (1) Estupideces (271) Eta (8) Etanol (4) Etica Politica (3) Etica y moral (9) Etnologia (2) EU (2) eu senado (3) Eugenio Yáñez (37) euro (4) Europa (65) Europa del Este (1) Eusebio Leal (11) eutanasia (3) Eva Braun (2) evacuacion (1) evasion fiscal (1) Evo Morales (37) evolucion (18) ex paises socialistas (1) excarcelados (1) Exili (1) Exilio (8) Exilio cubano (102) Exodo cubano (4) explosion nuclear (3) Explotacion del trabajo infantil (2) Exportaciones (11) expropiaciones (5) extranjeros (6) extrema derecha (6) extremistas (57) F1 (3) facebook (67) fallas de internet (9) Familia (36) familia cubana (6) Famosos (2) Far (26) Farc (81) fascismo (4) FBI (113) federico garcia lorca (1) Felicidad (4) Felix Bonne Csarcasses (1) Feria del Libro (1) ferry (1) Fertilizantes (1) Fidel (828) Fidel Castro (8) Fidel familia (50) Fidel reflexiones (4) Fidel-Estados Unidos (2) Fidelistas (1) Fidelito (7) fiji (1) filipinas (11) Filosofia (21) Finanzas (75) Finlandia (3) first nation (4) fisica (27) Fisin (1) FIU (9) flamur (5) Flash usb (1) flora (1) Florida (52) FMI (8) Fnca (9) Fondos de inversion (20) forbes (9) Foreign Policy blog (3) Formula 1 (1) Foros cubanos (1) Fortuna de Fidel y Raul (5) Fotografia (113) fran (1) Francia (54) Francis I (14) franco (2) Frank Delgado (1) François Hollande (1) Frases celebres (3) Fraude (111) fraude electoral (40) fraude fiscal (2) freddi roche (1) Frente de Resistencia Civica OZT (6) Friedrich Hayek (4) frontera (9) Fuerza de trabajo (23) fukushima (8) Fusilamientos (12) futbol (1) Futbol cubano (8) Futuro (25) G.W. Bush (8) G2 (7) G20 (3) G7 (2) g8 (4) Gabo (5) Gabriel Garcia Marquez (7) gaddafi (136) Gaesa (2) Galicia (3) Gallegos (1) Gamboa (23) Ganaderia (7) Ganado (3) Gangs (2) garry kasparov (4) Gas (10) Gasolina (8) gatos (1) Gays (53) gaza (1) gazapos (1) Geert Wilders (2) Gen. Petraeus (12) Gen. Rafael del Pino (3) gene (1) gene sharp (3) Generacion Y (26) Generales (38) Generales cubanos (34) Genetica (32) genios (4) genocidio (1) Geoges Soros (17) Geometria Fractal (3) geopolitica (45) Geopolitica cubana (18) Geopolitica latinoamericana (34) george orwel (2) George Zimmerman (9) Georgia (8) Gerencia empresarial (5) Ghana (4) Giron (1) gitanos (2) glacier (1) glasnost (1) glasnot (2) Glenn Beck (4) globalistas (3) Globalizacion (14) Gloria Stefan (1) gmail (1) gobernabilidad (6) gobernantes (1) Gobierno cubano (13) Gobierno Mundial (10) Gobierno paralelo (2) gobiernos (18) golf (3) golfo de mexico (2) Golpe de estado (10) google (60) Google glass (2) Gorbachov (24) Gorki (24) grammy (1) Granada (5) grandes ligas (60) Granma (66) grecia (26) greenpace (1) greenpeace (1) Grenada (1) Groenlandia (6) Ground Zero (6) guama (20) Guanabo (2) Guantanamo (11) Guatemala (5) guerra (88) guerra asimetrica (5) guerra cibernetica (51) guerra civil (69) guerra comercial (2) Guerra de Angola (15) Guerra de E-mails (1) guerra espacial (2) Guerra Fria (35) Guerra hispano-americana (6) Guerra Irregular (2) guerra sicologica (3) Guerras (98) Guerras africanas (13) Guerrillas (30) Guillermo Cabrera Infante (10) Guillermo Farinas (80) guinness (6) gulag (2) haarp (4) Habana (1) Hackers (57) Hackers cubanos (3) Haiti (23) Hamas (27) Hambre (10) hambruna (3) Hamid Karzai (14) Haroldo (3) Hassan Rouhani (4) hawai (4) Hazanas (77) Heberto Padilla (8) Hector Lombard (8) hemingway (4) Henrique Capriles (20) henry kissinger (4) Herencia (2) Hermanos al Rescate (16) heroismo (5) Herta Müller (2) herzegovina (1) hesbollah (1) Hezbollah (15) Hialeah (4) Hidrologia (1) Hijos (4) hijos de puta (2) Hilda Molina (7) Hillary Clinton (82) hipotecas (7) hippies (2) hispanos (4) Historia (56) Historia de Cuba (43) Hitler (20) hizbollah (2) hobby (1) Holanda (5) hollywood (80) holografia (1) hombre (34) homeless (7) Homofobia (48) Homosexuales (22) Homosexualismo (23) Honduras (40) hopkins (2) hot line (1) huber matos (19) Hubert Matos (20) Huckabee (1) huelga de hambre (154) huelgas (3) humanismo (2) humanos (24) Humberto Fontova (13) Humidores (1) Humor (558) hungria (2) Huracanes (80) I GM (2) I-D (3) Iberoamerica (3) icaic (3) Ichikawa (2) Ideologia (12) Idiomas (4) Idiotas (18) Ig Nobel Prize (3) Iglesia (48) Iglesia cubana (217) II GM (17) III GM (1) iInestabilidad social (1) Ileana de la Guardia (1) Ileana Ros-Lehtinen (22) Ilegales (1) imperios (2) Importaciones (17) Impuestos (94) India (33) Indice de Desarrollo Humano (5) indigenas (7) Indigencia (2) indonesia (4) industria (4) Industria azucarera (42) industria cubana (1) industriales (2) Ineficiencia economica (1) inequality (6) Inestabilidad social (17) Infamia (6) inflacion (7) Informacion (13) informatica (20) Infraestructura (1) ingenieria social (2) Inglaterra (25) Ingrid Betacourt (7) Inmobiliarias (17) inmolacion (1) Inmovilismo raulista (3) innovaciones (20) Intelectuales (24) intelectuales y artistas cubanos (31) Inteligencia (51) inteligencia artificial (8) Inteligencia cubana (54) Internet (230) intervencion militar (44) Intolerancia (4) invasion (5) Inversion extranjera (379) Inversiones (44) investigaciones secretas (2) Ion Mihai Pacepa (1) ipad (5) iphone (2) Iran (198) iran-estados unidos (58) Iraq (57) irlanda (12) isaac asimov (2) ISIS (3) Islam (93) Islamismo (158) islandia (6) islas caiman (3) Islas del Pacifico (2) Israel (147) Israel-EEUU (18) israel-iran (7) israel-palestina (8) Italia (41) Ivan de la Nuez (4) Ivan Pedroso (1) Izquierdas (22) J.E. Hoover (2) J.K. Rowling (1) jaime bayly (6) Jaime Ortega (45) Jaime Suchlicki (1) jamaica (3) Japon (174) japon terremotos (8) Jared Lee Loughner (1) jeb bush (5) jesse ventura (15) JFK (41) Jicotea cubana (1) jihad (14) jineterismo (46) Joaquin Sabinas (1) joe biden (18) Joel Casamayor (9) John A. Boehner (44) John Boehner (2) John Brennan (2) John Kerry (34) john lennon (6) Jon Jones (1) Jon Stewart (4) jordania (5) Jorge Arreaza (1) jorge pomar (4) Jose Ariel Contreras (4) Jose Daniel Ferrer (6) Jose Dariel Abreu (7) jose lezama lima (2) jose marti (2) Jose Mujica (5) Jose Ramon Machado Ventura (11) Juan Abreu (35) Juan F. Benemelis (9) Juan Juan (29) Juan Manuel Marquez (2) Juan Triana (6) jubilados (1) judios (20) Juegos (14) Juegos Olimpicos (21) Julian Assange (31) Julio Casas Regueiro (2) justicia (4) Justin Bieber (5) Justin Trudeau (5) Justin Truedeau (1) Juventud (28) Juventud Cubana (83) Juventud Rebelde (5) kamikazes (1) Kaos (8) kAOS en la red (28) karadzic (1) karzai (2) kazajastan (3) Kcho (1) kendry morales (4) Kennedy (52) Kenya (5) Keynesianismo (3) KGB (11) Khamenei (3) Kid Chocolate (2) Kim Jong Il (19) kim jong-un (46) kirchner (1) kirguizia (2) Kirguizistan (2) Kitchner (5) klitchko (1) klitshko (10) Kosovo (3) kuwait (3) La Habana (22) lady gaga (7) Laetitia Casta (1) Lage (21) Lance Armstrong (13) laser (1) Latinoamerica (107) latinos (2) laura pollan (33) lavado de dinero (24) Laz (2) Lazaro Barredo (2) Lazaro Gonzalez (1) leche (1) Lee Harvey Oswald (5) lefties (20) Leftist (2) leftists (109) leinier (2) Lenguaje (9) lenin (6) leo brouwer (1) Leonard Cohen (2) leonardo da vinci (2) Leonardo Padura (12) Leopoldo Lopez (10) lesbian (4) Ley de Ajuste Cubana (17) Leyes (79) Leyes cubanas (61) Lezama Lima (2) lgbt (11) libano (6) Liberacion (1) Liberales (9) Liberalismo (11) Libertad (28) Libertad de expresion (42) libertad de informacion (15) libertad de prensa (3) Libia (355) Libre Expresion (1) Libreta de Abastecimientos (11) Libros (23) lideres (1) Lina Ruz (1) Literatura (33) Literatura Cubana (57) Lituania (1) Liu Xiaobo (9) livan hernandez (9) Lluvia (1) Logica Difusa (2) logistica (2) Long tail (1) Los Aldeanos (24) Los Duros (2) Los Miquis (4) loteria (22) Lucha no violenta activa (33) Ludwing von Mises (3) luis alberto garcia (1) Luis Alberto Lopez Rodriquez-Callejas (2) Luis Alberto Rodriquez (6) Lula (43) lulzsec (1) Luna (13) Machado Ventura (19) Machu Picchu (1) Macroeconomia (10) madres (8) Mafia (23) Mafia cubana (3) Magnus Carlsen (1) Mahmoud Abbas (2) mahoma (1) malasia (5) Malcolm Gladwell (1) malcom x (1) Maleconazo (11) mali (1) Malta (2) Malvinas (2) Mambises (3) Mandela (4) Manipulacion (520) manny pacquiao (18) Manuel Diaz Martinez (2) Manuel Vazquez Portal (4) Mao Tse Tung (8) Mapas (5) Maquiavelo (1) mar (40) Maradona (3) marcas (4) marco rubio (87) marcos rubio (3) maremotos (9) margaret thatcher (6) Marginalidad (16) Maria Corina Machado (8) maria elvira (3) Maria Gabriela Chavez (1) Mariel (13) Mariela Castro (89) Marifelli Perez-Stable (9) marihuana (18) marijuana (3) marilyn monroe (8) Marino Murillo (4) Mario Chanes de Armas (2) Mario Vargas Llosa (5) Mark Zuckerberg (8) Marketing (10) Marquitos (1) marta fonseca (1) marte (14) Martha Beatriz Roque (48) Martha Colmenares (16) Marti (5) martin luther king (4) Marulanda (7) Marx (1) Marxismo (18) María Corina Machado (3) Masacre del remolcador 13 de marzo (5) masas (1) mashable (1) masoneria (3) mass killers (26) matematicas (5) material nuclear (15) Materias primas (6) Mauritania (1) max lesnik (3) Max Marambio (31) mayweather (11) Mazorra (1) McCain (15) media (67) Mediacion (2) Medicare (11) Medicina (129) medicinas (30) Medicos cubanos (82) Medio ambiente (23) Medio Oriente (79) medio oriente crisis (4) Medios de comunicion (119) Medvedev (19) Mercado (16) Mercado informal (7) Mercado Inmobiliario (31) Mercado InmobiliarioR (1) mercado mayorista (7) mercado minorista (2) Mercados Agropecuarios (26) mercados emergentes (2) Mercosur (1) meryl streep (1) Mesa Redonda (5) meteoritos (22) Mexico (52) mi5 (1) Miami (326) michael jackson (5) Michael Moore (9) Michel Foucault (3) Michelle Bachelet (3) michelle obama (19) Microcreditos (11) microeconomia (1) Microsiervos (4) Microsoft (9) miedos (4) Migracion (5) Miguel Barnet (1) Miguel Diaz-Canel (25) Mike Perez (1) mike porcel (1) Mike Tyson (9) Militares (35) militares cubanos (28) militares venezolanos (12) Militarismo (17) milton friedman (1) minas (4) minerales (23) Minint (24) minorias (2) Miriam Celaya (1) miseria (70) Misterios (23) Mitt Romney (36) MLC (3) MMA (125) moda (10) Modelo chino (8) modelos economicos (2) Mohammed Morsi (13) momias (1) Monarquias (8) moneda (11) moneda virtual (3) mongolia (2) Montaner (7) montreal (1) Movilizacion contra Castro (1) Movimiento 26 de Julio (1) Movimiento Cristiano Liberacion (3) Mozambique (1) Mubarak (9) muerte (42) muerte asistida (1) Muertes del Castrismo (171) Muertos de la Revolucion (10) Mugabe (8) Muhammad Ali (5) Mujeres (148) Mujeres cubanas (95) mulsumanes (7) multiculturalismo (10) Mundo (1076) Muro de Berlin (14) Musica (166) Musica Cubana (241) Musica-tecnologia (2) musicos (12) Musicos cubanos (232) Musicos ubanos (1) muslims brotherhood (57) mussolini (1) Musulmanes (223) myanmar (6) nacion (1) Nacionalismo (1) Nadal (3) namibia (5) nanomedicina (1) nanotecnologias (15) Napoleon (2) narcoguerrilla (21) Narcotrafico (52) Nasa (64) National Security Agency (19) naturaleza (22) navy seal (2) nazismo (17) Negociacion politica (120) negocios (39) negros (5) Nelson Mandela (16) Neocastrismo (492) neocons (8) neonazis (2) nepal (9) Nepotismo (6) nerd (1) Neruda (2) Network (1) neutralidad (1) New York (28) New York Times (9) Newsweek (1) Niagara Falls (4) nicaragua (22) Nicolas Maduro (107) nigeria (2) Nik Wallenda (1) Nikita Jrushchov (3) ninos (195) Niquel (17) Niurka Marcos (1) nivel de vida (8) Noam Chomsky (1) nomeklatura (6) nomekltarua (3) nomen (1) Nomenklatura (425) Norberto Fuentes (11) Norteamerica (3) norteamericanos (5) noruega (14) Nostradamus (1) Noticias (8) NSA (11) nudismo (2) nueva zelandia (13) Nuevo Herald (7) Obama (20) Obama's Group (12) Obamacare (38) Obamunismo (1) Occidente (45) occupy movement (16) Ochoa (14) Odalanier Solis (7) Odio (3) odlanier solis (12) OEA (33) Ofelia Acevedo (1) Ofensiva revolucionaria (1) Oferta y demanda (7) oil sands (2) Olimpiadas (2) Oliver Stone (2) ollanta humala (3) Olof Palme (1) OLPL (14) ontario (19) Ontologia (3) ONU (53) Operacion Caguairan (2) Opiniones (4) Opositores (767) opostiores (15) Orestes Lorenzo (1) Organizaciones politicas del exilio (83) organs trade (1) Orlando Zapata Tamayo (81) orlov (9) osama bin laden (81) oscar de la hoya (1) Oscar Elias Biscet (25) Oscar Espinosa Chepe (20) Oscar Haza (5) Otan (55) OTZ (1) ovnis (12) OWS (33) OZT (56) Pablo Escobar Gavirias (6) Pablo Milanes (22) Padre Conrado (1) Paises emisores de turismo (30) Pakistan (46) paladares (8) Palestina (67) Panama (25) pancho cespedes (3) Panfilo (5) papua (1) paquistan (1) paquito D'rivera (5) paradigmas (8) paraguay (5) paraguay. Cuba (2) Paramilitares (4) paranormal (2) Parche (1) Paris Hilton (1) parlamento (6) Partido Comunisa de Cuba (43) partido comunista (33) Partido Comunista de Cuba (7) Partido Democrata (88) Partido politicos (49) Partido Republicano (98) Partido Socialista Unido Venezolano (1) partidos politicos (12) pastor terry jones (1) Patricio de la Guardia (2) patriotismo (1) paul krugman (16) Paul Ryan (2) Pavonato (1) Paya (102) paypal (2) paywall (1) Paz (6) PCC (10) PDVAL (1) PDVSA (14) peacemakers (1) Pederastia (1) Pedofilia (3) pedolfilia (1) pedro campos (3) Pedro Diaz Lanz (5) Pedro Luis Boitel (5) Pedro Luis Diaz Lanz (1) Pedro Luis Ferrer (5) pedro pablo oliva (3) Pelota (65) Pelota cubana (272) Peloteros cubanos en grandes ligas (204) Pena de muerte (5) Pensadores cubanos (5) Pensamiento politico (2) pensiones (3) Pentagono (80) Penultimos Dias (3) pequenos negocios (3) percepcion (4) Perdon (2) Perez Roque (10) Perfil de Raul (2) Periodismo (9) periodistas (17) Periodistas cubanos (17) periodistas independientes (31) Peronismo (1) Persona del ano (1) personalidades (23) Peru (16) perugorria (2) Peso cubano (15) PETA (1) Petrocasas (3) Petroleo (184) Petroleo cubano (197) PIB [GDP] (1) picasso (1) Piedad Cordova (1) pinochet (1) pinttura (4) Pintura Cubana (37) piratas (7) Plan de Raul (2) planificacion (4) Playa Giron (23) playas (8) Plaza Tiannamen (7) po0 (1) poblacion (94) Poblacion y dinero (98) Pobreza (225) pobreza estructural (43) poder (6) Poder Politico (130) Poder politico en Cuba (36) Poder Popular (9) Poesia (19) Poker (1) Polemica (5) Policia (78) Politica (63) politica exterior (8) politica fiscal (1) Politica internacional (5) Politica Monetaria (2) Politica norteamericana hacia Cuba (1) Political correctness (10) politicamente correcto (3) politicos (83) Polo Norte (1) polonia (8) Polucion (1) ponzi scheme (3) popularidad (2) Populismo (10) Porno (5) Porno para Ricardo (18) pornografia (6) Portugal (11) posada carriles (4) posicion comun (4) post Fidel (4) Post-castrismo (4) Post-fidelismo (5) Postcastrismo (30) Postcastro (1) Postcomunismo (1) PostFidel (2) Postfidelismo (13) Precios (26) Precios en el mercado informal (3) predicciones (8) premio (9) Premio 11 de Abril (2) Premio al Buen Corazon (1) Premio Blog Acido (1) Premio Blog Desmentido (1) Premio Blog Dorado (2) Premio Eta Kanpora (1) Premio Huella 2008 (5) Premio Nobel (26) Premio Nobel de Economia (2) premio nobel de la paz (6) Premio Nobel de Literatura (5) Premio Ortega y Gasset (3) Premio Sajarov (2) Premio San Miguel Arcangel (1) Premios (11) Premios 11 de Abril (1) Prensa (43) prensa cubana (48) Prensa Extranjera (70) Presidente de Cuba (1) Presidio Politico (38) Presos (55) Presos de conciencia (82) presos politicos (51) Presupuesto (106) Presupuesto Militar (2) pride (2) Primavera Negra (76) prisioneros (7) Prisioneros de conciencia (57) Prisioneros de concienciencia (1) privacidad (64) productividad (3) Producto Interno de Cuba (1) profecias (6) Programa politico (10) Progreso (2) Prohibiciones (2) pronosticos (13) Propaganda (231) Propiedad (2) Propiedad intelectual (1) Propiedad privada (4) proselitismo (2) Prosperidad (1) Prostitucion (86) Protesta (28) Protestas (546) provocacion (15) Proyecto Varela (7) PSUV (1) publicidad (1) Pueblo (5) Puerto Rico (5) Punto 0-0 (1) puppets (1) Putin (123) Pymes (52) Qatar (5) quantum computer (2) Quebec (3) Quejas de la poblacion (35) Queubec (1) Quinquenio Gris (1) Racionamiento (4) Racismo (50) radio frequency wapons (1) Radio Marti (13) radioactividad (31) Rafael Alejandro Hernandez Real (1) Rafael Correa (22) rafael rojas (3) rahm emanuel (5) ramadan (1) Ramiro (20) Rances Barthelemy (1) randy alonso (3) raperos cubanos (1) Raul (566) Raul Castro (12) raul familia (12) Raul Reyes (16) Raul Rivero (7) Raul y Fidel Castro (3) Raulismo (16) Razas en Cuba (1) RDA (12) Real politik (1) rebeldes (55) rebelion (1) reciclaje (1) reconciliacion nacional (1) Reconstruccion (1) Recrutamiento de agentes (8) Red Avispa (57) Redes sociales (37) redistribucion (1) Reflexiones (4) reforma en cuba (236) reforma migratoria (104) Reforma Monetaria (41) Reforma politica (4) Reformas (86) Reformas economicas (474) Reformas economicas. (1) Reformas raulistas (143) Refugiados (4) Regionalismo (1) Reina Tamayo (30) reinaldo arenas (5) Reinaldo Escobar (23) reino unido (107) Relaciones Cuba-Estados Unidos (5) Relaciones Internacionales (2) Relevo generacional (5) Religion (172) religiones afrocubanas (32) Remolcador (6) Renuncia (2) Renuncia de Fidel (1) rep checa (1) repatriacion (2) Reporteros sin Fronteras (6) Represioin (33) Represion (1326) Represion a los intelectuales (93) Repsol (16) Republica Checa (5) Republica Dominicana (11) resistencia popular (3) reunificacion (1) reunificacion familiar (6) revolucion (7) revolucion arabe (5) revolucion cubana (43) Revolucionarios (2) reynier aguero (1) richard branson (6) Richard Nixon (5) ricos (20) riesgo (2) rigondeaux (25) Riqueza (22) Rob Ford (1) robert kennedy (1) robertico robaina (2) Robots (35) rockets (33) Roger Federer (2) ron cubano (10) ronald reagan (10) Rosa Diez (1) Rosa María Payá (32) Rosita Fornes (2) Ruinas (2) Rumania (16) rumanos (1) Rumores (3) rupert murdoch (1) Rusia (359) Saddam Hussein (1) sahara occidental (1) Salarios (29) Salman Rushdie (1) Salud (346) salud cubana (131) Salud de Fidel (64) Salud de Raul (2) Salud publica (320) same sex marriage (1) Sandinistas (1) Sandino (1) santiago de cuba (4) Sara Marta Fonseca (1) Sarah Palin (14) sarajevo (1) satelite (11) Sats. Cuba (39) Scarabeo 9 (6) secret service (3) Secretario de Defensa (2) Secretario de Estado (1) Secreto (14) secretos militares (10) Secuestrados (21) Secuestros (38) securidad del estado (1) Seguridad (32) seguridad cubana (22) Seguridad del Estado (65) Seguridad nacional (70) seguridad personal (11) seguridad social (4) Seguros (7) Selman (2) Semiotica (2) senadores (31) serbia (3) Sergio Ramirez (1) sexo (64) Sharia (15) Sherrit (19) siberia (2) Sicilia (1) Sicologia (35) Sicologia politica (11) Sida (10) Silvio Benitez (20) Silvio Rodriquez (29) silvito el libre (4) Simon Bolivar (3) sina (23) Sindicatos (26) Sindrome de la Indefension Adquirida (7) Sindrome del Neocastrismo (59) Singapur (2) siquiatria (9) Siria (90) smartphone (8) smog (1) sms (1) Soberania (1) Social (1) social media (4) social network (1) Socialdemocracia (4) Socialismo (55) socialismo de mercado (3) Socialismo del Siglo XXI (19) socialistas (42) Sociedad (80) Sociedad Civil (26) Sociedades Secretas (1) Sociologia (29) sofia loren (1) software (2) sol (11) soldados (26) Solidaridad (7) Solzhenitsyn (3) Somalia (16) Sonia Garro (8) Soros (1) sri lanka (1) st.piere (1) st.pierre (2) Stalin (23) Stephen Hawking (10) steve jobs (12) stock market (6) stratfor (3) Subastas (18) submarinos (1) Subversion (3) Sucesion (153) Sucesores (99) Sucre (3) Sudafrica (28) Sudal del Sur (1) Sudan (4) suecia (18) Suelos (1) suerte (11) suicidio (21) suiza (7) sundance (2) Susan Boyle (1) Susan Rice (2) Swat team (4) Tabaco Cubano (29) tabacos cubanos (3) tabaquismo (3) Tabu (1) tailandia (3) taiwan (10) Taladrid (1) talento (2) Taliban (65) Tania Bruguera (1) Tarata (1) task force (1) tattoo (4) taxpayers (2) Tea Party (15) Teatro cubano (10) tecnologia (191) ted cruz (17) ted kennedy (1) Telecomunicaciones (60) Television (13) tendencias (1) Tenis (8) Teoria Economica (70) Teoria Politica (41) Terremotos (29) terromotos (6) Terrorismo (442) terroristas (375) terry fox (1) Terry Jones (2) Texas (3) thailandia (3) the beatles (6) thi (1) Think Tank (269) Tibet (20) tiburones (4) Tierra (52) Times (7) timor oriental (1) Tina Turner (1) Tiro fijo (2) tolerancia (1) tomas piard (2) tony blair (2) tony castro (20) Tony Cortes (4) Tony de la Guardia (9) Toronto (75) Torturas (17) Totalitarismo (21) trabajadores por cuenta propia (28) trabajadores publicos (1) trabajos (10) Tracey Eaton (28) trafico de armas (48) Trafico de drogas (88) trafico de organos (2) trafico de personas (13) tragedias (2) Transicion (165) Transporte (25) Trasvestismo (4) Tratado de Libre Comercio (1) travesti (1) tren (17) tribunal internacional (1) Trilateral (2) trinida y tobago (1) Trotsky (1) trudeau (1) Tsunami (10) tunez (16) Tupamaro (1) Turismo (24) Turismo Cuba (112) Turquia (18) TV cubana (7) Tv Marti (11) twiter (5) Twitter (40) tycoon (5) UCI (14) Ucrania (33) UFC (55) ufo (10) uigur (1) UJC (13) Umap (7) Underground (1) Uneac (30) Uneac. Censura (9) UNESCO (1) Unidad politica (2) union (1) Union Europea (92) Union Sovietica (106) Universidad (76) Universo (65) Univision (1) UNPACU (48) Upec (3) uranio (3) Uribe (3) Uruguay (12) US Grants (2) US Presidentes (50) uzbekistan (2) Vacilon (1) vaclav havel (4) Valores y normas de conductas (11) Van Van (3) Vaticano (62) Vejez (3) Venezuela (459) Venezuela crisis (42) venezuela economia (2) Venezuela elecciones (50) venezuela-china (5) Venezuela-Cuba-Rusia-China-Iran (1) Venezuela-Estados Unidos (23) Venezuela-Rusia (5) Ventas (1) Verizon Scandal (1) VI Congreso del PCC (46) Via China (3) Viajes a Cuba (184) viajes al exterior (8) vicente botin (1) victimas del 911 (7) victor mesa (1) Vida (30) vida extraterrestre (19) Vida Guerra (1) Video (30) video juegos (9) viejos (5) Viet Nam (25) Violencia (19) Virgen del Cobre (4) virtual (1) Virus (12) Vitali Klitschko (1) Vivienda (172) Vladimiro Roca (13) Voces del Barrio (8) volcanes (9) Walesa (11) wall street (31) walmart (5) Welfare (7) Wendy Guerra (4) whistleblower (3) whistleblowers (1) wi-fi (3) WikiLeaks (143) wikipedia (4) william levy (1) Willy Chirno (6) Wilman Villar Mendoza (26) Wilmar Villar Mendoza (1) windows (1) winston churchill (4) World Trade Center (18) World Trade Organization (1) wynoma ryder (1) Xi Jinping (9) xiomara laugart (6) XXX (1) yahoo (3) Yaoutube (1) Yasiel Puig (11) yasser arafat (9) Yeltsin (4) yemen (36) Yo acuso al gobierno cubano (1) Yoani (274) Yoany (19) Yoenis Cespedes (10) yoga (5) Yohandry (6) yoko ono (1) Youtube (15) yuan (6) yuri gagarin (3) Zawahri (1) zelaya (1) Zimbawe (8) Zoe Valdes (22) Zona Franca Mariel (32) Zumbado (1)

La columna de Cubanalisis

NEOCASTRISMO [Hacer click en la imagen]

NEOCASTRISMO [Hacer click en la imagen]
¨Saturno jugando con sus hijos¨/ Pedro Pablo Oliva

Seguidores

Carta desde la carcel de Fidel Castro Ruz

“…después de todo, para mí la cárcel es un buen descanso, que sólo tiene de malo el que es obligatorio. Leo mucho y estudio mucho. Parece increíble, las horas pasan como si fuesen minutos y yo, que soy de temperamento intranquilo, me paso el día leyendo, apenas sin moverme para nada. La correspondencia llega normalmente…”

“…Como soy cocinero, de vez en cuando me entretengo preparando algún pisto. Hace poco me mandó mi hermana desde Oriente un pequeño jamón y preparé un bisté con jalea de guayaba. También preparo spaghettis de vez en cuando, de distintas formas, inventadas todas por mí; o bien tortilla de queso. ¡Ah! ¡Qué bien me quedan! por supuesto, que el repertorio no se queda ahí. Cuelo también café que me queda muy sabroso”.
“…En cuanto a fumar, en estos días pasados he estado rico: una caja de tabacos H. Upman del doctor Miró Cardona, dos cajas muy buenas de mi hermano Ramón….”.
“Me voy a cenar: spaghettis con calamares, bombones italianos de postre, café acabadito de colar y después un H. Upman #4. ¿No me envidias?”.
“…Me cuidan, me cuidan un poquito entre todos. No le hacen caso a uno, siempre estoy peleando para que no me manden nada. Cuando cojo el sol por la mañana en shorts y siento el aire de mar, me parece que estoy en una playa… ¡Me van a hacer creer que estoy de vacaciones! ¿Qué diría Carlos Marx de semejantes revolucionarios?”.
¨La patria es dicha de todos, y dolor de todos, y cielo para todos, y no feudo ni capellaní­a de nadie¨ - Marti

"No temas ni a la prision, ni a la pobreza, ni a la muerte. Teme al miedo"
-
Giacomo Leopardi

¨Por eso es muy importante, Vicky, hijo mío, que recuerdes siempre para qué sirve la cabeza: para atravesar paredes¨Halvar de Flake [El vikingo]

"Como no me he preocupado de nacer, no me preocupo de morir" - Lorca

"Al final, no os preguntarán qué habéis sabido, sino qué habéis hecho" - Jean de Gerson

"Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie" - Giuseppe Tomasi di Lampedusa

"Todo hombre paga su grandeza con muchas pequeñeces, su victoria con muchas derrotas, su riqueza con múltiples quiebras" - Giovanni Papini


"Life is what happens while you are busy making other plans" - John Lennon

"Habla bajo, lleva siempre un gran palo y llegarás lejos" - Proverbio Africano

"No hay medicina para el miedo" - Proverbio escoces

"El supremo arte de la guerra es doblegar al enemigo sin luchar"
- Sun Tzu

"You do not really understand something unless you can explain it to your grandmother" - Albert Einstein

"It is inaccurate to say I hate everything. I am strongly in favor of common sense, common honesty, and common decency. This makes me forever ineligible for public office" - H. L. Menken

"I swore never to be silent whenever and wherever human beings endure suffering and humiliation. We must always take sides. Neutrality helps the oppressor, never the victim. Silence encourages the tormentor, never the tormented" - Elie Wiesel

"Stay hungry, stay foolish" -
Steve Jobs

"If you put the federal government in charge of the Sahara Desert , in five years ther'ed be a shortage of sand" - Milton Friedman

"The tragedy of modern man is not that he knows less and less about the meaning of his own life, but that it bothers him less and less" - Vaclav Havel

"No se puede controlar el resultado, pero si lo que uno haga para alcanzarlo" -
Vitor Belfort [MMA Fighter]

Liborio

Liborio
A la puerta de la gloria está San Pedro sentado y ve llegar a su lado a un hombre de cierta historia. No consigue hacer memoria y le pregunta con celo: ¿Quién eras allá en el suelo? Era Liborio mi nombre. Has sufrido mucho, hombre, entra, te has ganado el cielo.

Para Raul Castro

Cuba ocupa el penultimo lugar en el mundo en libertad economica solo superada por Corea del Norte.

Cuba ocupa el lugar 147 entre 153 paises evaluados en "Democracia, Mercado y Transparencia 2007"

Cuando vinieron

Cuando vinieron a buscar a los comunistas, Callé: yo no soy comunista.
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, Callé: yo no soy sindicalista.
Cuando vinieron a buscar a los judíos, Callé: yo no soy judío. Cuando vinieron a buscar a los católicos, Callé: yo no soy “tan católico”.
Cuando vinieron a buscarme a mí, Callé: no había quien me escuchara.

Reverendo Martin Niemöller

Martha Colmenares

Martha Colmenares
Un sitio donde los hechos y sus huellas nos conmueven o cautivan

CUBA LLORA Y EL MUNDO Y NOSOTROS NO ESCUCHAMOS

Donde esta el Mundo, donde los Democratas, donde los Liberales? El pueblo de Cuba llora y nadie escucha.
Donde estan los Green, los Socialdemocratas, los Ricos y los Pobres, los Con Voz y Sin Voz? Cuba llora y nadie escucha.
Donde estan el Jet Set, los Reyes y Principes, Patricios y Plebeyos? Cuba desesperada clama por solidaridad.
Donde Bob Dylan, donde Martin Luther King, donde Hollywood y sus estrellas? Donde la Middle Class democrata y conservadora, o acaso tambien liberal a ratos? Y Gandhi? Y el Dios de Todos?
Donde los Santos y Virgenes; los Dioses de Cristianos, Protestantes, Musulmanes, Budistas, Testigos de Jehova y Adventistas del Septimo Dia. Donde estan Ochun y todas las deidades del Panteon Yoruba que no acuden a nuestro llanto? Donde Juan Pablo II que no exige mas que Cuba se abra al Mundo y que el Mundo se abra a Cuba?
Que hacen ahora mismo Alberto de Monaco y el Principe Felipe que no los escuchamos? Donde Madonna, donde Angelina Jolie y sus adoptados around de world; o nos hara falta un Brando erguido en un Oscar por Cuba? Donde Sean Penn?
Donde esta la Aristocracia Obrera y los Obreros menos Aristocraticos, donde los Working Class que no estan junto a un pueblo que lanquidece, sufre y llora por la ignominia?
Que hacen ahora mismo Zapatero y Rajoy que no los escuchamos, y Harper y Dion, e Hillary y Obama; donde McCain que no los escuchamos? Y los muertos? Y los que estan muriendo? Y los que van a morir? Y los que se lanzan desesperados al mar?
Donde estan el minero cantabrico o el pescador de percebes gijonese? Los Canarios donde estan? A los africanos no los oimos, y a los australianos con su acento de hombres duros tampoco. Y aquellos chinos milenarios de Canton que fundaron raices eternas en la Isla? Y que de la Queen Elizabeth y los Lords y Gentlemen? Que hace ahora mismo el combativo Principe Harry que no lo escuchamos?
Donde los Rockefellers? Donde los Duponts? Donde Kate Moss? Donde el Presidente de la ONU? Y Solana donde esta? Y los Generales y Doctores? Y los Lam y los Fabelo, y los Sivio y los Fito Paez?
Y que de Canseco y Miñoso? Y de los veteranos de Bahia de Cochinos y de los balseros y de los recien llegados? Y Carlos Otero y Susana Perez? Y el Bola, y Pancho Cespedes? Y YO y TU?
Y todos nosotros que estamos aqui y alla rumiando frustaciones y resquemores, envidias y sinsabores; autoelogios y nostalgias, en tanto Louis Michel comulga con Perez Roque mientras Biscet y una NACION lanquidecen?
Donde Maceo, donde Marti; donde aquel Villena con su carga para matar bribones?
Cuba llora y clama y el Mundo NO ESCUCHA!!!

Suscribirse Cuba Independiente

CIF: Cuba Independiente http://CubaIndependiente.blogspot.com Registro (c) Copyright: ® DIN 189297780000 Gerente By: www.copyrightwww.com